Operación Cóndor: ¿Dónde están Magnet y Tamburini?

Escrito por el julio 16, 2018

Ella era socióloga militante del MAPU; él, médico argentino perteneciente al MIR. Se sentían en peligro y huyeron juntos al país trasandino. Hoy, sin pistas de su paradero, sus nombres engrosan la lista de casi 400.000 víctimas -entre detenidos, asesinados y desaparecidos- de la Operación Cóndor.

Durante una lluviosa tarde de julio de 1976, sonó el teléfono en la casa de la familia Magnet Ferrero. Una mujer que no se identificó pidió hablar con Alejandro Magnet, el dueño de casa, a quien le informó que su hija mayor, María Cecilia, había tenido un grave accidente en Argentina. La preocupación y el miedo embargaron el cuerpo de Alejandro. La mujer colgó.

No se trataba de un accidente. Durante las dictaduras de Augusto Pinochet y Jorge Rafael Videla, los nombres de María Cecilia junto al de su esposo argentino, Guillermo Tamburini, entraron a engrosar la lista de 376 mil 219 víctimas latinoamericanas -entre desaparecidos, asesinados y detenidos- de la Operación Cóndor, un plan de intercambio de información entre los países del Cono Sur para detener a los disidentes de las dictaduras.

María Cecilia es recordada como una mujer inteligente, sensible, un poco autoritaria, con varios talentos y ambiciones. Era socióloga y militante del Movimiento de Acción Popular Unitaria (MAPU). Su marido, médico de 32 años radicado en Chile, militaba en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Juntos huyeron de la represión de la dictadura militar, debido a que en Chile se sentían en peligro.

El escape no fue efectivo: en la madrugada del 16 de julio de 1976, su departamento de la Calle Córdoba 3300 en Buenos Aires fue allanado y saqueado por miembros del ejército argentino y el matrimonio fue detenido. El anillo de matrimonio de María Cecilia fue encontrado debajo de la cama.

Algunos testigos vecinos aseguraron que Willy se identificó como médico, se resistió y fue herido de bala. Otras voces dicen que encontraron en una celda un recado de María Cecilia: “Avisen a Willy Tamburini que estoy bien”. Pero pese a que hablen voces, el silencio y la duda siguen presentes.

Al igual que miles de jóvenes disidentes de la época, tras el golpe de Estado, María Cecilia y Willy quedaron indefensos frente a la persecución de las armas. Ella le dijo a su padre que estaban matando gente a diestra y siniestra. Él, sin creerle completamente, respaldó su idea de vivir en Argentina, cargando luego con la culpa y la duda por el resto de su vida, pese a intensas búsquedas y varios gritos de ayuda.

Intento de justicia

El 27 de mayo del 2016, algunos miembros de la familia Magnet vieron tomados de la mano la sentencia de cárcel de entre 8 y 25 años para 15 militares argentinos declarados culpables por crímenes de lesa humanidad durante el Plan Cóndor, tras un juicio de más de tres años. Una búsqueda de justicia que el Estado chileno ni ha intentado iniciar.

Entre las víctimas involucradas en el juicio había 22 chilenos. Entre los 22 chilenos estaba María Cecilia Magnet Ferrero. “Yo pude abrazar a mi mamá, pero mis abuelos murieron en el dolor de una hija desaparecida, no llegaron a vivir este día y para ellos nunca se cerró el proceso ni se acabó el duelo”, narró Magdalena López Magnet, una de las sobrinas que tuvieron la oportunidad de conocerla, en una publicación de Noesnalaferia.

Asimismo, una de las hermanas de María Cecilia, Odette, afirmó para Agencia EFE “Tenemos la justicia, nos falta la verdad. Nadie sabe lo que de verdad sucedió con nuestra gente, no tenemos información porque los asesinos no hablan, no van a hablar y eso es muy frustrante porque no tenemos los hechos”.

Hace 42 años esta familia, al igual que tantas otras, se rompió para siempre. Aun cuando no tuvieron lugar para velar su partida, no pasa un solo día en que sus miembros no recuerden a sus seres queridos; un recuerdo doloroso pero necesario; necesario para no tener que volver a  preguntarnos “¿Dónde están?”.

Comentarios

Canción actual

Title

Artist