María José Cifuentes, directora artística de NAVE: “No existen instancias de creación en danza»

Escrito por el agosto 22, 2017

Falta de recursos, programas, políticas y libertad a los artistas. Éstas son algunas de las dificultades a las que se enfrentan los creadores de danza en la actualidad. Todo esto fue discutido en la actividad “Bajo la Mesa Verde: Encuentro, Contradicciones y (Contra) Acciones en torno a la Danza en el Chile actual», de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile y del CCE Santiago.

por Constanza Romero Lecourt

La danza es un arte vivo. En ella, convergen múltiples lenguajes en un mismo tiempo y espacio. Pero gran parte de esa riqueza se ha invisibilizado porque las instituciones han establecido verdades absolutas acerca de lo que debe ser considerado como arte en la sociedad.

Así lo señalaron los expositores de la mesa “Institucionalidad(es): creación y producción/circulaciones y desplazamientos”, durante el primer encuentro teórico práctico de investigación en danza. Donde se debatió y profundizó acerca del escenario al que se enfrenta hoy este gremio, además de repensar este campo artístico muy fragmentado y en constante movimiento.

Con la aprobación del proyecto de ley de la creación del Ministerio de Las Culturas, las Artes y el Patrimonio -en su tercer trámite constitucional- se abrió una pequeña ventana para la danza. La directora artística del centro de creación y residencia NAVE, María José Cifuentes, sostuvo que en este sector se están levantando cosas muy importantes. Pero aún existen muchas tareas pendientes y cosas por hacer.

“En cierta medida, NAVE venía a cubrir esas necesidades que lamentablemente, desde las políticas y las instituciones públicas habían quedado de lado en la creación artística. Si bien, se establece la idea de apoyar e incentivar la formación y la exhibición creando centros culturales y ampliando lógicas de formación a nivel regional, creo que la creación artística más allá del FONDART no tiene apoyo”, explicó Cifuentes.

Los fondos concursables son la base para la gestión económica a nivel gubernamental de los proyectos artísticos. Éstos se obtienen por medio de un concurso y como el sistema actual es precario, muchas veces los artistas tienen que levantar sus propias iniciativas para auto gestionarse.

NAVE es un ejemplo de ello. Este proyecto surgió hace cuatro años como una propuesta del empresario Rodrigo Peón-Veiga Herranz, quien donó el edificio. A pesar de que el lugar cuenta con todas las capacidades para sostener a los artistas, no cuentan con los recursos para hacerlo. Tienen que recurrir a los fondos, al apoyo de mecenazgo y los servicios que se dan en este espacio.

“Es muy complejo crear en este país y en Latinoamérica, en general. Hasta ahora la creación sólo se ha entendido como producto y la institución está puesta en la exhibición de él. Por otra parte, al artista no se le ha dado la libertad de poder experimentar, crear y desarrollar prácticas más allá de entregarle algo a un público. Esto es un riesgo, ya que no existen instancias de creación en danza”, enfatizó la directora.

El tesorero del Sindicato Nacional de Trabajadores Artistas de Danza (Sinattad), Felipe López, comentó que no sólo se deben incrementar los recursos destinados a la danza, sino que también tiene que existir una política de distribución que asegure la creación, producción y circulación de todas las disciplinas artísticas. “No puede ser que este año todos los fondos vayan al teatro, porque así fue el azar del concurso”, dijo.

Actualmente, NAVE es el único centro de creación artística en danza en Santiago. En regiones, la situación es alarmante y de nulo interés. Este sitio ha estado a punto de cerrar en diversas ocasiones, pero lucha por mantenerse en pie y seguir albergando a más creadores, y toda la comunidad del barrio Yungay.

 

La danza: un gremio organizado

El tesorero del Sinattad Felipe López expresó que ni las artes escénicas ni la danza han sido consideradas como potenciales industrias en el país. “No tenemos ni un consejo ni un fondo, específicamente. Como sí lo tiene el libro y la lectura, el cine y la música. Tampoco existe un programa que subsidie la danza por parte del Estado”, indicó.

Ante la necesidad de crear un consejo propio, el Sinattad se incorporó como parte de la Plataforma de Artes Escénicas, que reúne 23 asociaciones gremiales y sindicales del teatro, diseño escénico, el circo, los titiriteros y la danza.

“Todos juntos y tras diversas discusiones públicas, hemos creado el proyecto de Ley de Artes Escénicas. La cual, ya se encuentra aprobada por el Consejo de la Cultura y las Artes (CNCA) y el Ministerio de Hacienda. Hoy, se encuentra descansando en el Ministerio Secretaría General de la Presidencia (SEGPRES), a la espera de ser despachada al Congreso para su tramitación”, manifestó el representante.

En Chile el trabajo que es visible en danza proviene de las compañías y de la alta cultura,  en desmedro de la danza independiente, de la investigación o de pequeños formatos. Las obras se piden por encargo. No existe un sustento desde la política para apoyar a los artistas y las instituciones se han abocado a homogeneizar a los intérpretes. El camino es largo, pero están dispuestos a recorrerlo y luchar para que se resguarden los derechos y las condiciones laborales de los y las trabajadoras del arte.

Comentarios

Canción actual

Title

Artist