El ocaso presidencial en Perú

Escrito por el 19 Abril 2019

A raíz de la muerte de Alan García, quien se disparó al ser detenido por sus relaciones con el Caso Odebrecht, se reabre un tema constante en Perú. A pesar de que sus partidos políticos difieren en sus ideas, los últimos cinco presidentes tienen algo en común: todos ellos han estado involucrados en casos de corrupción. Revisemos los casos más controversiales.

Alberto Fujimori, narcos y violación a DD.HH.

Alberto Fujimori

Alberto Fujimori, miembro de los partidos derechistas Cambio 90 (C90), Nueva Mayoría (NM) y más tarde Perú 2000, fue electo como presidente en 1990. El 5 de abril de 1992 realizó un autogolpe de Estado, disolviendo el Congreso y suspendiendo las actividades del Poder Judicial. De esta forma se mantuvo en el poder hasta el año 2000.

Durante los primeros meses de su tercer mandato, comenzaron a salir a la luz numerosos casos de corrupción, evidenciados en los “vladivideos”, en los que aparecía Vladimiro Montesinos, su asesor presidencial y encargado del Servicio de Inteligencia Nacional, sobornando a políticos de oposición para que apoyaran la candidatura del presidente. Además, fue inculpado por venta de armas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), tráfico de influencias y relaciones con el narcotráfico.

Debido a lo anterior, presentó su renuncia desde Tokio, la que no fue acogida por el congreso, deshabilitándola por ser legalmente nula, dejando su cargo vacante y vetándolo de ejercer un cargo público por 10 años.

En 2009 Fujimori fue condenado a 25 años de cárcel por graves crímenes contra los derechos humanos cometidos durante sus mandatos. Entre sus cargos se encuentra el delito de asesinato con alevosía, secuestro agravado y lesiones graves, además de crear y aprobar las acciones del escuadrón de la muerte Grupo Colina, responsables de las matanzas de Barrios Altos (1991) y de La Cantuta (1992).

Alejandro Toledo: alcohol, maltrato y colusión

Alejandro Toledo

Durante las elecciones que le darían un tercer mandato a Alberto Fujimori, surgió un líder de oposición, Alejandro Toledo, partidario centro izquierdista de País Posible (ahora Perú Posible). Tras su derrota en los comicios por supuesto fraude cometido por los fujimoristas, su partido convocó a la Marcha de los Cuatro Suyos.

Cuando su antecesor fue forzado a dejar la presidencia, Toledo volvió a postular al cargo, obteniendo la victoria en segunda vuelta contra Alan García, con 53,08% y 46,92% de los votos, respectivamente. Gobernó en el periodo entre 2001 y 2006.

Durante su mandato, Alejandro fue criticado por no reconocer legalmente a su hija Zaraí, quien había nacido producto de una relación extramarital.  Además, estuvo en la polémica por acusaciones de maltrato familiar contra su esposa, Eliane Karp, y sus altos gastos, entre los que se encontraba el alcohol. Estas controversias llevaron su porcentaje de aprobación al 8%.

El 21 de diciembre de 2016, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos publicó un documento que evidenciaba que la constructora brasileña Odebrecht sobornó, en un periodo de 20 años, a funcionarios públicos de 12 países de América Latina para conseguir la licitación de proyectos. En Perú, se encontró que el expresidente Toledo estaba involucrado en lavado de dinero, tráfico de influencias y colusión agravada.

Entre los crímenes cometidos por el exmandatario, se encuentra el recibir US$20 millones por otorgar a la constructora la licitación de los tramos II y III de la carretera Interoceánica Sur y se investiga su relación con el IV tramo. Además recibió aportes de US$700.000 para su campaña presidencial en 2011. Actualmente Toledo se encuentra prófugo de la justicia y reside en Estados Unidos.

Alan García: doble mandato, doble caída

Alan García

Abogado y orador, perteneciente a Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), partido socialista y centro izquierda asociado a la Internacional Socialista. García llegó al poder por primera vez en las elecciones de 1985, en las que ganó en primera vuelta con 53% de los votos.

Durante su primer gobierno, fue criticado por sus malas decisiones económicas, que llevaron a una hiperinflación de 2775% en 1989, que lo llevaron a cambiar dos veces la moneda nacional (inti y sol). Junto a lo anterior, tomó medidas de represión militar contra los miembros del grupo terrorista Sendero Luminoso (partido comunista peruano), autorizando matanzas en las prisiones en que se encontraban, terminando con la vida de casi 300 personas.

Tras el autogolpe de Fujimori, García se exilió en Colombia. Durante este periodo fue investigado por recibir una coima de US$200 mil en efectivo y US$840 mil en cuentas extranjeras por parte del consorcio italiano Tralima, a cargo de la construcción del Tren Eléctrico de Lima.

En 2001 se volvió a postular a la presidencia, pero fue derrotado por Alejandro Toledo. Pese a ello ganó las elecciones siguientes del año 2006, con un 52,625% contra el candidato de Unión por el Perú, Ollanta Humala, (47,375%) , iniciando su segundo mandato hasta 2011.

El 5 de junio de 2009 hubo un enfrentamiento entre indígenas, pobladores y la policía, pues los primeros se habían tomado una carretera en forma de protesta contra las empresas transnacionales mineras que explotarían la selva en busca de petróleo, gas y minerales. La ministra del interior de Alan García, Mercedes Cabanillas y el primer ministro Yehuede Simon, dieron la orden de frenar la revuelta, terminando con la vida de 23 policías y 10 nativos, además de una centena de heridos, hecho conocido como “Masacre de Bagua“.

Al igual que Alejandro Toledo, García está relacionado con el Caso Odebrecht, en el que fue investigado por colusión, lavado de dinero y tráfico de influencias. En especial por licitar la Línea 1 del metro de Lima y por recibir US$200.000 para su campaña presidencial en 2006.

Durante el proceso de investigación preliminar, en la mañana del 17 de abril de 2019 se dio la orden de detener al expresidente, pero García se disparó en la cabeza. Luego del incidente, el ex mandatario fue internado a las 6:45 de la mañana (GMT-5) en el Hospital de Emergencias José Casimiro Ulloa (HEJCU) en Lima. Pese al esfuerzo médico por salvarlo, Alan García murió tres horas más tarde. De acuerdo al comunicado publicado por el mismo recinto de salud “su deceso se produjo producto de una hemorragia cerebral masiva por proyectil de arma de fuego y paro cardiorrespiratorio”.

Ollanta Humala: un caudal de protestas, ministros y dineros

Ollanta Humala

Candidato del Partido Nacionalista Peruano (PNP) de centroizquierda, en 2006, perdió contra Alan García. Para las elecciones de 2011 conformó la alianza llamada “Gana Perú”, en que unía al PNP con el Partido Comunista Peruano, Partido Socialista y otros del mismo espectro político. Con su apoyo ganó a Keiko Fujimori (Fuerza Popular), hija del ex mandatario de mismo apellido, en los comicios con 51,5% de los votos contra un 48,55%.

Durante su mandato fue criticado por malas decisiones dentro de su gabinete, los altos sueldos que recibían los ministros, y la cantidad de veces que fueron cambiados. Además hubo múltiples conflictos sociales, destacando las protestas de Cajamarca para evitar la entrada de mineras a sus territorios, las que destruirían cuatro lagunas.

También tuvo que enfrentar la presión por la solicitud de indulto a Alberto Fujimori. La familia del expresidente pedía que se perdonara los cargos que lo mantenían preso, argumentando que tenía cáncer de lengua y otros problemas médicos. Pese a ello, Humala negó la petición.

Otro de los problemas con que lidió, fueron las acusaciones e investigaciones contra su esposa, Nadine Heredia, por lavar más de cinco millones de soles. Además por gran parte de la población, era considerada como la verdadera gobernante de Perú.

De la misma forma que los dos presidentes anteriores, Humala fue salpicado por el Caso Odebrecht, ya que la constructora le entregó cerca de USD$3 millones para realizar su campaña presidencial en 2011. Es investigado por lavado de activos, razón por la que se entregó a la justicia en julio de 2017. Actualmente se encuentra libre, pero en comparecencia con restricciones e impedimento de salida del país.

Pedro Pablo Kuczynski: un pasado largo y un presidente efímero

Pedro Pablo Kuczynski (PPK)

Exministro de Economía y Finanzas y presidente del Consejo de Ministros durante el gobierno de Toledo, Kuczynski postuló a la presidencia en 2011 y 2016, siendo electo en la segunda bajo su propio partido “Peruanos Por el Kambio”, de tendencia centroderechista.

Apenas comenzó su mandato, salieron a la luz informes que lo vinculaban a Odebrecht durante su tiempo como ministro, junto a pagos de las empresas Westfield, First Capital y Latin América Entreprise, todas relacionadas a Kuczynski, favoreciendo a la constructora para ganar varias concesiones. Además, recibió USD$300.000 para su campaña de 2011, entregados a Susana de la Puente, una de sus personas de confianza.

PPK indultó a Alberto Fujimori el 24 de diciembre de 2017, por lo que fue criticado tanto dentro como fuera de Perú, provocando una ola de protestas y la renuncia de tres de sus ministros. Su orden fue anulada el 3 de octubre de 2018, por lo que el expresidente fue reingresado al penal Barbadillo, donde aún cumple su condena de 25 años.

Renuncia de PPK, 21 de marzo de 2018

El Congreso peruano tramitó dos veces un pedido de vacancia presidencial. El primero permitió que continuara en el poder, pero en el segundo, el congresista Moisés Mamani publicó vídeos (conocidos como “Kenjivideos”) en que Kenji Fujimori intentaba sobornarlo para que votara a favor de la permanencia de PPK en el gobierno.

El 21 de marzo de 2018, PPK presentó su renuncia a la presidencia en cadena nacional. Actualmente se encuentra con restricción a salir del país y se encuentra en el proceso de investigación preliminar por lavado de activos, trafico de influencias, colusión y abuso de autoridad.

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA