Marcelo Leonart regresa con “Noche Mapuche”, una obra que no da tregua

Escrito por el 3 Agosto 2018

Durante el mes de agosto regresa la obra “Noche Mapuche”, una producción teatral dirigida y creada por Marcelo Leonart, quien trae a escena una delirante comedia negra que penetra en el conflicto mapuche y retrata la violencia de la invasión. Todo a través de una historia en donde el espectador se encontrará con sexo, violencia, realidad y sueño.

Tras una exitosa primera temporada en octubre de 2017 en Centro Cultural GAM, vuelve “Noche Mapuche”, escrita y dirigida por Marcelo Leonart, al Teatro Camilo Henríquez  hasta el sábado 25 de agosto. El proyecto teatral, es protagonizado por Daniel Alcaíno, Nona Fernández, Roxana Naranjo, Pablo Schwarz, Felipe Zepeda y Macarena Fuentes.

La historia se sitúa en un departamento del barrio alto, dos parejas se encuentran en una reunión social. En un ambiente cargado de alcohol y erotismo, la dueña de casa cuenta su historia de iniciación sexual con un trabajador mapuche en las profundidades de la noche.

A medida que avanza la velada, las cosas se empiezan a confundir: el erotismo con la violencia, los sueños con la realidad; todo mientras la inexplicable llegada de dos nuevos invitados enrarece aún más un ambiente que empieza a llenarse con bidones de parafina.

Adentrándonos en “Noche Mapuche” y su director Marcelo Leonart         

Marcelo Enrique Leonart Tomas, es un escritor, dramaturgo y director teatral chileno. Un gran lector desde su infancia, se ha desarrollado en diferentes aspectos en su vida laboral, diversificando su trabajo, siendo escritor, guionista de teleseries, dramaturgo e incluso ha incursionado en el cine, cuando el año 2009 codirigió junto con Paulo Avilés la película Grita, (basada en su obra teatral homónima).

Resultado de imagen para marcelo leonart

Escribió su primera obra de teatro “No salgas esta noche” en 1991 y entre las últimas que ha dirigido figura “El taller”, escrita por Nona Fernández y estrenada en 2012.

En el ámbito literario fue en 1999 cuando publicó su primer libro, llamado “Mujer desnuda fumando en la ventana”. Desde entonces ha publicado diferentes trabajos entre los que destaca la novela “Lacra” ganadora del Premio del Consejo Nacional del Libro.

En una fría mañana de invierno, con la ayuda de un Café tibio, Marcelo habla un poco sobre su obra, el mensaje presente en ella y como este se refleja en conflictos que siguen ocurriendo en el Chile de hoy. Además de mostrar su faceta de escritor y aclarar las dificultades para realizar teatro en Chile.

¿De dónde surge la idea de este proyecto, que es “Noche mapuche”?

Básicamente, tiene que ver con cómo nosotros ciudadanos chilenos, nos enfrentamos a la forma en que los medios ponen en el tapete el denominado conflicto mapuche. A mí me daba la impresión cada vez que veía las noticias, incluso desde antes del caso Luchsinger-Mackay, que el tratamiento de los medios sobre el conflicto presentaba los mismos elementos que una película del oeste.

Lo que paso en el oeste americano es un genocidio y a nosotros se nos vendió que los “cowboys” eran los buenos y los “indios pieles rojas”, quienes ni siquiera tenían nombre, representaban a un grupo de salvajes. Lo que pasa en Chile al hablar del conflicto Mapuche es lo mismo. Sin embargo, lo que se oculta es que a partir de mediados del siglo XIX se ha llevado a cabo un genocidio del pueblo Mapuche a partir de un proceso conocido como “la pacificación de la Araucanía”.

Entonces a partir de eso empecé a escribir una novela llamada “Weichafe” la cual va a salir ahora en agosto. Lo que quise plasmar ahí fue como me afecta a mí este conflicto en el sur que parece tan lejano. Posteriormente se me ocurrió adaptar este trabajo a una obra de teatro, la cual finalmente llegó como “Noche Mapuche”.

¿Fue en ese ámbito que intentaste poner el punto crítico, es decir en los últimos conflictos con el pueblo mapuche desarrollados en Chile?

Algo que se ha celebrado y también se ha criticado mucho de la obra es que nosotros tomamos partido. A pesar de que hay gente que dice que en una exposición artística no se puede tomar partido, lo cual es una completa falacia. Bueno nosotros estamos del lado no solo de los mapuches, estamos a favor de los pieles rojas, de los negros, y estos son diferentes tópicos que se van tratando durante la obra a través de los diferentes abusos que sufren todos ellos.

Leonart se detiene en el tratamiento noticioso para reflexionar sobre las diferencias entre  la cobertura del asesinato por la espalda de Matías Catrileo por parte de miembros del Estado chileno, versus la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay. “Estamos más acostumbrados a que puedan morir mapuches, en cambio, si muere un matrimonio chileno, es primera plana” aclaró.

¿Porque la obra regresa en este momento?

Hay dos cosas cuando uno hace una obra, primero nos pasó que durante la primera temporada ocurrieron demasiadas cosas que tenían relación con la obra en términos de contingencia, pese a que yo la había terminado un año y medio antes, ya que esos son los tiempos del teatro. Porque bueno, la haces, después juntas el elenco, postulas a salas, al fondant, buscas fondos y posteriormente se lleva a cabo, en nuestro caso nos tardamos poco más de un año en poder realizarla.

Finalmente, justo cuando la estrenamos ocurrió el Caso Huracán, el juicio del caso Luchsinger-Mackay, desaparece Santiago Maldonado en Argentina, en medio de protestas mapuches, sucedieron una serie de cosas, en fin, a la obra le fue muy bien, pero las salas son escasas. Además, por diferentes razones no pudimos disponer de algunos actores y tuvimos que programarla para agosto de este año, y bueno es una obra que constantemente como dramaturgo tienes ganas de darla y en este caso se ha mantenido vigente en cuanto a su contenido.

Hablando del teatro ya que nos cuentas los largos procesos para llevar a cabo un proyecto, ¿Es muy difícil realizar una producción teatral en Chile?

Es super difícil. Yo creo que en ese sentido se parece a lo que ocurrió en algún momento con el periodismo, me refiero a la gran cantidad de actores, actrices y periodistas que hay hoy en día en comparación a cuando yo estudie, ya que los cupos eran muchos menos. Además, el teatro siempre ha costado, porque no es algo que genere mucha plata, a pesar de que yo no me gano la vida haciendo teatro, es muy difícil hacer una obra ya que en parte implica gastar una buena cantidad de lucas.

En el ámbito del financiamiento es difícil ganarse el Fondart, otras personas piden auspicio, pero para nosotros es muy complicado pedir este tipo de colaboración, ya que hacemos proyectos que van contra algo. No podemos pedirle auspicio a Coca-Cola o Falabella por ejemplo, ya que de algún modo vamos en su contra. Pero a pesar de todas las dificultades es posible realizar teatro.

Retomando tu  nuevo libro “Weichafe” ¿de qué se trata y cuándo estará disponible?

Sale justo ahora ya que por cosas editoriales coincidió justo. Es un libro que escribí antes de “Noche Mapuche” y gano el “Premio del Consejo Nacional del Libro”, entonces con mi editor decidimos publicar la novela ahora debido al premio. Bueno este trabajo contiene tres mundos, uno es un departamento de clase media, donde hay un grupo de amigos reunidos al que llega un mapuche y empieza contar una historia violenta del sur. Hay una segunda parte de la novela, donde uno de los amigos de este grupo desaparece y se cuenta un poco su historia, que se basa en como el atropella a un borracho y esta situación moralmente lo desarma.

Finalmente, la tercera parte se llama “Datos de la Causa lo Real”, aquí entro yo como autor y digo “las cosas en las que me base para hacer estas dos historias son”, y cuento el caso de Martin Larraín, el caso de Matías Catrileo y el caso de los Luchsinger. Ahí está la conexión con “Noche Mapuche”. Esta novela sale ya la próxima semana.

Hablando de la contingencia actual, con respecto al caso del Machi Celestino quien finalmente obtuvo el permiso para salir a realizar su Rewe, ¿Cuál es tu opinión frente a este tema?

Bueno, yo tengo empatía con esta causa en general, sin embargo, hay un tema en el cual mi opinión deja de ser legal. Recuerdo una frase del poeta Wal Wgitman que dice, “No me contradigo, contengo multitudes”, la que en el fondo quiere decir, que uno puede tener muchas opiniones, las que pueden parecer contradictorias. Por ejemplo, si me dicen que un preso de Punta Peuco, necesita salir a una procesión de semana santa del Opus Dei, por sus creencias ya que así va a estar mejor, yo me opondría absolutamente, no tomaría en cuenta sus creencias, sin embargo, si el machi dice que debe ir a su Rewe si lo apoyaría, lo que es una contradicción absoluta.

A propósito del Machi, la causa Mapuche y concentrándonos de nuevo en la obra ¿Porqué decides tratar este tipo de temas?

A mí me pasan varias cosas, primero me interesa la estructura de las historias en sí, luego la estructura de las historias, dentro de la historia y finalmente me parece muy importante estar atento a lo que está pasando en la actualidad. Creo que todo lo que nosotros contamos es un reflejo de la actualidad, por eso uno podría adelantarse a los temas que están pasando de alguna forma.

Me interesa ver la actualidad y como esta misma se relaciona y es parte de procesos del pasado. Otra razón, es que la rabia para mí es un motor, me sirve para hacer obras incluso comedias como “Noche Mapuche”, que a pesar de todo lo que trata es una comedia, que hacía al final se vuelve más bien terrible.

¿Qué les espera a quienes vayan a ver la obra?

“Noche Mapuche” es una obra que no da tregua, donde de alguna manera tratamos de seducir al público para que vea puntos de vista radicales, en relación a los temas que se le están presentando, el conflicto mapuche, a como vemos al distinto, ver la noción de quien es el invasor y quien es el invadido. Finalmente sobre todo, ver de dónde viene la violencia y cuál es el acto violento. Pero todo esto dentro de dos horas de espectáculo, donde hay baile, risas y violencia.

“Noche Mapuche” una producción de la compañía de teatro “La Pieza Oscura”, creada y dirigida por Marcelo Leonart, que vuelve para una segunda temporada entre el 2 y el 25 de agosto, los días jueves, viernes y sábado a las 20 horas en el Teatro Camilo Henríquez (Amunátegui 31, Metro Moneda).

Las entradas pueden adquirirse a través de ticket.dale.cl o en la boletería del teatro (abierta los días martes de 15:00 a 18:00 horas y de miércoles a sábado de 17:00 a 21:00 horas), por un valor de $6.000 para el público general y $4.000 para estudiantes y tercera edad. 

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA