Por los derechos de niños, niñas y adolescentes: ¿En qué están los proyectos de filiación lesbo y homoparental?

Escrito por el junio 16, 2021

Mientras el matrimonio igualitario se  discute en el Congreso, la posibilidad de que parejas del mismo sexo -casadas o no- puedan adoptar ha vuelto a tomar fuerza en el debate público. Actualmente en Chile no se reconocen los vínculos filiativos al interior de las familias homoparentales, lesbomaternales o transparentales, vulnerando los derechos de sus hijos e hijas. En Radio JGM revisamos los tres proyectos de ley que podrían poner fin a esa injusticia.

Actualmente en Chile no se reconocen los vínculos filiativos al interior de las familias homoparentales, lesbomaternales o transparentales, vulnerando los derechos de sus hijos e hijas

Actualmente en Chile no se reconocen los vínculos filiativos al interior de las familias homoparentales, lesbomaternales o transparentales, vulnerando los derechos de sus hijos e hijas

Con la discusión del proyecto de matrimonio igualitario en la Comisión de Constitución del Senado, ha vuelto a tomar fuerza una aspiración largamente esperada por las familias lesbomaternales, homoparentales y transparentales: que se consagre legalmente el vínculo de filiación con sus hijos o, lo que es lo mismo, que el Estado reconozca a los niños y niñas de familias diversas todos los derechos que se desprenden de la filiación.

Bajo la normativa vigente, en Chile no se reconoce ni se protege a las parejas del mismo sexo que crían juntas a sus hijos e hijas, quienes enfrentan una completa desprotección legal.

Derechos que corresponden a todos los niños y niñas en sus relaciones familiares -alimenticios, hereditarios, patrimoniales, de seguridad social, o a ser cuidados, protegidos y educados por sus madres o padres, entre otros- no están garantizados por el Estado, en tanto no se reconoce el vínculo familiar existente entre padres o madres homosexuales y sus descendientes.

La integrante de la colectiva Familia es Familia, Claudia Amigo, ejemplificó el problema a partir de su historia como madre gestante de una adolescente de 16 años, cuyo lazo filial es reconocido por el Estado, caso contrario al de su pareja, quien -por no gestarla- no es reconocida como madre y no tiene derechos filiativos sobre su hija.

En sus palabras, “la madre no gestante no tiene derecho alguno a proteger a nuestra hija, quien queda como hija de madre soltera para todos los efectos. Si tenemos una emergencia, y nos ha pasado, no permiten que su mamá no gestante entre a verla al hospital. Es una cuestión inhumana”.

Recientemente, la Fundación Iguales dio a conocer los resultados de la segunda versión de la encuesta #SomosFamilia, que destaca que dos de cada tres hijos e hijas de parejas del mismo sexo tienen la necesidad de reconocimiento de filiación por parte de una madre o un padre, y que en servicios del Estado es donde se sienten más frecuentemente discriminados.

Más allá de las dos sentencias judiciales excepcionales que han reconocido la comaternidad de madres lesbianas, existen tres proyectos de ley que buscan hacerse cargo, al menos en parte, de esta vulneración de los derechos de los menores y sus familias.

Claudia Amigo es una importante activista y defensora de los derechos de familias homoparentales.

Claudia Amigo es una importante activista y defensora de los derechos de familias homoparentales.

Matrimonio igualitario y adopción

El proyecto que regula el matrimonio de parejas del mismo sexo, ingresado en septiembre de 2017 por el segundo gobierno de la presidenta Bachelet, contempla en su origen la opción de adoptar para todo tipo de matrimonios y el reconocimiento de filiación en parejas homosexuales que utilicen técnicas de reproducción humana asistida.

Aunque lo anterior significaría un avance hacia la igualdad de derechos, no es suficiente para los grupos de la sociedad civil que abogan por derechos filiativos para los hijos de parejas diversas.

En declaración conjunta, la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, Familia es Familia, Abofem y Organizando Trans Diversidades (OTD) plantearon que “el proyecto debe avanzar ineludiblemente hacia una reforma al sistema de filiación, sobre todo para incorporar derechos de filiación para parejas del mismo sexo, independiente de la existencia de vínculo matrimonial”.

El llamado de estas organizaciones es a incorporar en el proyecto a “niños nacidos a través de técnicas de reproducción asistida, familias ensambladas a través del reconocimiento voluntario, de la adopción por integración y la adopción en conjunto para aquellos hijos que no cuentan con una filiación ya determinada y que sean susceptibles a ser adoptados”.

Más aún, durante la mañana del 15 de junio, las indicaciones que incluían derechos de filiación para parejas de sexo fueron retiradas en la Comisión de Constitución del Senado que está discutiendo el proyecto de matrimonio igualitario.

Aunque se trataría de una estrategia legislativa que busca apurar la discusión en el Senado para luego reponer las indicaciones en la Cámara de Diputadas y Diputados, esta decisión ha suscitado críticas desde organizaciones de la sociedad civil y activistas que, aseguran, no fueron consultadas al respecto.

https://twitter.com/LatorreJI/status/1404860375573708809?s=20

Una acotada concepción de comaternidad

Un segundo proyecto fue ingresado el pasado 18 de mayo por su autora, la diputada Erika Olivera, y los también parlamentarios Carolina Marzán, Claudia Mix, Maite Orsini y Hugo Rey. Este, en particular, pretende incorporar al Código Civil una norma que expresamente reconozca la comaternidad de aquellas parejas de mujeres que voluntariamente acuerden someterse a técnicas de reproducción humana asistida y ser madres en conjunto.

Claudia Amigo opinó que “es un proyecto muy acotado porque solo habla de un tipo de familia compuesto por dos madres que pueden costear económicamente una técnica de reproducción humana asistida, dejando fuera a varios hijos e hijas que ya existen”.

“Me hubiese gustado que el grupo de diputados que ingresaron este proyecto muy acotado, muy clasista, hubiese conversado con la sociedad civil y con las madres, porque ahí tal vez tendrían un proyecto mucho mejor de lo que es ahora. Este proyecto algún día va a permitir que ciertas familias puedan reconocer a sus hijos, pero no está enfocado en la realidad, en las familias que ya existen, que necesitan derechos para sus hijos”, agregó.

En ese sentido, Amigo remitió a un proyecto “mucho más completo” que ingresó en 2016 al Senado, y que busca regular la filiación de parejas del mismo sexo en todos sus aspectos.

Las organizaciones civiles en pausa

Existe un proyecto previo que regula el derecho de filiación de los hijos de parejas del mismo sexo nacidos con apoyo de técnicas de fertilización asistida -como en el proyecto presentado este año por la diputada Olivera- que además incluye la posibilidad de reconocimiento voluntario de maternidad a la madre que comparte la crianza del hijo que no tiene filiación determinada y consagra la adopción para convivientes civiles.

Se trata de un trabajo de organizaciones civiles como la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, la Corporación Humanas y la colectiva Familia es Familia que ingresó en abril de 2016 al Senado con las firmas de los senadores Isabel Allende, Alfonso de Urresti, Felipe Harboe, Ricardo Lagos Weber y Adriana Muñoz.

Para la fundadora y coordinadora de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, Érika Montecinos, una de las principales ventajas de este proyecto es que permite que el reconocimiento de los hijos e hijas de parejas del mismo sexo sea voluntario, es decir, que no esté sujeto a la firma de un contrato como el matrimonio o el Acuerdo de Unión Civil.

Derechos de Filiación. Aton.

Derechos de Filiación. Aton.

“El tema de la filiación es natural para las parejas heterosexuales, pero a las homoparentales y lesbomaternales se les quiere obligar a firmar un contrato para reconocer a sus hijos. Nosotras decimos que no debe ser así necesariamente, muchas personas pueden tener visiones encontradas con el matrimonio: lo consideran una institución que no las representa, que está ligada a lo religioso, o muchos otros argumentos y eso hay que respetarlo”, expresó.

El proyecto fue aprobado en general en julio de 2020, más, pese a las presiones de las organizaciones civiles que están detrás de la propuesta, no ha tenido movimiento desde entonces. Actualmente se encuentra en segundo trámite legislativo, en la Comisión de Niños, Niñas y Adolescentes del Senado.

Al respecto, Claudia Amigo señaló: “Ojalá que lo antes posible vuelvan a discutir nuestro proyecto de ley en la Comisión de Infancia porque esto se trata de proteger los derechos de nuestros hijos, hijas e hijes, no del adultocentrismo ni de la necesidad de las parejas de ser reconocidas. Basta ya de ponerlos al final de las demandas, han sido demasiados años ya”.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist