Pascale Bonnefoy: “Que el Presidente llame al dueño de un canal de televisión porque algo no le gustó, es inconcebible en una democracia”

Escrito por el mayo 6, 2021

La periodista y académica del Instituto de la Comunicación e Imagen (ICEI) de la Universidad de Chile, conversó con Radio JGM sobre la crisis que enfrenta el periodismo en Chile y la importancia de resguardar la Libertada de Prensa y Expresión. «Debemos evitar que los medios de comunicación sean tan concentrados en Chile y junto a esto fortalecer y asegurar la libertad de expresión y el derecho a la información pública», enfatizó.

Pascale Bonnefoy Miralles es una destacada periodista, corresponsal de The New York Times y académica del Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile. A lo largo de su trayectoria ha publicado los libros “Cazar al Cazador. Detectives tras criminales de lesa humanidad” (2018), en donde relata la historia de los agentes de la PDI encargados de detener a los criminales de la dictadura; y “Terrorismo de Estadio: Prisioneros de Guerra en un Campo de Deportes” (2005), sobre la utilización del Estadio Nacional como centro de detención durante la dictadura.

En medio de su labor de investigación, a fines de agosto del 2016, Bonnefoy fue víctima de investigaciones ilegales por porte del Ejército. Coincidentemente, en ese momento la periodista se encontraba reporteando para la segunda edición de su libro “Terrorismo de Estadio”.

Recientemente este hecho ha vuelto a la noticia, ya que en la investigación de Ciper Chile«Espionaje del Ejército a Mauricio Weibel: Fiscalía indaga monitoreo militar a otros cinco periodistas»  se confirmó que la Dirección de Inteligencia del Ejército (DINE) no solo había espiado al periodista Mauricio Weibel, solicitando datos al Registro civil, sino que también a otros cinco periodista que han dedicado su vida a la labor de investigación en casos de corrupción y violaciones a los derechos humanos durante la dictadura. Dentro de ellos, se encontraba Pascale Bonnefoy Miralles. 

Radio JGM conversó con la autora, quien se refirió al momento actual que vive el periodismo en Chile y la deuda en materia de Libertad de Prensa y Expresión.

Teniendo en cuenta los llamados por parte del Gobierno y Ejército a distintos medios de comunicación por su contenido, y además del espionaje a periodistas, del cual usted también fue víctima ¿por qué cree en un proceso constituyente, en que debería primar la democracia y el respeto por ella, vemos estos ataques a la libertad de expresión? y ¿qué mensajes se desprende de esto?

Yo creo que el hecho de que estemos viendo estas situaciones resalta aún más la necesidad de armar una nueva Constitución, y a la vez, fortalecer el derecho a la libre expresión y también el derecho a la información de las personas. Porque cuando se habla de libre expresión, no solamente se refiere a los periodistas o a los medios de comunicación, sino que también a todas las personas. El hecho de que el presidente haya llamado al dueño de un canal de televisión porque algo no le gustó o no le pareció, es inconcebible en una democracia plena y refleja una falta de comprensión de lo que es el rol de los medios de comunicación, de la prensa y de los periodistas.

A la vez, respecto de la constituyente y el rol de las Fuerzas Armadas, yo creo que va a ser un imperativo definir muy bien cuál es el rol, las competencias y la subordinación civil a las Fuerzas Armadas. No todo se puede incluir en una Constitución, pero sí se puede de ella desprender una legislación bastante clara y explícita respecto del rol de los servicios de inteligencia, la fiscalización y los controles de la Fuerza Armada. En una democracia plena que respeta al rol de la prensa, no puede haber Fuerzas Armadas que estén escribiendo cartas a canales de televisión porque no les gustó algo, más encima por un sketch humorístico, eso no va de acuerdo con la democracia a la que deberíamos aspirar.

Cuando se habla de libre expresión, no solamente se refiere a los periodistas o a los medios de comunicación, sino que también a todas las personas.

Pensando en el proceso de renovación constitucional ¿cómo cree usted que debiese ser pensado e incorporado la defensa de la libertad de prensa en un texto constitucional?

Lo que se puede tener es una afirmación general de principios en la Constitución, pero el especifico tiene que ser parte de la legislación. Lo que se puede establecer en una nueva legislación es el derecho a la información de la ciudadanía. Respecto a la Constitución actual, se protege contra el monopolio estatal de los medios de comunicación, pero nada dice respecto a los monopolios y oligopolios de los medios privados. Debemos evitar que los medios de comunicación sean tan concentrados en Chile y junto a esto fortalecer y asegurar la libertad de expresión y el derecho a la información pública.

Como corresponsal del prestigioso medio New York Times ¿qué diferencias principales destacaría sobre el tratamiento periodístico de la cobertura a los grupos de poder en Estados Unidos y en Chile? ¿cuáles son las condiciones que marcan la diferencia?

Yo creo que la gran diferencia es la actitud con respecto al rol de los medios. El mismo Trump ha sido objeto de veinte mil burlas humorísticas en reportajes duros sobre sus impuestos, sus conexiones, las cosas que ha hecho e incluso hasta de su vida privada. Ante esto, los medios fueron atacados y burlados por él, pero no se andaban encarcelando ni espiando a los medios de comunicación ni a los periodistas, porque hay una tradición más fuerte y larga de respeto al rol de la prensa y su rol fiscalizador. Yo creo que aquí no se ha aprendido mucho de eso. La prensa no está ahí para atacar el Gobierno o a las personas u organizaciones, sino para fiscalizar el poder, es el rol que está llamado a cumplir el periodismo.

En Estados Unidos se entiende un poco más eso, por ejemplo, si alguien está haciendo un reportaje sobre una empresa o una persona que está siendo denunciada, cuando a esta persona hay que pedirle su versión, hay una mayor disposición a responder, porque es el rol del periodista, aquí simplemente son ignorados.  Son ignorados cuando se pide una entrevista con un empresario, un político o con alguien del poder para que responda tal y cual cosa o pueda decir sus comentarios. Se confunde el contenido de lo que se está reporteando con las intenciones del periodista.  Muchas veces con los reportajes negativos, tienden a pensar que es una suerte de campaña de destrucción del periodista, en vez de su trabajo de exponer la realidad, lo que está pasando, sin una intencionalidad política detrás esto.

La prensa no está ahí para atacar el Gobierno o a las personas u organizaciones, sino para fiscalizar el poder, es el rol que está llamado a cumplir el periodismo.

Entonces, ¿considera que hay una falta de claridad con el rol de los y las periodistas en Chile?

Claro, en cuanto a su rol en una sociedad democrática y su rol fiscalizador del poder. Se tiende a confundir el contenido con el mensajero. Es lo que pasó con el ministro París, cuando hicimos un reportaje sobre la pandemia en Chile y la campaña de vacunación, en la que por lo demás no pusimos nada del otro mundo, ni nada diferente a lo que otros estaban reporteando, pero la reacción del ministro fue casi como que fuese una cosa personal, intencionada, como que dos grandes medios internacionales nos coludimos para dañar la imagen del país o algo así. Eso es ridículo, no es así. Estábamos reporteando una situación con hechos, con datos y con opiniones de las fuentes. Son las fuentes las que dijeron lo que dijeron. Yo creo que esa es la confusión que existe.

Reportaje sobre la pandemia en Chile

A pesar de la rápida campaña de vacunación contra la COVID-19 en Chile, los casos aumentan

A pesar de la rápida campaña de vacunación contra la COVID-19 en Chile, los casos aumentan, courtesy of The New York Times

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist