En octubre de 2019 la ciudadanía argentina evaluará las promesas y el desempeño del ingeniero civil en la Casa Rosada. Aquí se presenta una síntesis de los puntos más importantes para entender al país trasandino durante estos últimos cuatro años.

Por Malena Julieta Matteri e Ignacio Bravo de Laguna

Gane o pierda la reelección, el Presidente argentino, Mauricio Macri, podrá marcar un hito en la historia Argentina: Desde la irrupción de Juan Domingo Perón en la política, a mediados del siglo XX,  ningún mandatario no peronista ha podido completar su período democrático.

Más allá del antecedente histórico, el paso por la Casa Rosada del ex presidente del popular equipo de fútbol Boca Juniors, será evaluado por la ciudadanía en octubre de este año, cuando el país elija Presidente y Vicepresidente, gobernadores provinciales, diputados y senadores.

Macri, quien anteriormente fue Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por dos períodos consecutivos, asumió la Presidencia de la Nación el 10 de diciembre de 2015 con el respaldo de la coalición política “Cambiemos”. Desde entonces, comenzó a desarrollar la planificación para estabilizar el país a través de reformas económicas, tratados internacionales, entre otros aspectos.Sin embargo, ¿cómo llevó el país estos años?

Este es el punteo para ir comprendiendo la Argentina de Macri escrito por dos jóvenes argentinos:

1) Elecciones 2019

En este año electoral se vota por un presidente y vicepresidente con un mandato de 4 años, hasta 2023.Además, se eligen  ciento treinta diputados nacionales y veinticuatro senadores.

Según las encuestas , solo un poco mas del tercio de la población votaría al actual mandatario argentino quedando segundo en la carrera electoral superado por la ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. Pese a las acusaciones de corrupción y lavado de dinero que la incriminan, la denominada “señora K” recibiría  el 43,8 % de los votos.

En las elecciones del año 2015 Macri obtuvo el segundo lugar en la primera vuelta, obteniendo 34,15 % de los sufragios casi tres puntos porcentuales detrás del candidato oficialista, Daniel Scioli. Sin embargo logra una victoria ajustada en el ballotage, alcanzando el 51,34% de las preferencias. 

Históricamente los años electorales en el país trasandino conllevan incertidumbre y desequilibrios. La economía parecería repuntar y la inflación bajar. Es una estrategia política donde las promesas  impactan en las urnas, obras públicas que paradójicamente terminan en años electorales y campañas comprometidas a un futuro mejor que nunca llega, refleja a lo que se enfrenta la sociedad argentina en este año.

Fuente: Perfil

2) Movimiento juvenil

Actualmente, en el país la juventud está más despierta que nunca. Las y los adolescentes comenzaron a  caminar por las calles por sus derechos, por sus intereses y por aquello en lo creen, y no parece haber nadie que pueda silenciar las marchas en la Avenida 9 de julio, (la más importante de Buenos Aires), y en los pequeños pueblos del interior. Los temas han sido variados: aborto legal, la educación sexual integral, el estado laico y los  femicidios, entre otros, asuntos que podrían incitar nuevas movilizaciones durante 2019.

Sin embargo, las marchas no son la única herramienta de protesta. La juventud también se hace escuchar de otras formas: desde las aulas, debatiendo con sus compañeros y con sus amigos, sacando fotos, publicando en las redes sociales, grabando vídeos… Hoy el diálogo social es diferente y se construye también desde plataformas virtuales.

La voz de la nueva generación grita más fuerte que nunca. Argentina se enfrenta a un panorama completamente diferente al de las últimas décadas en lo que respecta a protestas: grandes multitudes de jóvenes se acercan a las plazas, a los municipios, a las escuelas, a las avenidas para hacerse escuchar. Hoy, lxs adolescentes y jóvenes nos estamos posicionando desde un lugar diferente en la sociedad: ya no somos niños.

3) G-20: ¿Argentina se abre al mundo?

Es de público conocimiento que la llegada del G-20 a nuestro país ha sido un hecho revolucionario en varios aspectos. Gran parte de la población se opuso a la realización del evento en Argentina, por lo que durante la previa se han presenciado diversas protestas. Por otro lado, los protocolos de seguridad obligaron a realizar cortes de transporte en toda la Capital Federal y se multiplicaron los resguardos tras una alerta por un posible atentado en la ciudad. Las aberrantes imágenes del bus que trasladaba al plantel de Boca Juniors apedreado por hinchas de River Plate en su llegada al estadio Monumental el día de la final de la Copa Libertadores, no hizo más que acentuar la incertidumbre: ¿podría la policía contener y custodiar aquel evento si no pueden controlar los partidos de fútbol? Por suerte, podemos decir que la seguridad fue un éxito.

Desde nuestro punto de vista, con la cumbre del G20 Argentina se abrió al mundo. Actualmente, todo desarrollo gira alrededor del concepto de “globalización”: La tecnología es la herramienta de comunicación más importante estos días, donde los teléfonos ya no sólo sirven para mandar mensajes y llamar, sino que se convirtieron en computadoras portátiles.

Por lo tanto, que el G-20 se llevará a cabo por la República Argentina generó un avance para nuestro desarrollo global. Si bien lo que más se critica del G-20 es que fomenta también nuestro tratado con el Fondo Monetario Internacional, déjenos destacar también los otros aspectos:

  • Se promovió la cultura: El evento de bienvenida se llevó a cabo en el Teatro Colón, el cual el año pasado fue clasificado como uno de los mejores del mundo. Por otro lado, se trajeron bailarines de todo el país para que se presenten en este teatro. Los estilos musicales fueron variados, representando diferente culturas a lo largo de nuestro territorio, así como también lo fueron las coreografías.
  • El gobierno logró un reconocimiento mundial por su destacable papel como mediador entre las diferentes tensiones políticas y económicas que existían entre los países que asistieron al G-20. Y debemos recordar que se enfatizó luego del encuentro en que los resultados que se obtuvieron fueron “concretos y prácticos”.
  • La cumbre dejó noticias y balances positivos en los ámbitos de la economía y sociedad. Si bien no se pudo avanzar sobre el cambio climático debido a la fuerte postura de Estados Unidos en contra de este tópico, en el resto de la agenda se tuvieron debates fructíferos.
  • Argentina consolidó su imagen ante la comunidad internacional debido a su desempeño en la cumbre.

Si bien quizás fue un momento complicado para llevar a cabo un evento internacional de esta magnitud, claro está que el G-20 marcó un antes y un después en la Argentina que nosotros conocemos.

4)Agricultura.

Como buen país de la periferia,  Argentina depende fundamentalmente de la producción primaria. Mucho antes de que Mauricio Macri sea elegido Presidente, el campo y el gobierno “Kirchnerista” tenían  una relación turbulenta donde los altos impuestos a las exportaciones, los paros y cortes de ruta afectaron la economía del país.

Históricamente, la república hermana era considerada “El granero del Mundo”, debido a sus relaciones con  diversos países que participaban de la Segunda Guerra Mundial.Según la OEC,El observatorio de la Complejidad Económica, la Argentina es el principal exportador mundial de harina de soja, participando en el 43% del mercado global de esta Commodity y unos de los mayores productores mundiales de cereales y productos agroindustriales. Los principales mercados donde se destacan los productos argentinos son: Estados Unidos, Brasil, Chile, China y Vietnam.

En los últimos 2 años el país vecino atravesó un periodo de grandes inundaciones, las cuales afectaron a más de 10 millones de hectáreas, para luego empezar con un periodo de sequías que desequilibraron totalmente las cosechas y la geografía del lugar. El sector frutihortícola es otro eslabón que nutre las arcas argentinas gracias a la más de ochocientas mil toneladas de frutas exportadas donde sobresalen la pera, el limón, la manzana y la cereza entre otras.

5) Tarifazos: Conflicto Latente

A partir de 2016 el Gobierno inició una serie de ajustes a los servicios básicos y el transporte público en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, eliminando subsidios implementados tras la devaluación del peso, lo que en la jerga popular se ha conocido como el “tarifazo”.

Estas medidas tuvieron repercusiones económicas, sociales y políticas. Hace tres años se inició con el aumento de la nafta (gasolina) y el GNC, convirtiendo a Argentina en uno de los países con precios más altos de Latinoamérica de los productos mencionados. Se estipula que para mediados de este año la electricidad subirá un 43% y el gas un 35%. Desde el 2016, el costo de los colectivos en el Gran Buenos Aires ha incrementado hasta un 414%.

Las movilizaciones sociales no tardaron en llegar y se mantienen hasta hoy en día. Marchas en las calles y protestas muestran la disconformidad de la sociedad frente a la postura del gobierno.

Sin embargo, el presidente de la Nación el año pasado justificó las medidas tomadas con el siguiente argumento: Es mentira que los subsidios al gas y electricidad no los paga nadie, los pagamos todos con más inflación y con deuda porque para pagar la energía tenemos que pedir plata (dinero) prestada, lo que nos genera una deuda a futuro que van a tener que pagar nuestros hijos y nietos. Esa es la mochila que les estamos dejando”. Luego añadió: “Sé lo que pesa una actualización de tarifas, sé lo que pesa en el bolsillo de ustedes, sé que no es fácil. Si hubiera habido otra manera, créanme que lo habría hecho”

María Eugenia Vidal, la gobernadora de la provincia de Buenos Aires y aliada política de Macri, respaldó los comentarios del Presidente aclarando que durante los gobiernos kirchneristas las tarifas eran irreales.

Mientras tanto, en el resto de las provincias , los costos por los mismos servicios suelen ser mucho más elevados que lo que acostumbraba el Gran Buenos Aires.

6)Cultura: Rasgos de una población.

La cultura Argentina fue siempre un elemento a destacar. Su amplia variedad y su fuerte presencia en la vida diaria de los argentinos y argentinas nos permite clasificarla como uno de los aspectos más importantes del país.

Desde nuestros artistas nacionales en los diferentes géneros musicales como lo es Charly García en el rock, junto a Soda Stereo, Andrés Calamaro y Luis Alberto Spinetta o Soledad Pastorutti y Mercedes Sosa en los ritmos folklóricos hasta nuestros grandes bailarines de reconocimiento internacional como Paloma Herrera, Julio Bocca, Maximiliano Guerra y Mora Godoy y pintores como Quinquela Martín, quienes dejan su marca en la sangre argentina.

Una triste característica económica de la Argentina de Mauricio Macri son los recortes laborales. Este fenómeno golpeó también a la cultura dejando a 80 bailarines y bailarinas del Ballet Nacional de Danza (organismo público para la inclusión social) sin trabajo.

Más allá de esto, la actual Argentina se destaca por la participación cultural con la sociedad,como es el caso de el mundial de tango,competencia internacional organizada por el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, recibiendo a medio millón de espectadores y amantes de la “milonga”. Además, el Ministerio de Cultura mantiene una agenda activa, ofreciendo constantemente actividades para todas las edades.

En síntesis…

El gobierno de Mauricio Macri se concentró principalmente, como él ha dicho en reiteradas ocasiones, en la apertura de nuestro país al mundo. La llegada de la cumbre del G-20 fue probablemente uno de los mayores disparadores de Argentina hacia la comunidad internacional debido a su desempeño  como mediadora entre aquellos países que hoy tienen tensiones político-económicas.

La contracara de eso es la disconformidad social y los sucesivos golpes que los ajustes le han asestado a los residentes de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. Esta parte del país concentra una gran parte del electorado, por lo que -aunque sea justa- estas medidas pueden tener serias consecuencias electorales.

Los ajustes y las constantes movilizaciones del pueblo argentino (como fue en el caso de los docentes) permiten dudar sobre una reelección afianzada, sin embargo estamos seguros de decir que  muchas cosas cambiaron para bien, como es el caso de la lucha contra el narcotráfico y la corrupción dando una luz de esperanza hacia una Argentina mejor donde no haya grietas banales y agresivas, sino una democracia de la cual estemos orgullosos y orgullosas de tenerla como lo que es, un derecho.

*Este artículo fue realizado por dos jóvenes argentinos de 16 años, quienes realizaron una pasantía en Radio JGM.

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA