Políticas públicas son insuficientes para acabar con el trabajo infantil en Chile

Escrito por el 13 Junio 2019

Pese a que Chile tiene bajas cifras de trabajo infantil en comparación a la región, el Estado tiene una deuda en la materia debido a que las propuestas de las autoridades no van en la línea de la protección de los derechos de niños, niñas y adolescentes. 

Foto de The times Chile

Este miércoles se conmemoró el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, lo que nos recuerda que a nivel global 108 millones de niños y niñas trabajan en la agricultura, la ganadería o la pesca, quienes se exponen a riesgos y extensas jornadas de trabajo según cifras de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

En comparación a la realidad latinoamericana, Chile es uno de los países con menos población infantil trabajadora en la región, como lo señalan datos del 2018 del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, que indican que 220 mil niños entre 9 y 17 años trabajan.

Asimismo la cartera indicó que un 26% de entre 15 y 17 años, en su mayoría niñas, realizan labores de cuidados de otras personas, que pueden ser menores como ellos, enfermos o ancianos. En tanto, a nivel general, los niños se desempeñan en el comercio (almacenes familiares, negocios, ferias libres, mercados) como vendedores ambulantes y en el sector agrícola.

A esas cifras se suma que un 6,9% de la población entre 5 y 17 años se ven obligados a trabajar, de los cuales tan solo el 03,% lo hace de manera protegida. Por lo mismo, el 2018 se registraron 73 denuncias por vulnerar la normativa laboral en materia de trabajo infantil ante la Dirección del Trabajo.

Soluciones gubernamentales

“Quiero partir pidiendo perdón como sociedad a los más de 200 mil niños, niñas y adolescentes” es lo que dijo Sebastián Piñera cuando se conmemoraba esta misma fecha en 2018.

Considerando que los menores que trabajan mayoritariamente viven en condición de vulnerabilidad ya que un 60% de ellos pertenecen a los dos quintiles más pobres de nuestro país, el gobierno presentó el “Proyecto Empleabilidad de familias de niños trabajadores”, una iniciativa que entregaría herramientas para que los adultos cuyos hijos menores de edad trabajan puedan conseguir empleo.

A un año de este anuncio, es importante recordar que el proyecto contó con un plan piloto que fue ejecutado el 2017 y que dejó resultados poco favorecedores. De los 60 adultos intervenidos, 47 fueron certificados y solo 15 de ellos obtuvieron contratos de trabajo.  

El rechazo a este proyecto fue compartido por la directora ejecutiva de la Asociación Chilena Pro Naciones Unidas (ACHNU), Francis Valverde, quien indicó que “es un piloto que muestra una posibilidad pero que evidentemente no es una solución a la problemática del trabajo”.

La también experta en DDHH y Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, agregó que en Chile “se trabaja en una sociedad con un Gobierno y un Estado que no les reconoce los derechos a niños y niñas porque no tiene una Ley de Protección del Derecho. Todos los otros derechos están siendo conculcados y vulnerados, porque no hay protección efectiva para ese niño o niña que está trabajando por necesidades económicas de la familia“.

Ir a descargar 

Frente a esto, organizaciones llaman a trabajar para ampliar las expectativas y aspiraciones en la educación formal, como herramienta que generará una mejor calidad de vida a nivel individual y familiar, así como a fomentar espacios para denuncia malas prácticas.

Foto de The Times Chile

Iniciativas vergonzosas que vulneran derechos

Por otra parte, el Alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, anunció la creación de una “brigada encubierta” compuesta por menores de edad para fiscalizar la venta de alcohol a adolescentes en la comuna. La propuesta consistiría en que los jóvenes finjan ser clientes para identificar los locales que no cumplen con la ley que prohíbe la venta de alcohol a menores de edad.

Lo anterior, a pesar de que la legislación chilena prohíbe el trabajo de menores de 15 años y establece que entre los 15 y 18 años de edad pueden trabajar siempre y cuando cuenten con una autorización legal, no tengan que interrumpir sus estudios y no se expongan a tareas peligrosas.

Un proyecto fuertemente criticado por distintas entidades y organizaciones que velan por la niñez. Francis Valverde acusa que esto expone seriamente la integridad de los niños y califica esta iniciativa como vergonzosa.

Esa propuesta de brigadas encubiertas es convertir a niños y niñas en delatores, es trabajar desde la perspectiva del espionaje, es la utilización de los niños de manera burda. Creo que es altamente vergonzoso. Estas ideas dan cuenta que no entienden nada acerca de los derechos de las niñas y niños. ¿Cómo los van a usar para que acusen a botilleros que venden alcohol a menores de edad? Es una responsabilidad del Estado, del Municipio, de los inspectores, quienes no deberían recibir coimas y que deberían ser parte real de la protección de niños y niñas, y no al revés que los pongan en una situación de alto riesgo“, señaló Valverde.

Ir a descargar

Otros proyectos del mismo Lavín en Las Condes como el toque de queda para menores de 14 años van en la misma línea de vulnerar su libertad.  Surge confusión sobre cuales son los derechos de niños y niñas que se quieren fomentar y defender cuando todavía no se avanza en la tan necesaria Ley de Protección Integral de los Derechos de la Niñez.  

Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), urge erradicar “todo trabajo que priva a los niños de su niñez, su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico”.

Pese a que el año pasado el Presidente aseguró que le pondría fin, el trabajo infantil es una problemática que en Chile sigue latente.

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA