Día Internacional de la Bisexualidad: Cinco mitos que debemos erradicar

Escrito por el septiembre 23, 2021

Este 23 de septiembre se conmemora el Día Internacional de la Bisexualidad que busca, entre otras cosas, la divulgación y visibilización de la historia bisexual.

Cuál es la bandera del Orgullo bisexual? - Homosensual

La fecha conmemorativa se forjó en Estados Unidos en 1999. Wendy Curry, Gigi Raven y Michael Page, tres activistas bisexuales decidieron hacer notar la discriminación generalizada que sufría su comunidad. No sólo en ambientes heterosexuales si no también dentro de la misma comunidad LGBTIQ+.

Bajo esto, queremos reflexionar en torno a cinco mitos que hasta día de hoy se sostienen sobre la bisexualidad, en pos de ayudar a desnaturalizar y desmontar estos discursos.

Bloque Bisexual en el Orgullo Crítico 2017

Bloque Bisexual en el Orgullo Crítico 2017 / Elisa Coll Blanco

1. “La bisexualidad es siempre una etapa, una confusión”

No es nuevo que algunas personas opinen que la bisexualidad no existe como tal. Que es sólo una etapa o una expresión de confusión. Pero no hay nada más alejado de la realidad. A pesar de que algunas personas pueden haber pensado pertenecer a la bisexualidad y después redefinirse con otra etiqueta, esto puede pasar con cualquier orientación sexual, debido a los procesos personales de descubrimiento e identidad. No tiene nada que ver con que la bisexualidad sea una transición hacia la homo o heterosexualidad.

Esta afirmación se basa en el monosexismo, es decir, en la estructura social de presuponer que todas las personas nos sentimos atraídas a un solo género.

A pesar de esto, en el estudio «Female bisexuality from adolescence to adulthood» elaborado por Lisa M. Diamond en la National Center for Biotechnology Information, se siguió durante diez años la vida de 79 mujeres no heterosexuales que tenían entre 18 y 25 años cuando comenzó la investigación.

El resultado arrojó que después de una década las voluntarias que se consideraban bisexuales 92% siguen definiéndose como tales y un 61% de las mujeres que no se definían con una etiqueta, 10 años después se reconocían como bisexuales.

2. “Las personas bisexuales, por naturaleza, son promiscuas”

Este comentario, tiene muchísimas implicaciones dañinas para la comunidad bisexual. Primero, asumir que no hay personas asexuales, grisexuales, aseflux, asealo o demisexuales que también sean, a su vez, bisexuales. 

Las personas asexuales se definen por sentir poca o nula atracción sexual y dentro de la etiqueta asexual convergen distintos matices. En el caso de las personas demisexuales, estas se definen por sentir atracción sexual sólo hacia personas con las que han establecido un vínculo o lazo emocional.  La palabra asexual puede usarse como término paraguas para todo el espectro, sin embargo todas las facciones de este se alejan de la alonorma.

Pero, ¿Qué es la alonorma y por qué toca tan directamente el estigma a los bisexuales?

La Agrupación de Pluralidades Asexuales define la alonorma como: “una norma social implícita, que establece que todas las personas sienten atracción sexual hacia otras con determinada frecuencia y/o intensidad”.

La alonorma por un lado, invisibiliza la existencia de personas románticamente “bi” que a la vez son asexuales o demisexuales. Ya que desconoce la existencia de personas que no sientan atracción sexual de la forma socialmente aceptada. 

Pero también, por otro lado, las personas bisexuales que si sienten esa clase de atracción, cargan el peso de parecer personas con “más opciones”. Personas que están naturalmente «disponibles» para encuentros sexuales, debido a su atracción a más de un género. 

Asexuales & Arromántiques Chile (@AseArroChile) | Twitter

La integrante de la organización Ases & Arros Chile (Asearro Chile), Gaby Soto, afirmó que la alonorma nos afecta a todos, estemos o no en el espectro asexual. Sin embargo, para quienes si lo están es un tema muy complejo debido a la gran cantidad de desinformación.

«Mucha gente suele entender la asexualidad y las plurisexualidades como opuestos, cuando no necesariamente es así. (…) Esto crea una posición que es súper incómoda y violenta, ya que hay mucha gente que no lo entiende y hace preguntas invasivas al respecto».

En ese sentido, «te exigen validar o justificar el que tú uses tus etiquetas, por lo que mucha gente biase (bisexual y asexual) prefiere usar solo una de sus etiquetas. Porque es mucho más cómodo que estarse exponiendo a invalidaciones (…)», declaró.

Además enfatizó en que el concepto de promiscuidad en realidad apunta a concepciones antiguas de pureza y a suponer una depravación, lo que caería en la patologización de las vivencias queer. Mientras lo esperable debería ser que las personas dentro de los vínculos sean las encargadas de juzgarlos.

 

Representantes de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales despliegan la 'bandera bisexual' más grande de Europa, este jueves en la Puerta del Sol de Madrid.

Manuel H. de León

3. “La bisexualidad es binaria, solo te pueden gustar hombres o mujeres”

Este mito desconoce la historia de la comunidad. Si bien, el término fue binario en algún punto, hace 21 años que oficialmente ya no lo es. Desde el Manifiesto Bisexual de 1990, el cual declara que: 

«La bisexualidad es una identidad completa y fluida. No asumas que es binaria, o duógama de naturaleza. Que tenemos “dos” lados o que tenemos que estar simultáneamente con dos géneros para ser seres humanos plenos. De hecho, no asumas que solamente hay dos géneros».

bibelot.bisexual | Linktree

La activista de la Agrupación Bibelot Bisexual, Antonia González, aseguró que la idea de lo binario le ha hecho mucho daño a las orientaciones sexuales. Ya que, al creer que una orientación sexual es binaria, se puede caer en el prejuicio de que uno está indeciso. Cuando en realidad, uno no se siente atraído por algún género de por sí, si no por una persona y lo que con ella se vincula.

«Las nuevas generaciones tenemos la misión de cambiar esa definición. De resignificar la bisexualidad entendiendo que no es binaria. Pero, sin negar que históricamente si se dijo así en algún punto y no tiene nada de malo. Lo importante hoy en día es destacar que la bisexualidad ha modificado esa definición porque se hizo muchos cuestionamientos al igual que distintas comunidades LGBTI (…)».

«Lo complicado no es que históricamente se haya reconocido así alguna vez. Si no que hoy en día no se le de la oportunidad a la bisexualidad de entender que cambió su discurso. Al igual como lo hicieron los movimientos queer y que está bien que así sea. Creo que el mayor efecto del binarismo, podría ser que a muchas personas que hoy en día se definen como bisexuales, se les estigmatice como personas que sólo les gustan hombres y mujeres».

Bandera bisexual y cartas. Elisa Coll Blanco.

Bandera bisexual y cartas. Elisa Coll Blanco.

4. “Si sólo te has relacionado con un género, no puedes saber que eres bisexual”

De niños la sociedad asume por descarte que somos heterosexuales, sin haber tenido ninguna relación. Sin embargo, cuando alguien se identifica bisexual, muchas personas tratan de invalidarle argumentando que no se ha realizado con más de un género. 

Nuestras experiencias sexoafectivas o parejas no definen ni deben invalidar como definimos nuestra orientación. Así mismo, las personas bisexuales pueden sentirse atraídas en mayor o menor medida a distintos géneros. Por tanto, una mujer que se relaciona mayoritariamente con hombres pero en menor medida siente atracción a mujeres u otros géneros, sigue siendo bisexual. La bisexualidad es una orientación llena de matices personales. No es ser 50% heterosexual y 50% homosexual, si no 100% bisexual.

Depresión: cómo detectarla y reconocerla

 5. “Los bisexuales son de los grupos con menos problemas de la comunidad LGBT”

Personas han llegado a sostener que la posibilidad de «pasar desapercibido», es un factor que aliviana la opresión de los bisexuales. Esto es totalmente falso, en realidad es lo contrario.

En una entrevista, Wendy Curry, la tercera activista que promovió el Día Internacional de la Bisexualidad, afirmó lo siguiente cuando se le preguntó por la mayor amenaza para la orientación bisexual: «Invisibilidad. Debido a que la mayoría de las personas miran a una pareja y deciden que son heterosexuales o homosexuales en función de la combinación de géneros aparentes. Pasamos desapercibidos para la mayoría. Como resultado, muchas personas están aislados y los estereotipos permanecen indiscutidos».

¿Qué consecuencias trae?

El estudio «Bisexual Invisibility: Impacts and Recommendations» publicado en 2011, por la Comisión de DDHH de San Francisco en Estados Unidos, recoge la frecuencia de angustia mental («mental distress») de mujeres lesbianas y bis en áreas rurales y urbanas. Los dos grupos muestran niveles parecidos en el entorno rural, pero al estudiar zonas urbanas, los de las lesbianas «se reducen significativamente, mientras que los de las bis prácticamente se duplican».

¿Por qué? Una de las principales razones, es que en la ciudad existen grupos de lesbianas y gays que funcionan como lugar seguro y proporcionan validación o empoderamiento.  Sin embargo, los colectivos o comunidades bisexuales escasean y los que actualmente reconocemos aún no logran la trayectoria histórica de otros organismos, cuyo peso político es distinto.

Por otro lado, la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, hizo un llamado el año 2020 a garantizar el derecho a la salud mental de las personas bisexuales, en donde se destaca que: «Las personas bisexuales han mostrado mayor riesgo de padecer depresión, ansiedad, alcoholismo, desórdenes alimenticios, estrés emocional y peligro de morir por suicidio, en comparación con las mujeres lesbianas y varones gay. La Comisión resalta que lo anterior puede agravarse debido a la intersección de otros factores, tales como el origen étnico-racial, identidad de género, edad, discapacidad, la situación de pobreza y los desafíos actuales en el contexto de la pandemia de la COVID-19″.

En conclusión, «pasar desapercibidos» es derechamente gran parte de la opresión, no un atenuante de la misma. La visibilización, representación, creación de espacios y critica a la bifobia es parte de la prevención del suicidio. Ayudar a borrar estos mitos, ayudará a la comunidad bisexual a avanzar en su lucha por una sociedad donde su voz sea escuchada y respetada.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist