Colegio de Periodistas: “Promover la comunicación no sexista es un desafío”

Escrito por el septiembre 21, 2016

La periodista Javiera Olivares fue reelecta para presidir el colegio profesional. El 2014 se convirtió en la primera mujer en el cargo y el tiempo que lleva como dirigente gremial le ha demostrado que la discriminación de género es efectiva. Es por eso que se refiere a las medidas que han adoptado sus sectores políticos para enfrentar la situación, además de dar su opinión sobre los proyectos del Gobierno, el rol de los medios de comunicación y su futuro en el Partido Comunista.

por Camila Magnet Morales

Entre los días 31 de agosto y 2 de septiembre, los y las periodistas colegiadas de todas las regiones de Chile votaron por la directiva que representará al gremio por dos años. Las elecciones ratificaron a Javiera Olivares (PC) en la presidencia con un 75 por ciento de los votos emitidos, producto de un arduo trabajo junto a la lista que conducía: “Más voces, más democracia”.

Un par de semanas previas a su triunfo, bebe un expreso en un café de Plaza Italia conectada a su celular. La periodista de la Universidad Católica anda con su pelo negro suelto, algo alborotado, y viste unos jeans y chaqueta deportiva con la sobriedad que la caracteriza, minutos antes de una reunión con su partido.

Javiera Olivares viene llegando de su campaña por el norte y está esperando que alguien más se inscriba para el cargo de presidente. Para ella “es una lata no tener con quién competir, pero por otro lado es halagador, en el sentido de que hay proyectos sentados y te queda un tiempo de vida. Está la consciencia de que el trabajo que se ha venido haciendo es muy potente y es difícil disputarlo”.

La discriminación no es sólo una idea de mujeres

Nadie más se inscribió. Olivares fue la única en presentarse como presidenta y, de este modo, cumplirá un segundo periodo en el cargo que ha estado cubriendo desde el 2014. Ese año se impuso como la primera mujer en presidir el Colegio de Periodistas y, actualmente, puede decir que “hay discriminación a la hora de ser gremial y sindical. Me ha tocado convivir con muchos dirigentes sindicales, donde soy la única mujer y me pasa muy seguido”.

Ella asegura que no es sólo una idea de las mujeres, sino que en la praxis de la industria se discrimina en cargos de jefatura, editoriales y dirigencias. Por lo que, el proyecto que han diseñado con su equipo también va en esa línea, junto a propuestas que pretenden conseguir derechos a la comunicación y libre expresión concretos y la producción de políticas de sexualidad y género.14064293_1745646962319368_4653720026876432897_n

De pronto recuerda lo discutido en la gira por el norte con Rocío Alorda, con una suerte de admiración hacia ella por su bagaje en materia feminista. Alorda se convirtió en consejera nacional del gremio e impulsora de la comisión de género a nivel país.

Ambas conforman el mismo proyecto y concuerdan en que “lo primero que hay que hacer es denunciar lo que hacen los medios de comunicación con sus discursos discriminatorios y sexistas. Junto con esto, hacer un seguimiento y estudio al respecto”. Este tipo de prácticas invitaría a las personas a acusar recibo de lo que ocurre exageradamente en la prensa nacional.

En busca de una solución al problema de discriminación de género, está de acuerdo en educar a los y las periodistas, poniendo en juego las propuestas éticas. “Nuestro Código permite avanzar en la posibilidad de tener reacciones más responsables y más respetuosas por el derecho de las personas. También se pueden leer manuales, puede haber exposiciones de publicidad y de debate sobre el tema”, propone.

A modo de ejemplo, Olivares menciona el Manual para comunicadores y comunicadoras que publicó este año el Instituto Nacional de Derechos Humanos, (INDH). “Esta es una manera súper interesante y nada controladora de que una entidad autónoma del Estado ayude en esta disciplina”, opina.

El Gobierno como promotor de la ética

Además de asumir la responsabilidad que le corresponde al Colegio en el asunto, considera que el Gobierno igualmente debe hacerse cargo de la problemática. “Creo que a cualquiera que le toque estar en el Ejecutivo debe tener un discurso único respecto de las prácticas mínimas que debieran respetar los medios de comunicación”. Con esto, deja en claro que no se refiere a “inmiscuirse ni controlarlo al estilo de las dictaduras, sino regular prácticas viciosas, promoviendo conductas que sean éticas”.

En este sentido, agrega que el Gobierno debería avanzar con el proyecto de ley sobre tuición ética de los colegios profesionales. “Eso le da una herramienta al Colegio de Periodistas para tener regulación ética sobre nuestros afiliados y no afiliados”. Consistente con su discurso en pos de la libertad de expresión, está en contra de la criminalización del periodismo y apoya el proyecto, además, “porque no nos merecemos penas que nos amenacen con cárcel si cometemos algún error o delito, sino una herramienta ética para controlarse”.

A pesar de la lentitud en esta materia, Olivares cree que al menos en políticas feministas el Gobierno actual sí ha avanzado, pues hoy se puede hablar de un Ministerio de la Mujer. “Eso es importante por la falta de debate, diagnóstico, regulación y catastros de cuántas mujeres están en espacios de poder”, declara. En la misma línea, sugiere que “ayudar a promover la comunicación no sexista y no discriminatoria es un buen desafío para el ministerio”.

Tres causales: un avance, pero falta

Dentro de la temática de sexualidad, para ella otra acción positiva del Gobierno de la Nueva Mayoría es el avance del proyecto de despenalización del aborto en tres causales, aunque sus ideas sean más radicales que lo discutido en el hemiciclo. “Creo que tiene que haber aborto libre acompañado con educación; con políticas de anticoncepción responsable”.

Además agrega que, “no es que quiera que todo el mundo esté abortando, porque me imagino que no es lo más agradable. Pero evidentemente existe la posibilidad de que existan mujeres que quieran abortar porque no les funcionó el método anticonceptivo, porque no quieren ser madres, porque son niñas y se equivocaron a la hora de cuidarse… en fin. Por supuesto que creo que esas mujeres tienen derecho a decidir”, añade con ánimos de desmitificar algunas creencias respecto al tema.

14138058_1747767415440656_5337817566850473321_oElla cree que el principal motivo del temor al aborto es que “no se entiende que esto tiene que ir acompañado además de un debate sexual abierto, relajado y tranquilo. De esa manera, el aborto funcionaría como debiera: para casos en que lo otro no haya funcionado previamente”. Para Olivares, la ignorancia se debe a que históricamente los grupos más conservadores han mutilado el debate en materia de educación sexual en Chile.

Por otro lado, los medios de comunicación también son responsables de la difusión de “una perspectiva sobrerrepresentada en este debate que aplanó otros como el de la reforma tributaria y de educación”, sostiene. Esto se debe a que, “aquí los medios son empresas ideológicas que buscan instalar sus posturas. Evidentemente va a haber un sesgo definido por la línea editorial; el problema es que en Chile hay un solo sesgo amplificado: el de sectores conservadores liberales de derecha”.

Equidad de género en el PC

“El partido está haciendo mucho esfuerzo en la materia (de género) y creo que se ha notado. En el último Congreso Nacional que tuvimos, una de las propuestas que surgió casi por naturalidad fue que al menos el 40 por ciento del comité central fueran mujeres”, indica tras enderezar la postura y prestar mayor atención sobre lo que atañe a su partido.

Esta decisión se ha visto reflejada en las dirigencias y cargos políticos: Camila Vallejo, Karol Cariola y Bárbara Figueroa son la expresión más visibles, pero la periodista asegura que siempre han tenido mujeres importantes a lo largo de la historia. Menciona a Gladys Marín y Julieta Campusano, además de la profesora asesinada en dictadura, Marta Ugarte.

Sin duda, Javiera Olivares también forma parte de las mujeres clave para el Partido Comunista. Honrada, dice que, para sus compañeras y compañeros de militancia, hoy ella es la mejor persona para conducir el Colegio de Periodistas.

“Respecto a las decisiones de si uno va a estar en un lugar público, social o dirigencial son súper colectivas. No es que seamos un partido monocrítico, tenemos diversidad de opinión. Pero si tras el debate hay que defender la postura de la mayoría, la salimos a defender todos juntos”, sostiene.

Con la misma disciplina, demuestra sus proyecciones políticas, las cuales parecieran depender totalmente de las decisiones del partido. “Me gustaría seguir militando. Creo que voy a seguir siendo comunista hasta que me muera. Sería súper irresponsable decir que de aquí a diez años voy a estar en cierto lugar, porque son discusiones que se dan políticamente. Estaré donde el partido crea que tengo que estar y voy a dar la batalla que tenga que dar”.

Comentarios

Canción actual

Title

Artist