Nicolás Bohme, Opes: «La propuesta de Kast es extremadamente irresponsable con nuestra economía»

Escrito por el noviembre 30, 2021

Radio JGM conversó con el economista y director del Observatorio de Políticas Económicas (OPES), Nicolás Bohme sobre las propuestas en economía de José Antonio Kast. El integrante de OPES apuntó a la falta de asidero en su programa y la falsa dicotomía entre buen desempeño económico y avanzar en derechos sociales.

Por Isidora Escobar y José Ojeda

Durante las últimas semanas, el programa del candidato de ultraderecha, José Antonio Kast, ha sido criticado de manera transversal por aspirar a cifras inalcanzables. Entre ellas, pretende llegar a un crecimiento del PIB tendencial del cinco al siete por ciento, entre tres y cuatro puntos porcentuales sobre la proyección del Banco Central.

Además, busca rebajar el 30 por ciento de recaudación tributaria, a través de impuestos a patrimonios e ingresos de alto valor. Es decir, rebajar el segundo impuesto de mayor captación de recursos después del IVA. 

Para profundizar en ello, Radio JGM conversó con el director del Observatorio de Políticas Económicas (OPES), Nicolás Bohme. El economista indicó que las propuestas del candidato del Frente Social Cristiano constituyen un sueño neoliberal y que es necesario tener en cuenta la experiencia de Trump de Estados Unidos.

Un déficit fiscal sin fondo

Desde OPES publicaron que el programa del candidato Kast propone reducir un tercio del ingreso en las arcas fiscales a través de imposiciones. ¿Es adecuado reducir el impuesto corporativo a las empresas de primera categoría, considerando la situación mundial de decrecimiento de la economía y crisis sanitaria?

– A nivel mundial, en general, ha sido muy difícil generar mecanismos tributarios eficientes que graven las rentas que provienen del capital. Eso tiene que ver con que, usualmente, hay diversos mecanismos de evasión tributaria: elusión, uso de paraísos fiscales o la postergación indefinida de las utilidades en empresas que van quedando empozadas en sociedades de inversión, y así nunca son retirados esos dineros por los dueños. Por lo tanto no pagan los impuestos que corresponden.

economía kast

Proyecto de ley de impuesto a los súper ricos. Foto: Radio UChile

La tendencia mundial va en buscar mecanismos para elevar la carga tributaria de estas personas de altos ingresos y patrimonios. La propuesta de Kast es un sueño neoliberal que no tiene ningún asidero. No es posible, en un país como Chile, bajar un tercio la recaudación del Estado como se desprende de sus propuestas, porque la pregunta entonces es en qué deja de gastar el Estado.

Por ejemplo, el presupuesto del Ministerio de Salud es menor a lo que sería esta reducción de ingresos del Estado enorme. Entonces cerramos el Minsal, los hospitales, los consultorios, y todavía no alcanzaría. Entonces empezamos a cerrar escuelas públicas, no hacemos más obras públicas. Se acaba la inversión pública, no hay más carreteras. Es algo que no es factible bajo ningún punto de vista. Chile no tiene las espaldas financieras para poder soportar aún mayores incrementos del déficit público que ya es alto.

Esto implicaría que empiecen a elevarse las tasas de interés que paga el Estado. Eso se traspasaría a los créditos hipotecarios y a los créditos que toman las empresas para poder invertir. El precio del dólar subiría aún más. Generaría una dinámica inflacionaria.

El candidato del Partido Republicano propone una Tarjeta Social Personal para el pago de gastos educativos y de salud, en el que se financiará con modalidad de impuesto negativo. Esto, con la finalidad de que las personas elijan cómo administrar este dinero, a diferencia de los bonos de Fonasa y las subvenciones en escuelas, en las que existe una subvención en donde los usuarios no intervienen. ¿Qué le parece la medida?

– No cuadran los números. La principal pregunta es de dónde sacará esos recursos. Él supone que el país crecerá del cinco al siete por ciento solo por el hecho de ser electo. No hay ningún asidero para plantear eso. Recordemos, de hecho, que Piñera prometió crecer al cuatro o cinco por ciento. Eso, por supuesto, no pasó. Nadie puede prometer tasas de crecimiento. Hay muchos factores que no dependen del Gobierno. Incluso, dicho sea de paso, si es que hubiera un aumento en el crecimiento, siempre cuando el país crece, los gastos del Estado crecen.

Una parte importante de los gastos del Estado son en salarios. No es verdad que solo con crecimiento vamos a financiar todo. Hay que seguir una restricción presupuestaria, y si no hay una agenda seria de impuestos a quienes tienen más, no se pueden implementar estas medidas de «alivio social».

Profundización en la precarización de la vida

En el punto 210 de su programa, Kast propone ir en dirección a pagar con base en tarea hecha y no tiempo trabajado. ¿Qué impacto tendría esto para la economía y qué implicaría para las y los trabajadores? ¿Es sostenible esta propuesta? ¿Se ha realizado en otros países en la actualidad?

– Esa es una propuesta bien extraña. Creo que es un sueño de algunas personas que quieren pagar menos a los trabajadores y trabajadoras. Pero, por supuesto, eso sería avanzar enormemente en la precarización de muchas personas y en no reconocer que las relaciones laborales, de lo que se tratan, es que una persona ofrece su tiempo de trabajo a cambio de un salario. De eso se han tratado las relaciones laborales cuando hay una relación de dependencia.

Por supuesto, también existen otros regímenes en que algunos trabajadores y trabajadoras, por ejemplo, utilizan boletas de honorarios cuando venden servicios particulares. Eso también se usa, pero no puede ser algo generalizable a las condiciones de trabajo de una empresa grande, en que el trabajo es asalariado.

Varias propuestas económicas del candidato de ultraderecha están orientadas al incremento en la remuneración de Carabineros y PDI, aumento en el presupuesto militar, pensiones de FFAA. ¿Cómo impactaría esto a la economía chilena y esto es acorde con la realidad que vivimos post-revuelta social y pandemia?

– No tiene ningún sentido pensar en subir las pensiones solamente a las FFAA, lo que hay que hacer es subir las pensiones a todas las personas. Para eso, sin duda, es necesario hacer ajustes tributarios en la dirección contraria que propone Kast. Si llegara a ganar Kast, y se implementa su programa, será totalmente imposible que haya un aumento de las pensiones para las personas porque lo que plantea es bajar los impuestos en vez que subirlos. Son propuestas que no tienen ningún sentido respecto al contexto en que estamos. Solo avanzaría en precarizar más las condiciones de vida de las personas.

Trump: Un antecedente peligroso

¿Qué nos dice la experiencia internacional respecto a otros gobiernos de ultraderecha en materia económica y con propuestas similares? ¿Qué ocurrió, por ejemplo, en Estados Unidos o Brasil?

– El ejemplo de Trump es muy claro. La propuesta de Kast de bajar los impuestos a los súper ricos tiene su inspiración en varios gobiernos de extrema derecha. La última vez lo hizo Trump en Estados Unidos.

Trump bajó el impuesto a las empresas con el supuesto de que eso haría crecer la inversión, aumentaría el crecimiento económico, y por lo tanto, habría una recaudación adicional para el Estado. Nada de eso pasó. Simplemente, hubo un enorme incremento en el déficit fiscal en Estados Unidos.

El problema es que Chile no es Estados Unidos y no tiene las mismas espaldas para soportar un déficit tan alto y de manera tan prolongada. Somos un país en desarrollo y con condiciones distintas. Una propuesta así, aplicada a Chile, es extremadamente irresponsable con nuestra economía.

– ¿Por qué cree que a Kast se le asocia con un mejor manejo de la economía en comparación con Boric?

– Hay una idea preconcebida equivocada respecto a eso. Sin embargo, en los sectores de izquierda tenemos que hacernos una autocrítica. Se ha instalado la sensación, desde hace muchos años, de que la derecha sabe de economía y hace crecer al país, mientras que la izquierda entrega derechos sociales y estamos preocupados de la desigualdad.

Se piensa que hay que elegir entre una mejor economía o más derechos. Es una caricatura que no es real. Si uno mira la historia, ningún país se ha desarrollado siguiendo las políticas de libre mercado que propone la derecha.

Hay un trabajo de largo plazo para salir de esa falsa dicotomía entre el buen desempeño económico o la ampliación de derechos sociales. En la coyuntura electoral, es necesario explicar con mucha fuerza por qué la propuesta económica de Kast realmente no hace sentido y por qué es la izquierda quien está presentando una propuesta económica coherente para salir del estancamiento económico de los últimos diez años, junto con expandir derechos sociales universales.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



[No hay estaciones de radio en la base de datos]