Organizaciones de Ñuñoa exigen cuarentena total sin divisiones

Escrito por el abril 8, 2020

Segregación, falta de acceso a la salud, tercera edad expuesta, nula conexión con las autoridades comunales. Éstas son algunas de las demandas que dirigentas de Ñuñoa expresaron ante la instrucción del gobierno de dividir la comuna en dos y dejar a algunos sin cuarentena. «Nos pareció impresentable», señalaron. 

Foto: Agencia Uno

Este martes el ministro de Salud, Jaime Mañalich, anunció que se suspenderá, desde el lunes 13 de abril, la cuarentena para las comunas de Lo Barnechea, Vitacura, Providencia, mitad sur de Ñuñoa, al sur de Av. Matta y Blanco Encalada en Santiago. Mientras que desde este jueves comenzará la restricción para la zona poniente de Puente Alto. Todo esto, debido a la propagación del coronavirus.

Ante el anuncio, organizaciones sociales y juntas de vecinos de la comuna de Ñuñoa se manifestaron en contra. Para ellos «Ñuñoa es una sola» y exigen que la cuarentena sea generalizada, sin discriminación, ya que se está dejando afuera a la población más vulnerable, comentan.

Para la presidenta de la Junta de vecinos nº9 General Sucre, Mireya del Río, esta noticia la recibieron con mucho asombro, ya que se fomenta la división de una comuna.

«Tenemos el propósito de que Ñuñoa está unida, de que no hayan estas diferencias. La situación del país está reflejada en nuestra comuna, toda esta segregación, la exclusión de una parte de la población. Entonces que esto fuera ratificado por  por una política  sanitaria, que discrimina a una parte de la población, nos pareció impresentable. Fue muy impresionante ver esta división plasmada en una política, es como los pobres que trabajen y se sacrifiquen y los más acomodados, hacemos cuarentena«, remató.
.

Ir a descargar

La segregación que menciona la dirigenta hace referencia a que en ese sector de Ñuñoa, correspondiente al sur de avenida Grecia, vive un importante grupo de población vulnerable, que se encuentra en condiciones de hacinamiento y que carecen de espacios comunes. A esto se suma que parte importante de la vecinos corresponde a tercera edad y que el sustento de muchas familias es el trabajo independiente.

Si bien esta descripción no es generalizada, ya que estos focos también se hayan en el sector norte, para la presidenta de la Organización Comunitaria Barrio Pucará, Camila Donoso, la medida del gobierno es preocupante, porque «la cuarentena debe ser para todos, sin distinción, más aún considerando que ya hay un fallecido».

A esta denuncia se agregan problemas de comunicación. Mireya del Río y Camila Donoso son parte del Consejo Comunal de la Sociedad Civil (Cosoc) de Ñuñoa, sin embargo, expresaron que no hay contacto con la municipalidad, es decir, no hay diálogo directo, «estamos en tierra de nadie», señaló Donoso. Mientras que para Mireya, el «Cosoc no ha sido considerado para nada, no hay ninguna voluntad».

Estallido e inmobiliarias

Las organizaciones de Ñuñoa se han unido para expresar sus preocupaciones, sin embargo, estos argumentos no son nuevos, ya que desde que comenzó la revuelta social en octubre pasado, han hecho el llamado a las autoridades de hacer algo por estas brechas en diversos sectores.

Para la integrante de la directiva de la asamblea Mujeres de Plaza Ñuñoa, Lucia Iraci, el sector sur vive la segregación desde diversos puntos, uno de ellos es vinculado a la pandemia, producto de la carencia de derechos sociales. En ese contexto, explicó que «no sabemos qué tanto acceso tienen las personas de la zona sur al test, considerando los gastos y el acceso«.

Asmismo, la también antropóloga, explicó que durante el estallido se dejó en manifiesto que la población necesita más acceso. «No basta con la remodelación de los edificios a propósito del terremoto, no basta con un pequeño cesfam o centro de salud que en estricto rigor no aborda de manera integral a toda la población porque no da abasto. Y también el tema  del acceso a las relaciones más  políticas de la comuna. Todo esto es parte de esa representación del estallido».
.

Ir a descargar

Uno de los problemas que han ido resurgiendo constantemente, y que son parte de la precarización de la vida, es la llegada de las inmobiliarias, quienes en el año 2017 anunciaron una inversión de US$2 mil millones en la llamada «Nueva Ñuñoa». Para Camila Donoso, esta situación se repite una y otra vez.

«Existen muchos edificios, incluídos megaproyectos, como el Mall Vivo Santiago o el megaproyecto Vicuña Mackenna 1500, o incluso en el Barrio Zañartu en donde existen 23 construcciones en una sola unidad vecinal. Todas estas construcciones están al sur de Grecia y están paralizadas por la cuarentena, pero van a poder reactivarse. Nos queda la duda de si esta es una medida sanitaria o más bien será una medida económica. Las políticas públicas claramente acá están al servicio de los grupos económicos», indicó.
.

Ir a descargar

La comuna de Ñuñoa es una de las tantas en Chile que ha alzado la voz en medio de la pandemia del Covid-19 por el acceso a la salud. Sin embargo, estas demandas son una y otra vez vociferadas por la ciudadanía, que se manifestó masivamente en las calles durante el llamado Estallido Social. Cantos de lucha que al parecer siguen siendo ignorados por quienes toman las desiciones, es decir el gobierno.

Comentarios

Canción actual

Title

Artist