Llamado de atención

Escrito por el 23 Marzo 2019

Un terremoto es lo que ha vivido el Club Universidad de Chile en los últimos tiempos. Eliminados de Copa Libertadores, derrotas y un bajísimo nivel en el Torneo Nacional, la salida del Director Técnico y del presidente de la concesionaria a cargo, además de amenazas de muerte.

Y es que la salida de Frank Darío Kudelka de la banca azul dejó varios heridos y también reveló hechos que desde la interna no querían que vieran la luz.

El medio día del 13 de marzo, el ex DT de Talleres de Córdoba abandonaba el Centro Deportivo Azul y con ello también alentaba a Sabino Aguad -actual gerente deportivo del club- a dar un paso al costado por “hidalguía”. Pero los problemas no iban hasta ahí. Según varias fuentes confirman, el reemplazante de Kudelka estaba listo desde antes que el trasandino expusiera su renuncia.

Alfredo Arias llegó como reemplazante de “Triple K”. El problema es que el uruguayo había arribado al país mucho antes de que el trasandino presentara su renuncia.

Este hecho hizo estallar la bomba y los miembros del consejo se lo hicieron saber al rector Ennio Vivaldi. Es así como Andrés Weintraub y Carolina Coppo le manifestaron a la testera de la Casa de Estudios que: “En los últimos días se han producido situaciones complejas a raíz del cambio de director técnico del primer equipo y estimamos que manejo de la situación ha sido inadecuado y en particular algunas declaraciones muy desafortunadas del entrenador“, haciendo alusión también a las declaraciones machistas de Arias tras la derrota frente a Universidad de Concepción durante el fin de semana.

Es de suma importancia que la Universidad, dueña del nombre, de los símbolos y del honor  de la institución ponga un freno al descontrol que se vive al interior del club. Se sabe que con la salida de Carlos Heller nada se solucionará y que el problema no comenzó con él, sino que fue antes: el culpable de todo tiene nombre y apellido y ese es José Yuraszeck. 

El mal gasto en refuerzos que nunca dieron resultados, promesas incumplidas como el anhelado estadio, son agravantes para lo que tuvo en su gestión el implicado en el caso chispas a fines de los ’90. Además, de manera cobarde acusa a Heller como el culpable de lo que sucede hoy en el club.

Si bien no intento defender la labor del hijo de Liliana Solari, tampoco busco justificar el desempeño de la concesionaria luego de la quiebra.

Urge totalmente una intervención profunda por parte de quienes son los reales dueños del club: los hinchas y la casa de estudios.

Hago el llamado para que la U vuelva al sitial donde pertenece, con lo éxitos deportivos, con la camaradería y con el ejemplo para un país, tal como se vivió en los ’60.

Señor rector, a usted le hablo: ¡por favor, hágase cargo de mi amado club!

Foto: Rosario Soto | Tomada en la presentación del técnico Frank Darío Kudelka

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA