Comunidad LGBTI+ en pandemia: las mismas violencias en un nuevo escenario

Escrito por el noviembre 17, 2020

La crisis sanitaria no ha afectado a todas las personas por igual y así lo evidencia la realidad actual que vive la comunidad LGBTI+. Las violencias que históricamente han vivido las disidencias siguen existiendo y se trasladaron al encierro.

 

Ataques de odio, amenazas, problemas de salud mental, discriminación, acoso y precarización de sus vidas son elementos que ya existían en el cotidiano de las personas disidentes previo a la pandemia. Pero, el encierro, tener que convivir con la familia constantemente y la falta de redes de apoyo, son factores que agudizan el daño de estas violencias que no se están visibilizando.

Según el Reporte Salud Mental LGBT+ Covid-19 Chile, elaborado por el Movimiento por la Diversidad Sexual (MUMS), un 15% de las personas disidentes declara sentirse demasiado incómoda con su familia para expresar su identidad, un 20% muy incómoda y un 17% bastante incómoda. Es decir, un 51%, más de la mitad de las personas LGBTI+ encuestadas, se siente tan incómoda en su hogar que ni siquiera puede expresar libremente su identidad en plena crisis sanitaria.

La situación es aún más crítica. Debido a la pandemia, las redes de apoyo de las disidencias -configuradas fuera del hogar- ya no existen. “Las consecuencias van a ser muchas, pero van a estar enfocadas en la salud mental, en la salud emocional de muchas comunidades disidentes y ahí el rol de nosotras las activistas y organizaciones es primordial ante un Estado totalmente ausente”, declaró la coordinadora de la Agrupación LésBIca Rompiendo el Silencio, Erika Montecinos.
.

Ir a descargar

El riesgo de morir en tu misma casa

Karina es una adolescente lesbiana que antes de la llegada del Covid-19 a Chile estaba constantemente con sus amigas y amigos del colegio. No obstante, con la pandemia, los colegios han cerrado y, con esto, las redes de apoyo que tenía Karina para soportar el rechazo de su familia a su orientación sexual.

En 2018, un 70% de mujeres lesbianas había sido acosada en la vía pública, según el estudio Ser Lesbiana en Chile de la Agrupación Rompiendo el Silencio. Sin embargo, Karina no tuvo que salir a la calle para ser acosada, violentada y discriminada, pues la violencia ni siquiera estaba a la vuelta de la esquina, estaba dentro de su casa.

Un día la adolescente no aguantó más. Se contactó por el canal de contacto de Rompiendo el Silencio y reveló la situación que estaba viviendo: su padre, quien nunca aceptó que fuera lesbiana, la amenazaba constantemente con “violación correctiva”. Dentro de su mismo hogar, Karina era violentada y atormentada por un familiar que la amenazaba con violarla para “corregir” su orientación sexual.

“No hay nuevos tipos de violencia, las violencias siempre son las mismas, lo que pasa es que en este contexto se ha expandido, exacerbado”, advierte Erika. De hecho, un 84% de las personas disidentes declara que la pandemia le ha afectado mucho o demasiado, sumado a que un 41% se ha alejado demasiado de sus amistades. Así, las personas LGBTI+ están siendo hostigadas en sus hogares, pero no están teniendo las redes de apoyo sociales e institucionales para superar estas violencias.

Voluntades individuales frente a la inexistente respuesta del Estado

Fue el número de WhatsApp de Rompiendo el Silencio, el cual existe para que mujeres lesbianas y bisexuales alerten sobre situaciones que atentan contra sus derechos, lo que ayudó a que Karina pudiera sobrevivir a su familia.

Son voluntades privadas como las de Rompiendo el Silencio, a través de números de contacto o campañas de visibilización, las que han intentado asegurar el bienestar de la comunidad LGBTI+ en pandemia. De hecho, esta organización lanzó la campaña #ElOtroCloset buscando visibilizar las violencias que está viviendo la comunidad en pandemia.

Las Naciones Unidas entregó recomendaciones a los gobiernos para que consideren la grave situación que viven las disidencias en pandemia y señaló: “Los Estados deben reconocer que las personas LGBTI+ se encuentran particularmente entre las más vulnerables en esta crisis, y tomar medidas específicas para garantizar que se las tenga en cuenta y que se escuchen sus voces al abordar la pandemia”

Mientras organizaciones disidentes de la sociedad civil están generando estudios, campañas e intentando visibilizar las problemáticas actuales, el Estado mantiene las medidas para garantizar los derechos de la comunidad LGBTI+, nada ha cambiado desde que empezó la pandemia. “Yo creo que lo más grave de todo es la invisibilidad que hay hacia nuestras problemáticas, es como si no existieran”, criticó la coordinadora de Rompiendo el Silencio.
.

Ir a descargar

El 2019 fue el año con más casos de violencia a la comunidad LGBTI+, con 1.103 denuncias formales ante la justicia. Este 2020, se han conocido violentos crímenes de odio que han terminado en la muerte de personas disidentes, como fue el caso de Miguel Arenas, un hombre gay asesinado y posiblemente torturado, o Vicente González, joven trans de 25 años que fue asaltado, asesinado y probablemente violado.

Queda por reflexionar cómo estas violencias siguen existiendo, y no han disminuido, sino que además se están trasladando a otros escenarios más ocultos y en donde las autoridades pertinentes no están actuando.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist