Los cuidados y la sostenibilidad de la vida en el centro del proceso constituyente

Escrito por el abril 1, 2021

«Ante el proceso constituyente que estamos viviendo, planteamos que los cuidados deben ser un eje fundamental de la nueva sociedad que buscamos construir».

Fuente: Sence.cl

Por Red Feminista por los Cuidados

En un contexto de crisis múltiples, los cuidados en todas sus dimensiones han sido indispensables en la tarea de sostener la vida. Sin embargo, han sido mantenidos en la precariedad y falta de reconocimiento. La pandemia y sus efectos han dejado en evidencia que el modelo capitalista, depredador de la vida y la naturaleza, es incompatible con el horizonte del buen vivir. Ante esta realidad, los movimientos sociales y feministas hemos manifestado el imperativo y la voluntad de transformarlo todo, desde la concepción de trabajo actual, que no se adecúa a los tiempos ni a las necesidades de la vida, hasta el modelo de producción y consumo que no respeta los límites del planeta y el sistema de reproducción social que se sostiene sobre las mujeres y cuerpos feminizados.

Por eso, ante el proceso constituyente que estamos viviendo, planteamos que los cuidados deben ser un eje fundamental de la nueva sociedad que buscamos construir. En ese sentido, es necesario asumir que las personas no somos independientes sino, muy por el contrario, interdependientes y ecodependientes, es decir, que necesitamos de otras personas y de la Naturaleza para vivir. Cuando hablamos de cuidados, nos referimos a los trabajos que nunca paran y que permiten sostener la vida, que se realizan tanto dentro como fuera del hogar, a cambio o no de un salario. Hablamos de labores que están presentes a lo largo de todo el ciclo de vida; del cuidado de la infancia, de las personas dependientes y adultas mayores, la salud y la educación y de todas las actividades de trabajo doméstico necesarias cotidianamente. Hablamos del cuidado de los animales y la madre tierra, de los territorios y la defensa de las aguas y de la lucha por los derechos sexuales y reproductivos que permitan autocuidarnos. Hablamos también de las estrategias de resistencia y protección colectiva entre mujeres, lesbianas y disidencias que permiten que la vida continúe, entre muchas otras expresiones cotidianas.

La pandemia y sus efectos han dejado en evidencia que el modelo capitalista, depredador de la vida y la naturaleza

Muchas de estas esferas hoy en Chile son las más precarizadas y coinciden con las demandas más sentidas por la movilización popular ocurrida desde el 18 de octubre: salud, educación, pensiones, condiciones laborales, medioambiente, reconocimiento y no discriminación, la dignidad de la vida misma. Se vuelve claro así, y aún más con las medidas de confinamiento y la ausencia de apoyo del Gobierno para enfrentar la emergencia sanitaria actual, la profunda y estructural crisis de los cuidados que estamos viviendo.

Los extenuantes turnos de los sistemas de salud que ponen en riesgo el bienestar de las funcionarias, el olvido del Estado de las cuidadoras de personas dependientes, la inseguridad laboral y el aumento de los estándares de limpieza y de cuidados de la salud que han tenido que absorber las trabajadoras
de casa particular y las personas que realizan trabajos domésticos no remunerados; son solo algunos ejemplos de un sistema que no pone los cuidados en el centro y que hoy ha dejado en evidencia lo necesarios que son.

Sabemos que el mecanismo que espera dar lugar a una nueva constitución se articuló en base a un acuerdo a puertas cerradas, sin participación o deliberación popular, sin embargo, sabemos también que es una grieta que incomoda a quienes hoy en día ostentan el poder y los privilegios. Creemos que este proceso podría posibilitar reconocer los cuidados como la base y centro del funcionamiento económico y social, y como una oportunidad para potenciar la capacidad que tienen los cuidados para transformar el modelo.

Considerar las lógicas del cuidado como horizonte en la economía es una posibilidad para avanzar hacia formas de intercambio que puedan darle un respiro al planeta y a nuestros cuerpos. Para esto la nueva constitución debe superar las nociones neoliberales de independencia, crecimiento y acumulación, para poner en el centro la vida y los trabajos y actividades que la hacen posible.

En ese marco, abordar de manera integral los cuidados puede empujar el resto de la política pública de manera transversal. Los cuidados deben influir, por ejemplo, en materia fiscal, para que sea posible redistribuir los recursos y los tiempos y para empujar la urgencia de garantizar los derechos sociales de manera universal. Asimismo, los cuidados deben ser considerados orientadores de la política pública. Esto significa incorporar en el nuevo sistema democrático las agendas transformadoras que han instalado las trabajadoras de casa particular, las cuidadoras no remuneradas y las luchadoras medioambientales en el debate público. Crear mesas vinculantes con estas organizaciones es crucial para tener una visión realista sobre cómo se resuelven hoy las necesidades de cuidado de gran parte de la población y para decidir de manera democrática cómo se redistribuirán estas actividades.

Los cuidados deben ser considerados orientadores de la política pública.

Nos parece clave levantar una alerta ante el avance de los discursos neoliberales sobre los cuidados. La mercantilización y la precarización laboral actual de los servicios de cuidado son señales de cómo el sistema ha definido la organización social de los cuidados en una dirección contraria al buen vivir. Nos preocupa que, ante la atractiva propuesta de considerar a los cuidados como actividades dinamizadoras de la recuperación económica, se creen nuevas formas de explotar y precarizar a las personas que proveen cuidados y de profundizar las lógicas de mercado en su ejercicio.

Finalmente, es necesario cuestionar el concepto de familia y debatir su rol como proveedor principal de los cuidados, porque bien sabemos que no son las familias en su conjunto quienes asumen esta responsabilidad, sino que han sido las mujeres y los cuerpos feminizados quienes se han hecho cargo de la reproducción social. Y sobre todo, porque hablar de familia esconde las diversas violencias patriarcales bajo el velo de lo privado y niega otras formas de construir vínculos afectivos fuera de la heteronorma, impidiendo avanzar hacia alternativas comunitarias como base de la organización social.

Estas reflexiones han sido fruto de un proceso de conversación y debate amplio entre cuidadoras de personas dependientes, trabajadoras de casa particular, trabajadoras de la salud pública, defensoras del medio ambiente, trabajadoras y protectoras de la madre tierra, proactivistas lesbofeministas,
activistas por la adultez mayor -geroactivistas-, organizaciones feministas de investigación y acción en torno a los cuidados y candidaturas constituyentes, que desde las reivindicaciones cotidianas hemos comprendido la potencia transformadora de los cuidados para avanzar hacia una sociedad que ponga la vida y no los mercados en el centro.

Red Feminista por los Cuidados
31 de marzo de 2021

Firman:

• Cooperativa de Economía Feminista Desbordada.
• Asociación Yo Cuido.
• Colectivo Ciudadanas Cuidando.
• Enfermeras Feministas Chile.
• Fundación GeroActivismo.
• Red de investigación en interseccionalidad, género y prácticas de resistencia (RedIger),
Universidad de Chile.
• Observatorio Género y Equidad.
• Centro de Estudios de la Mujer.
• Red Lesbofeminista.
• Ciudad Feminista.
• Cristina Carrasco, Escuela Superior Campesina, Curaco de Vélez, Chiloé.
• Luz Vidal, ex presidenta del Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular, Candidata
Constituyente Distrito 9.
• Mariela Serey, Asociación Yo Cuido, Candidata Constituyente Distrito 6.
• Karina Nohales, Coordinadora Feminista 8 de marzo, Candidata Constituyente Distrito 10.
• Javiera Toro Cáceres, Comunes, Candidata Constituyente distrito 11.
• Antonia Orellana, Red Chilena contra la Violencia, Candidata Constituyente Distrito 10.
• Francisca Fernández Droguett, integrante del Movimiento por el Agua y los Territorios y de la
Coordinadora Feminista 8M, Candidata Constituyente Distrito 10.
• Jessica Cayupi Llancaleo, Vocera Red de Mujeres Mapuche y Candidata Constituyente Distrito 9.
• Aurora Delgado, Coordinadora No+AFP Valdivia, Candidata Constituyente Distrito 24.
• Bárbara Sepúlveda, ABOFEM, Candidata Constituyente Distrito 9.
• Camila Miranda, Fundación Nodo XXI.

Adhiere a la declaración aquí: https://forms.gle/mm4dfisTPMuPSXLH6

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist