[#FECH2017] Bárbara Brito: El feminismo a la Fech

Escrito por el noviembre 4, 2016

Por primera vez una lista en disputa por la Fech está compuesta por cinco mujeres. Como presidenta está Bárbara Brito, reconocida y experimentada dirigenta feminista de la Universidad de Chile. Hoy cursa su segunda carrera en la casa de Bello y asegura que la Fech debe estar al servicio de los distintos movimientos sociales.

Por Bárbara Barrera Morales

Eran eso de las 21.30 horas y en La Moneda todavía se podía leer el “#NiunaMenos”. Entre las más de 75 mil personas que marcharon ese día por la Alameda, una indignada Bárbara se apodera de un megáfono y decide hacer una intervención como las que se veían allá por los 70’.

“Estamos cansadas de que nos sigan matando, que nos sigan maltratando, que nos sigan educando. El gobierno dice hipócritamente Ni una Menos, pero son ellos los que nos reprimen en las calles, son ellos los que nos imponen una violencia en la educación y en el ámbito laboral. Así que compañeras, ¡NI UNA MENOS, LIBRE NOS QUEREMOS!”.

Gritos y aplausos.

Nacida en La Cisterna, en el actual Hospital El Pino, Bárbara Belén Brito Carrasco (26) recuerda su infancia armando los barquitos de papel que venían en las revistas de Icarito y jugando con amigos de su barrio clase media en el Parque Tobalaba, en Peñalolén. A medida que fue creciendo desarrolló un profundo amor por la lectura, lo que a la larga la llevaría a estar donde está.

El que no se conociera con su abuelo Arturo Carrasco no fue impedimento para que heredara su bien nutrida biblioteca. Arturo era militante del Partido Comunista y dirigente sindical de las petroleras, por eso no era extraño que muchísimos de los libros que leía de niña la pequeña Barbarita fueran de marxismo.

Aun así, la Barbi, como le dicen algunos amigos y amigas, no le compró tanto a la lógica partidista del marxismo-leninismo: rechazaba la idea del partido único, que no hubiera libertad de tendencias en la izquierda y que el pueblo fuera gobernado por un grupo político. Ni a Fidel ni al Che les dio chance, y en 2008 encontró en el trotskismo algo que le hizo sentido: un ideal de sociedad donde el poder estuviera en manos de las y los trabajadores.

Bárbara Brito marcha

Bárbara Brito en la marcha #NiunaMenos del 19 de octubre

Quedamos de juntarnos en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo (FAU) de la Universidad de Chile, justo una semana después de la marcha. Mientras un grupo de hombres escalaba en el boulder del pasillo, más de 150 mujeres se organizaban con la idea de crear la Coordinadora Ni una Menos Chile.

Vestida de negro y con el mismo megáfono en la mano, “Queen B”, como la apoda simpáticamente uno de sus fanpage de Facebook, invita a todas a participar del paro nacional del 4 de noviembre convocado por la coordinadora NO + AFP. La lucha, enfatiza Bárbara, es por todas las mujeres trabajadoras y doblemente explotadas que hoy reciben pensiones miserables.

La “feminista y fabulosa Queen B”, supo desde chica que quería formar parte de una organización feminista. Entre risas nos cuenta que tenía la idea de que si el hombre se encontraba en cierto nivel de la sociedad, las mujeres debían estar mucho más arriba para equilibrar la balanza. Ya en 2009, metida de lleno en política universitaria, levantó junto a otras compañeras la agrupación Pan y Rosas Teresa Flores.

¿Pan y Rosas?

Pan y Rosas viene de un movimiento histórico de huelga de mujeres trabajadoras. El pan, referido a la precaridad del trabajo que te impide un buen vivir, que te recluye a la pobreza y a la miseria. Esas trabajadoras reclamaban por el pan, por el derecho a que su trabajo valiera. Y no solo el trabajo en fábricas sino también el trabajo doméstico, porque las mujeres son en las que más recaen las tareas del cuidado, no solamente de la casa sino también de los adultos mayores.

Queen B, Bárbara Brito

«La feminista y fabulosa Queen B»

Las rosas porque no solamente es la doble explotación laboral, sino que la violencia sexual, la violencia de género, la violencia machista. Las rosas se refieren a que queremos dejar de ser invisibilizadas, dejar de ser maltratadas. Queremos dejar claro que no queremos que nos maten.

Años antes, en 2006, Bárbara fue dirigenta estudiantil del Altamira; un colegio artístico de Peñalolén que la hizo sentir cómoda porque “desarrolla mucho el pensamiento, la creatividad”. En 2008, cuando estudiaba Filosofía y Humanidades también en la Universidad de Chile, fue parte de la movilización estudiantil del Campus Juan Gómez Millas en contra del proyecto Bicentenario, y en 2011 fue electa concejera Fech de su facultad.

Ese agitado año, marcado por tremendas movilizaciones estudiantiles, fue decisivo para Bárbara Brito no sólo por lo que significó para la fuerza del movimiento; su personalidad, sus intereses y su forma de ver el mundo dieron también un giro radical Decide cambiar a Hegel y a Foucault por Van Gohg y Miguel Ángel en 2012, cuando entra a estudiar a la Facultad de Artes de su misma casa de estudios.

Cuenta que el asesinato de Manuel Gutiérrez fue una de las luchas más difíciles que le ha tocado vivir, organizando barricadas, asistiendo a asambleas y coordinando al Cordón Macul para que se hiciera justicia. Esa rebeldía la tuvo desde que era chica, desde antes que la echaran del Colegio Pedro de Valdivia de Peñalolén. Sentía un rechazo profundo hacia el sistema estructurado, odiaba la PSU, las pruebas con alternativas, rayaba las salas y quemaba cuadernos con sus compañeros y compañeras.

Bárbara cree que su rebeldía es culpa de sus abuelos; no de Arturo, sino del que fue minero desde los 8 años y de la que trabajaba en la parroquia de la población en Recoleta, cuando la Iglesia Católica todavía “valía la pena por tener centros de discusión y organización política”.

¿Y por qué te cambiaste de carrera? Qué es lo que te gusta del Arte?

 “Que el arte en sí mismo sirve para encontrar ventanas de asombro en una sociedad donde te coartan tu libertad, donde el régimen de trabajo impide que los trabajadores puedan desarrollar su creatividad e imaginación, sus intereses. El arte permite cuestionar ese sentido común y abrir ventanas de asombro y creatividad que son negadas”.

 barbara-britoEl año pasado Bárbara Brito fue electa concejera Fech de nuevo, esta vez en la Facultad de Artes. A diferencia de hace cuatro años atrás, la Bárbara de ahora centra sus propuestas en temáticas de género y sexualidad. Uno de sus principales logros fue precisamente haber creado la Secretaría de Sexualidades y Género de Artes Encinas con otras compañeras; instancia desde la cual han logrado articular marchas por el aborto y la emblemática “Ni una menos”, del pasado 19 de octubre.

Las luchas sociales que se desarrollan en nuestro país actualmente significan para Bárbara la posibilidad de dar un vuelco a la Fech y convertirla en herramienta del movimiento social. A su juicio, la Federación no puede “desperdiciarse en negociaciones de gobierno” y debe hacerse cargo realmente de las demandas del pueblo chileno que exige el fin a las AFP, fin a la violencia contra las mujeres y una educación gratuita universal.

¿Qué viene después de la Fech? ¿Cómo te proyectas?

“Siento pasión por organizarme alrededor de las marchas de Ni una Menos, de las organizadoras del 8 de marzo. Lo electoral no me llama la atención de por sí. A futuro me veo con muchas compañeras levantando amplio movimientos, y ojalá que sean mujeres trabajadoras. Me veo siendo parte de un gran movimiento de trabajadoras y pobres que puedan dar vuelta la tortilla”.

Comentarios

Canción actual

Title

Artist