Editorial Hincha Pelotas: Lo que «El Rayo» nos dejó

Escrito por el agosto 11, 2017

por Agustín Alvarado
Equipo Hincha Pelotas

El pasado sábado pudimos apreciar la despedida de una leyenda viviente llamada Usain Bolt. Despedida que contó una historia inesperada, con  el jamaicano llegando en tercer lugar y con la medalla dorada para el estadounidense Justin Gatlin.

El bronce de Bolt fue, sin duda, un resultado sorpresivo, pero la victoria de Gatlin, además del segundo lugar del también norteamericano Christian Coleman, deja una carrera con muchas reflexiones por hacernos.

Por un lado, está que la edad del hombre más rápido de la historia, con record en los 100 y 200 metros planos, quizás le pasó la cuenta considerando que fue el segundo más lento en salir de los tacos, con una reacción de 0,183 segundos. Bolt ha reconocido, en una declaración al diario AS de España, que la salido lo mató.

Por otro lado, la victoria de Justin Gatlin no deja de sorprender. El hombre más abucheado en la premiación, con hoy 35 años, logró la medalla de oro habiendo sido suspendido por doping en dos ocasiones; primero en 2001, con dos años, y luego en 2006 con una sanción que bajó de ocho a cuatro años. A pesar de ello calló a todo el estadio londinense.

A todo lo anterior se suma un meritorio segundo lugar de Coleman, que tan solo con 21 años logró ganarle dos veces al jamaicano en un mismo día, tanto en semis como en la final. El norteamericano da muestra del desarrollo de los atletas en países que producen constantemente medallas de oro.

En Estados Unidos el apoyo económico a los deportistas es constante independiente de los resultados que obtengan en las olimpiadas o competencias. En tanto Jamaica pone en el atletismo un apoyo particular desde todas las esferas de la sociedad, a los campeonatos infantiles acuden por lo bajo 30 mil personas y las actividades son retransmitidas a lo largo del país.

La experiencia en un deporte como el atletismo no asegura la victoria, sino el trabajo que los atletas llevan como un modo de vida. El esfuerzo, la dedicación, el compromiso y la formación –en estos países- es algo que se considera como válido y se facilita, no se deja de lado, se asume como un compromiso del Estado.

El adiós de Bolt no borrará nada de lo que hizo, porque sus 9,58 segundos en 100 metros y sus 19,19 segundos en 200 metros -ambos conseguidos en el mundial de Atletismo de Berlín-, Sin duda lo convierten en un mito. Una leyenda.

Solo queda plantearnos cómo queremos vivir el deporte en este país. De qué manera queremos promoverlo, con qué intención y con qué fondo. Porque la situación monetaria y deportiva de la Federación de Atletismo da cuenta de una realidad que no logra, ni puede actualmente, dar el acompañamiento adecuado a los deportistas.

Comentarios

Canción actual

Title

Artist