Un tanque imparable: Christían Garín gana su segunda corona seguida y queda ad portas del top 100

Escrito por el 16 Octubre 2018

Todo lo bueno llega a su tiempo, sin prisa y sin apuros. Y lo que cuesta en llegar, se disfruta más. Así se puede reflejar el actual momento de Christian Garin (103° ATP), segunda mejor raqueta nacional, quien, en las ultimas dos semanas, ha tenido un meteórico acenso en su carrera, reflejando por fin todas las expectativas del otrora campeón de Roland Garros Junior y ex número 4° del ranking mundial juvenil en 2013.

Llegaba 2018 y el presente y futuro de Christian Garin era incierto. El “tanque” había abandonado la academia de Rafael Nadal en España, tras malos resultados en 2017, para trasladarse a Estados Unidos a entrenar con el chileno Horacio Matta, en California. Después de una pre-temporada donde estuvo alejado de los medios y solo se concentró en entrenar bajo la tutela de su nuevo coach, recibiendo, además, los consejos de una leyenda del tenis mundial como lo es Larry Stefanski  -ex entrenador de Marcelo Rios y Fernando Gonzeléz-, entre otros, el chileno se alistó para debutar en el futuro N°1 del país norteamericano. Su rival: el ecuatoriano Emilio Gomez, 508° del mundo en aquel entonces.

Fue debut y despedida para Garin en aquel torneo, lo que aumentaban las dudas sobre el futuro del iquiqueño. Los años pasaban y el talentoso tenista no podía reflejar las enormes expectativas que caían sobre el desde junior.

Era 15 de enero del presente año y una nueva actualización del ranking ATP salía a la luz. Christian Garín figuraba en el casillero 373°. Sin duda, un puesto que estaba muy lejos de lo que el comentario especializado suponía en la proyección del ranking del tenista nacional. Muy lejos también de lo que el propio Garín querría.

Nueve meses después esa derrota ante el tenista de ecuador, muchas cosas han pasado. El camino recorrido por Garín ha sido largo y dificultoso. Pero todo eso ha valido la pena. Este 2018, después de ese inicio horrible en que perdió en primera ronda de un futuro, ha sido el mejor año de su carrera.

 

A mediados del año la relación con el técnico Horacio Matta llegó a su final abruptamente, todo esto antes de su participación en Wimbledon, donde accedería al cuadro principal tras superar con éxito la qualy. Las críticas no tardaron en llegar para el tenista nacional, que de esta manera sumaba otra hoja negra en su expediente de entrenadores. El adiestrador chileno había logrado que Garín avanzara más de 200 puestos y se ubicara en su mejor ranking histórico en aquel momento (169°), además de haberlo ordenado en su juego y haber avanzado en sus debilidades. Nadie se explicaba el porqué de esta decisión de acabar una exitosa relación. Más tarde, el propio Horacio Matta explicaría un poco la decisión en una entrevista en Emol.

Renovación

Las dudas volvían a centrase en el “tanque” que, después de estar unas semanas sin entrenador, establecería una relación de trabajo con el argentino Andrés Schneiter, ex entrenador de los nacionales Paul Capdeville, Bastián Malla y Nicolás Massú, además de los argentinos Franco Squillari, Mariano Puerta y Agustín Calleri. La meta sería clara: llegar al top 100.

Garín volvía a competir en sudamericana para pisar las canchas del Challenger de Campinas, en Brasil, después de unas dos semanas inactivas producto de una lesión. En primer ronda su rival sería el jugador local, Guilherme Clezar (207°), con quien ya se había enfrentado en tres ocasiones, con dos triunfos para el chileno y uno para el de brasil.

El chileno llegó a estar 5-3 arriba en el primer set, sacando por llevarse la manga, pero unas desconcentraciones hicieron que el jugador local reaccionara y logrará estirar las cosas al tie break , donde acabó por imponerse por 6-7(5). El segundo set era un enfrentamiento parejo hasta que Clezar logró el quiebre en el octavo game y se disponía a sacar para acceder a 2da ronda.

El marcador estaba 6-7(5), 3-5 y 30-40*. Match point para el tenista brasileño. Todos los espectadores daban por ganador a Clezar y los fantasmas se asomaban en la mente de Garin. El expediente del chileno hacía suponer que ya no había vuelta atrás, pero no fue así. El “tanque” salvó el match point y logró concretar un quiebre, para posteriormente llegar al tie break, donde mostraría su mejor versión para quedarse el set por un 7-6(1).

Ese match point salvado no solo marcó un punto de inflexión en el partido, sino que también en lo que vendría para Garín en el torneo y la semana siguiente. El 3er set fue una muestra irregular de ambos tenistas, pero el chileno estuvo más fino en el servicio y pudo concretar su paso a 2da ronda. 6-7(5), 7-6(1) y 6-4 fue el score final.

Las siguientes tres rondas fueron una muestra de un enorme nivel por parte de Christian Garín, que sorprendió tanto a cercanos como ajenos por el nivel mostrado con su servicio. Una arma que le había sido esquiva al tenista nacional, pero que en este torneo en Brasil estaba empezando a sumarse a la artillería del “tanque”.

En octavos de final la victima del chileno fue el colombiano Alejandro Gonzaléz (349°), que poco pudo hacer ante el gran nivel mostrado por el nacido en Arica. Un solo break concedido y 74% de puntos ganados con el primer servicio fueron los números más destacados de Garin, quien doblego por 6-3 y 6-1 al tenista cafetero.

Los cuartos de final solo serían un tramite para el tenista nacional. Con un 94% de puntos con el primer servicio y un 64% con el segundo, Garín acabó por vencer al uruguayo Martín Cuevas (310°) por un 6-4 y 6-3. Su rival en semifinales sería el argentino Facundo Bagnis (139°), un jugador con gran recorrido en el circuito challenger y que, además, registraba una historial de 23 victorias ante tenistas chilenos. Un duro desafió.

Aplastante. Así se califica el nivel mostrado por Garin ante Bagnis. Fue un doble 6-1 para el chileno ante un argentino que nada pudo hacer un “tanque” que andaba impecable con su servicio y sus golpes. Un partido que servía como parámetro para al gran momento del nacional, que con esta victoria accedía a su cuarta final del año. Su oponente en la ultima instancia sería el argentina Federico Delbonis (91°). Un peso pesado del circuito challenger.

Todo comenzó bien para Garin en el primer set tras dejar en cero a su rival en el primer game. Posteriormente, un quiebre en el cuarto juego dejaba 3-1 arriba al chileno, que de ahí en más no soltó nunca las riendas del juego y acabó por llevarse el primer parcial por 6-3.

La segunda ronda era un duelo de tu a tu entre los tenistas trasandinos, pero que tenía a un Garín muy solido con su servicio y a un Delbonis con evidente frustración por el nivel del chileno. Finalmente, tras un gran juego de devolución en el octavo game, el chileno lograba el quiebre y se disponía para sacar por el partido.

Sin complicaciones logró cerrar el juego, el set y el match. 6-3 y 6-4 para el chileno. Su primer titulo de la temporada tras tres finales perdidas. Una muestra de gran nivel por parte de Garín, que después de su partido ante Clezar fue de menos a más.

Durante el torneo se vio a un Garín con un buenísimo servicio, una intensidad muy alta y una fortaleza mental que pocas veces se le había visto. Para ejemplificar esto en estadísticas: Solo 4 quiebres concedió Garín en el torneo, y 3 de ellos fueron en su casi eliminación ante el brasileño Clezar. Mientras que en sus últimos tres partidos solo dio una chance de ser quebrado, lo que da muestra de que su saque fue una arma letal durante la semana en Brasil.

Después de este torneo, Christían Garín quedaba en el casillero 121 de ranking mundial, su mejor posición histórica y muy cerca de lograr el ansiado ingreso al top 100.  Su siguiente destino sería el Challenger de Santo Domingo, en República Dominicana.

Después de una enorme semana, en normal que el cansancio llegue de golpe y frene una racha de victorias, especialmente en jugadores que no están acostumbrados a llegar a instancias finales todas las semanas, como es el caso de Garin. Pero, en Santo Domingo no fue así.

Consagración

En primera ronda el rival a vencer sería el austriaco Sebastían Ofner (183°). Un duelo que también serviría como antesala para el choque entre Chile y Austria por Copa Davis en febrero del próximo.

Ni el cansancio pudo parar a un “tanque” que venía con toda la confianza y mostrando su mejor tenis. Solo dos set le bastaron al chileno para derrotar al joven tenista austriaco. 6-2 y 6-0. Una paliza que sirvió para demostrar que lo sucedido en Campinas la semana pasada no fue casualidad.

En octavos a final tocaba enfrentar a su compañero de equipo, el argentino Juan Ignacio Londero (120°), con quien comparte entrenador. Un duelo complicado, pensando en la cercanía de ambos tenistas.

Un inicio parejo marcaban los primeros juegos del primer set, con una chance de break desperdiciada por ambos lados. Llegó el quinto game y Garín pudo concretar su primer break point y de esa manera ponerse 4-2 arriba en el marcador. Bien jugador por el chileno, que seguía firme con su servicio. El set acabó con un 6-3 para el iquiqueño.

Con el vuelo de haber ganado la primera manga, Garín continuó deleitando con un gran tenis, logrando quebrar en dos ocasiones al jugador trasandino y llevándose el partido por un 6-3 y 6-1. Paliza del chileno a su compañero de equipo.  Además, el historial quedaba con 5 victorias para el nacional y 2 para el argentino.

En los cuartos de final el desafío tendría nombre y apellido: Nino Serdarusic (220°).

Nada pudo hacer el jugador croata, que solo pudo concretar un quiebre en el partido, en contrataste con los cinco break point que Garín le propinó. Nuevamente el 1er servicio volvía a ser una arma letal para el chileno, con totalizo un 84% de puntos obtenidos con el. Además, otra arma sumaba Garin a su arsenal: el drop shot, un tiro no muy frecuente por el chileno, pero que en sus últimos partidos se había convertido en uno de sus mejores golpes. Un doble 6-2 fue el resultado que sentenció el paso del “tanque” a las semifinales.

Ya en la ronda de los cuatro mejores, el rival sería un viejo conocido y un experimentado del circuito challenger y ATP: el argentino de de 35 años, Carlos Berlocq (138°).

Fue un primer set raro. El chileno fue quebrado de entrada por Berlocq y quedó rápidamente 0-2 abajo en el marcador. De ahí para adelante Garín ganó cuatro juegos seguidos y llegó a estar 5-3 y saque para quedarse con el set. Pero el argentino sacó a relucir toda su experiencia y artimañas para desorientar al iquiqueño y sacarlo del partido, lo cual resultó como el quiso. 5-7 fue para “Charly”.

Garín no estaba jugando bien, producto de las artimañas y desconcentraciones de Berlocq. Nuevamente fue quebrado de entrada, pero esta vez pudo devolver el quiebre y dejar las cosas iguales. De un momento a otro Garín se desconectó del partido y llegó a tener 2 match point en contra. Lo que siguió después fue una muestra fabulosa de nivel y de fortaleza menta por parte de Garin, la misma que se le vio en primera ronda del Challenger de Campinas, cuando derrotó a Clezar. La segunda raqueta nacional salvó los match point y le quebró a Berlocq, estirando las cosas al tie break, que finalmente acabaría ganando por 7-6(4).

Cinco juegos al hilo ganó Christían Garín al empezar el 3er set. Una exhibición de un gran tenis por parte del tenista nacional. Nada pudo hacer Berlocq ante el impulso del nacional, que sin dudas estaba pasando por el mejor momento de su vida. Fue 6-1 para el chileno en el ultimo set. Y así sentenciaba su paso a su segunda final consecutiva. El rival sería el mismo de la semana pasada en Campinas: Delbonis.

Partió con el pie derecho Garín tras quebrar de entrada y después ratificar el quiebre. 2 – 0 arriba. Ese inicio fue clave, ya que después ninguno de los dos se sacaría ventajas. Se notaba un Garín cansado por los juegos acumulados en las ultimas dos semanas, pero de igual forma se las ingeniaba para llevarse el primer set por 6-4.

El 2do set parecía ser una copa del primero, ya que el tenista nacional fue el primer en lograr el quiebre y sacar ventajas contra su rival. El chileno se ponía 3-1 arriba y hacía estallar al público dominicano, que estuvo apoyando a Garin durante todo el torneo. Todo iba perfecto, hasta que un dron que se situó en la cancha hizo parar el partido por 10 minutos, tiempo que enfrió a Garin e hizo que el argentino tomará las riendas del encuentro, para recuperar el quiebre y finalmente ganar el parcial por 5-7.

Ambos tenistas estaban cansados, y eso se evidenciaba en la cancha. La lucha comenzaba a ser una disputa entre fortaleza física y mental. Y es ahí donde el chileno estuvo impecable durante las ultimas dos semanas: en el aspecto mental.

Tras un luchado noveno game, Garín lograba en ansiado quiebre, lo que le permitía sacar para partido. Sacar para campeonato. Y sacar para quedar cerca del top 100. Todo eso supondría mucha presión, pero eso ni se notó en un “tanque” que dio muestras de sangre fría para acabar ganando la ultima manga por 6-4.

Tras salir nuevamente campeón, Christian Garín quedó ubicado en la posición 103° del ranking mundial, a menos de 15 puntos de ingresar al selecto grupo de los 100 mejores del orbe. La semana que viene será de descanso para el tenista chileno, para ya después volver en dos semanas en el Challenger de Lima, torneo que ya ganó el año 2016. Un torneo especial que podría suponer el ingreso de Garin por primera vez al top 100, algo que tardó más de lo esperado en llegar, pero que al fin y al cabo está por hacerse realidad.

Después del torneo peruano, Garín tiene contemplado participar en los challenger de Guayaquil, Montevideo y Buenos Aiares , tres torneos que asoman como una posibilidad de seguir escalando en el ranking y situarse en los 80 primeros. No sorprendería que Garín se alzara con un nuevo trofeo. Su nivel ya no es de challenger.

Dos títulos en cinco finales challenger disputadas, dos semifinales, cinco cuartos de final y una qualy de Grand Slam superada (Wimbledon). Un año que demuestra una regularidad tremenda y una evolución en lo mental que ha sido superlativa. Ya no es el mismo Garín de años anteriores, el cual botaba un partido cuando las cosas empezaban a salir mal. Empezó el año como el 373° del mundo, y ahora, nueve meses después, se encuentra ad portas de ingresar al selecto grupo de los mejores 100 tenistas del mundo. A punto de hacerle compañía a su compatriota Nicolás Jarry, quien lo ha apocado en este año lleno de éxitos.

 

 

 

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA