“Los Matta de Todos”: Roberto Matta y su relación con el Chile de la UP

Escrito por el julio 7, 2018

Por estos días, el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) se encuentra exhibiendo su colección de obras del pintor chileno Roberto Matta. La muestra es una invitación a rescatar la obra del artista, desde la perspectiva de su relación con Chile a lo largo del siglo XX  y estará abierta a todo público hasta el 7 de octubre,

La exposición Los Matta de Todos, que se exhibe en el primer piso del Museo Nacional de Bellas Artes, hace un repaso por algunas de las pinturas de Roberto Matta. Con una intervención en los muros con frases respecto de su relación con Chile, una línea de tiempo dispuesta en una de las salas con recortes de la prensa chilena de la época y un video del mural El primer gol del pueblo chileno (1971), hecho en conjunto con la Brigada Ramona Parra, se establece una mirada desmarcada de la etiqueta surrealista que se tiene del artista.

La idea de llevar a cabo esta instancia, surgió a partir de un encargo del director del museo, Roberto Farriol, ya que las pinturas de Roberto Matta son frecuentemente pedidas por el público, puesto que no había una revisión de su obra desde el año 2011.

Esta vez, se debió avanzar en la investigación historiográfica para determinar fechas y puntos de vista, que probaran esa hipótesis. Así lo sostiene la curadora encargada, Paula Honorato. “Lo que proponemos, es pensar en una exposición de Matta, referida a su relación con Chile y de qué manera las obras escogidas se asocian con este vínculo”, señala.

Honorato agrega que se llegó al nombre Los Matta de todos, porque “corresponden a obras que son Monumento Nacional y patrimonio colectivo. Al mismo tiempo, son lo más chileno de la pintura de Matta, ya que están vinculadas al proyecto de la Unidad Popular”.

 

Roberto Matta: un artista político y militante 

Roberto Matta, fue un pintor nacido en Chile el 11 de noviembre de 1911. Habiéndose titulado en 1935, como arquitecto en la Pontificia Universidad Católica de Chile, viajó a Europa donde emprendió su carrera como pintor. Allí trabajó con reconocidas figuras del mundo de la arquitectura y el arte, como Le Corbusier y Walter Gropius.

Más tarde, conocería a André Bretón y se uniría al movimiento surrealista, del cual fue expulsado en 1948 y reincorporado en 1959. Pese a su residencia en el extranjero, Matta demuestra una profunda relación con su país natal, lo que queda expresado en Los Matta de todos.

En torno a esto, Paula Honorato dice que “se pretende desmarcar de la lectura de enciclopedia que sitúa a Matta únicamente en un relato de la historia del arte europeo y norteamericano”.

¿Esta muestra pretende de algún modo, desmarcar a Roberto Matta de su etiqueta más tradicional como pintor surrealista?

Pretendemos rescatar el Matta que tiene que ver con el aporte al campo del arte chileno. Ese aporte más que ser desde el ámbito del lenguaje, tiene que ver con el papel del artista en la sociedad. Y en eso es muy interesante rescatar sus obras sobre arpilleras, que son parte de la colección, pinturas hechas para celebrar de alguna manera el triunfo del proyecto de la Unidad Popular (UP).

Por otro lado, rescatamos también en ese marco el mural que pintó con la Brigada Ramona Parra, en La Granja en el año 1971, donde actualmente se ubica el Espacio Matta. Entonces todas esas experiencias nos hablan del papel que juega el artista en la construcción de un mundo social, de un ámbito colectivo. Ese podríamos decir que es uno de los grandes aportes al campo chileno del arte. En este sentido, él nos presenta una fórmula bastante interesante.

En cuanto a este vínculo con Chile y el proyecto de la Unidad Popular, ¿qué repercusión tuvo en la obra de Matta, en términos materiales concretos, el golpe de Estado de 1973?

Aquí hay algo muy interesante, porque en realidad Matta es un artista comprometido y su obra efectivamente está vinculada a una apuesta de sociedad. Más que ser un artista tenemos que verlo desde un punto de vista ideológico, como el artista político militante, lo cual no es exactamente lo que debemos destacar de él. Es que en algún minuto genera una visión de mundo y de humanidad, que se identifica con la Unidad Popular, siendo esa su apuesta.

Efectivamente, el golpe es el fracaso de todo ese sueño, de esa utopía y no solamente para él, sino que para muchos. Matta no deja de ser un artista cósmico y universal, cuando ancla su obra a esa utopía, que identifica con la UP. El golpe no le permite volver a Chile en muchos años, puesto que se le quita su pasaporte. Esto le significó de cierta manera, una suerte de exilio que le impidió tener un contacto directo y de ahí en adelante, sus relaciones con Chile serán a la distancia.

En torno a esto, ¿cuáles fueron las acciones y muestras de apoyo que realizó a las víctimas de la dictadura?

Él sigue vinculado afectivamente a Chile, pues inmediatamente después del golpe hace una exposición en Italia, que es en solidaridad a los detenidos. Además, estuvo en una bienal de Venecia, posterior al 11 de septiembre de 1973, donde hubo una sala dedicada a Chile. Más tarde participa en Chile Vive, en la exposición que se hace en Madrid.

Entonces él de alguna manera, aporta desde el extranjero. También manda unas pinturas a nuestro país, para que sus amigos puedan sortear las dificultades inmediatas que pudieran tener. Con el trabajo de la línea de tiempo, se invita al espectador a reflexionar en torno a sus declaraciones públicas en la prensa, y así conectarse con esas fuentes primarias, para constatar las marcas que dejó Matta en Chile.

Recurrentemente se ha dicho que Matta se habría desentendido de Chile, ya que se radicó en Europa y luego en Estados Unidos, desarrollando gran parte de su carrera en esos países. Esta exposición, ¿también busca terminar con esa imagen errónea que se tiene de él? 

No es efectiva esa visión que se tiene de Matta. Él no se desentiende, pues es sumamente claro que se involucró en un momento tan tremendo, que su proyecto artístico quedó anudado a un proyecto de sociedad, a este experimento de la vía democrática hacia el socialismo. De alguna manera, esta apuesta se vincula a esta tierra que él dejó muy tempranamente. El Chile del que se fue, es muy distinto al Chile de la UP, al que aporta y en el que quiere participar.

Matta es un ciudadano del mundo, un artista cosmopolita, como muchos de la vanguardia artística y la injerencia principal de su obra no se da en el circuito chileno, pero esto no significa que Chile no tenga un lugar importantísimo en su vida.

En este sentido, ¿existe hoy en el arte chileno, específicamente en la pintura, alguna figura que se equipare a la de Matta?

Existen artistas chilenos que funcionan en el circuito internacional y que son de primera línea, entre los cuales se encuentran Juan Domingo Dávila, Alfredo Jaar y Juan Downey. Artistas que son tan de aquí, como del mundo, en ese sentido, similares a Matta.

Finalmente, la curadora Paula Honorato invita a todo el público a disfrutar de las obras de Matta, las cuales considera un patrimonio colectivo.

Ir a descargar

Los Matta de todos, se exhibirá hasta el 7 de octubre en el Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA), ubicado en José Miguel de la Barra #650, de martes a domingo entre las 10:00 y las 18:45 horas. La entrada es liberada.

Entre Cibeles (1958). Foto: cortesía de Ramuntcho Matta.

 

Comentarios

Canción actual

Title

Artist