“A ella le gusta que la maltraten”: ¿Cómo (no) comportarse ante una relación tóxica?

Escrito por el 20 Abril 2019

La integrante de la Fundación Antonia, Ana Margarita, estuvo en el programa Copadas de la Radio JGM conversando acerca de cómo se manifiestan este tipo de relaciones, por qué muchas veces la víctima no identifica que se encuentra en un ciclo de violencia y sobre qué puede hacer el entorno cercano para apoyarla.

“Yo viví una relación tóxica cuando mi ex pareja tomó cada excusa posible para dañarme psicológicamente, con insultos y menosprecios, restringiéndome con quién debía o no debía juntarme. Empecé a tenerle miedo. La violencia de sus palabras era equivalente a golpes”.

“Yo viví una relación tóxica cuando mi ex me manipulaba, impidiéndome salir con mis amigas, porque según él no pasábamos tiempo juntos. También, cuando peleábamos y siempre tocaba el tema de que yo tenía amigos hombres”.

“Yo viví una relación tóxica cuando era más chica, con mi primer pololo, y no me di cuenta hasta mucho tiempo después de haber terminado con él. Él era muy controlador porque no me dejaba tomar en los carretes, le molestaba la forma como me vestía, se metí a mis redes sociales e incluso me obligaba a distanciarme de otras personas debido a los celos”.

Con estos relatos anónimos se dio inicio al capítulo “Relaciones tóxicas: cuando toleramos lo intolerable” del programa Copadas de la Radio JGM, un espacio donde se buscó generar conciencia sobre la violencia en el pololeo y sus señales previas.

De acuerdo con el “Sondeo Violencia en Relaciones de Pareja”, realizado en 2018 por el INJUV, el 64% de los y las jóvenes encuestadas declara conocer a alguien que ha sufrido violencia de una relación de pareja. En tanto, el 39,4% asegura que le han revisado el celular y/o las redes sociales sin consentimiento.

Para visibilizar este tipo de comportamientos y la violencia en el pololeo en general, nace en 2017 la Fundación Antonia, a partir de la muerte de Antonia Garros. A los 23 años, ella se lanzó de un octavo piso, tras sufrir violencia física y psicológica por parte de su pareja; una situación que se conoce como “inducción al suicidio”.

“El maltrato constante que lleva a una persona a cometer suicidio se ha visto mucho, en casos de bullying extremo, hacia homosexuales, con niñas que les dicen que son feas, y es una situación que está legislada en muchos países”, explica Ana Margarita, integrante de Fundación Antonia, en el programa Copadas de la Radio JGM.

“La idea es que los papás se hagan responsables o que haya una pena categórica porque es un maltrato psicológico y esto en Chile nadie lo pesca. O sea, tienes que tener golpes en el cuerpo o que te maten para que recién las autoridades hagan algo. Las autoridades prefieren hacer carreteras que leyes que nos amparen”, agrega Ana.

Es por eso que la Fundación Antonia busca que se legisle la pena de inducción al suicidio; un proyecto que desde noviembre del 2018 se encuentra en tramitación en el Congreso. En el mismo estado está la iniciativa que pretende establecer el 7 de febrero como el Día Nacional para la No Violencia en el Pololeo, en conmemoración a la muerte de Antonia Garros.

Facebook Fundación Antonia

Señales y consejos

Ana Margarita hace énfasis en que el maltrato en una relación se da de forma paulatina: “No es que de repente te golpean, sino que se relaciona con la manipulación que hace la otra persona”.

De hecho, en 1979, la psicóloga y teórica estadounidense Leonore Walker, concluyó que existe un “ciclo de violencia”, que consiste en la identificación de etapas del maltrato, en que se alternan fases de agresión con las de cariño o calma (reconciliación), donde el agresor pide perdón utilizando estrategias de manipulación afectiva. También, en esta etapa se suele transferir la culpa del conflicto a la víctima, según la teórica.

¿Cuáles son las señales de que una persona está siendo maltratada, ya sea física o psicológicamente?

– Cambios de humor; la persona que vive violencia quiere alejarse, esconderse; tienen miedo repentino, está reticente a hablar. Irritabilidad, la alteración del sueño, aislamiento social y familiar, cambios de gusto. Las mujeres se empiezan a desconocer. En un momento tienes una amiga que se viste de una forma muy bonita y de repente se empieza a vestir con ropa más grande, más holgada, sin mostrar el cuerpo.

“Si empiezas a ver esos signos, desde los niños hasta los adultos, es que algo está pasando detrás, especialmente en estas relaciones de pareja en que la otra persona dice ‘nadie te va a amar como yo’. Se da una dualidad, porque te están diciendo ‘te amo’, pero al mismo tiempo te están pegando”, dice Ana Margarita.

La integrante de Fundación Antonia también destaca que existe una percepción de las relaciones muy tóxica, formada por comentarios tales como “el que te quiere te aporrea”. “Es esa idea romántica de que necesitas un príncipe que te venga a rescatar, porque no puedes sola. Pero si te pega un poco, sigue siendo ‘tu príncipe azul’ porque te rescató. Disney nos lavó mucho la cabeza”, critica.

Si llegáramos a detectar estos signos de los que hablas hacia una cercana/o, ¿qué deberíamos hacer?

No enjuiciar, sino apoyar. Está el juicio de “cómo se deja pegar”, dicen “esa niña es tonta, le gusta que la traten mal”. No, no es tonta. Tiene miedo. Aparte, en nuestro cerebro, el centro del placer está en el mismo lugar que el del dolor, entonces nuestra capacidad de diferenciar, cuando ya estás amarrado en una relación, es súper difícil. Surgen pensamientos como “me lo merezco” o “yo soy mala, por eso me tratan así”.

A esto, Ana Margarita aconseja “estar súper atento a las señales. El círculo cercano a la víctima es el que tiene que darse cuenta, porque generalmente las personas que están siendo víctimas, no van a admitirlo”.

El Manual de Atención Psicológica de Mujeres Violentadas (2016) del Colegio Oficial de la Psicología de Gipuzkoa recomienda “ofrecerle mensajes positivos (a la víctima) y señalarle sus capacidades y logros”. Además, agrega que hay que validar los sentimientos de la afectada. “Lo habitual es que la mujer tenga sentimientos ambivalentes hacia su pareja: de amor y miedo, de culpa y rabia, de tristeza y esperanza. Le ayudaremos a ver que son normales y comprensibles”, explica.

También, el instructivo recomienda evitar frases como: “¿Por qué sigues con él? ¿Qué has hecho para que él sea tan violento? Si quisieras realmente acabar con la situación, te irías”, pues esta es una forma de culpabilizar a la mujer.

¿Cuáles son las herramientas necesarias para prevenir, abordar y erradicar la violencia en el pololeo?

– Creo que hay que empezar por los niños. Ellos son lo fundamental ahora. Hay que empezar a educarlos inteligente y emocionalmente, y eso no se está haciendo. ¿Qué pasa con las habilidades sociales en el colegio?, ¿qué pasa con entender al otro, con sentirse poderoso, el amor propio? Se cree que se enseña en la casa, pero no, no se enseña.

La Fundación Antonia actualmente brinda apoyo psicológico a las víctimas de violencia en el pololeo. También tienen la aplicación Antonia, que consiste en un botón de pánico que alerta a la red de apoyo de la víctima en caso de estar asustada o vivir un episodio de violencia. La aplicación disponible en Play Store, una vez activada graba en vivo e, incluso si el celular es apagado o se rompe, funciona como un GPS que notifica a las amigas de la víctima.

***

Escucha el capítulo de Copadas “Relaciones tóxicas: cuando toleramos lo intolerable” a continuación:

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA