La Ciudad como Texto: la bitácora fotográfica del estallido social

Escrito por el octubre 1, 2020

136 fotos contiguas componen el proyecto que capturó los muros de la vereda sur de la Alameda desde Plaza Dignidad hasta La Moneda la mañana del 23 de noviembre. La iniciativa, además de hacer un ejercicio de memoria, invita a la ciudadanía a recorrer y observar virtualmente la calle que fue protagonista de las protestas sociales en Santiago.

La Ciudad como Texto es un proyecto colaborativo material y digital que expone el registro fotográfico de las murallas repletas de demandas y consignas de la vereda sur de la Alameda  el día 36 de la revuelta social. 

Son 136 fotos contiguas que abarcan 2,4 km de extensión, cuyas capturas tienen por objetivo “resguardar la memoria grabada en los muros de la calle que fue protagonista de las manifestaciones en Santiago durante el estallido/despertar social”, consigna la iniciativa.

El proyecto, que consta de una página web y un libro digital, busca además invitar a la ciudadanía a realizar una caminata virtual desde Seminario hasta Nataniel Cox para vivir o revivir la mañana del 23 de noviembre y observar los mensajes que posteriormente fueron borrados por las autoridades. 

Sobre La Ciudad como Texto Radio JGM conversó con su directora, Carola Ureta Marin, quien relató que el proyecto nació por dos razones. “En primer lugar, porque empezó la represión por parte del Gobierno del blanqueamiento de los muros, por ende, ahí se vio esta necesidad de conservar este material y dejar este resguardo de memoria”. 

“Y la segunda razón, que es más personal, tiene que ver con el concepto del tiempo, en el sentido de que cuando estaba ocurriendo todo, cuando estábamos en las calles manifestándonos era casi imposible tener el tiempo para poder mirar los muros, entre la cantidad de gente, la represión y la tensión que significa estar en el espacio público en momentos de protesta. Entonces, el proyecto da la posibilidad de volver a revisar y a detener el tiempo para mirar lo que estaba ahí”, añadió. 

¿Cuál fue la metodología de trabajo?

Elaboré una ficha de registro, en la que está muy documentado y especificado el momento del registro que fue el día 36 del estallido, que corresponde al 23 de noviembre, entre las 07:10 de la mañana y las 10:18 hrs, tiempo en que nos demoramos con el fotógrafo – Daniel Corvillón- en realizar el recorrido desde Seminario hasta La Moneda. Y claro, lo que pasa cuando uno registra la calle, la ciudad, minutos antes o minutos después ya corresponde a otro registro, por eso decidí darle importancia y visibilidad a ese momento.

 

 

¿Por qué se escogió la calzada sur de la Alameda? ¿y el día 36?

Elegí principalmente la calzada sur porque era lo que la ciudadanía le estaba gritando y reclamando a la vereda norte, que es donde se encuentra La Moneda. Y el día 36, básicamente, porque a las tres semanas del despertar social ya empezó esta amenaza de blanqueamiento y ese día coincidió con un sábado, que era el único día que sentíamos con el fotógrafo que iba a haber menos gente en la calle después de la gran marcha de los viernes. 

Y efectivamente, no había casi nadie a las 06:00 am, pero habían restos de barricadas prendidas, las calles estaban todavía cortadas, había olor a lacrimógenas por todos lados, aún quedaban vestigios de lo que había sido la noche anterior. 

¿Cuáles fueron las consignas con las que se encontraron? ¿Algunas más presentes que otras?

En esa fecha nos encontramos con «Dignidad» por todas partes, «Wallmapu libre» y varias caras de Catrillanca pegadas en forma de afiches. También, «Justicia para Gustavo» y muchísimos ojos ensangrentados. Además, se repetía bastante  «No al TPP11» , «No+AFP», «Renuncia Piñera» y «Fuera Chadwick». Y hay muchos otros más esperanzadores como «Resiste», «La revolución es nuestra», «Unidos más que nunca».

Hay varios mensajes que me encantan, como «Chile despertó dime algo más lindo que eso» que está en un paradero cerca de Santa Rosa, y hay otro que dice «Las paredes son la imprenta del pueblo», frase del periodista Rodolfo Walsh.
.

¿Cómo interpretas esta apropiación del espacio público por parte de la ciudadanía?

Lo que pasa es que al final el espacio público es el contenedor de la crisis, es su cuerpo físico, entonces, se transforma en este soporte y en este medio en el que la ciudadanía se expresa, sobre todo cuando la política está en crisis. Y en este caso las murallas, el suelo, todo es este gran libro ciudadano, al que me refiero siempre, ya que finalmente las paredes y todos sus mensajes corresponden casi a una bitácora, en este caso, de lo que fue el despertar social.

Durante la caminata virtual uno se encuentra con las Notas al Pie en distintos lugares ¿cuál es la idea que está detrás de ellas?

Cuando comencé a juntar el material, siempre quise que fuera público para todes y sentía también que podía convocar o tener una lectura interdisciplinaria por la variedad de las demandas. 

Por tanto, invité a 36 personas de distintas disciplinas (biólogos, artistas visuales, músicos, arquitectos, entre otros) a escribir una Nota al Pie. El único requisito de estos comentarios o pequeñas acotaciones era que no excedieran las 100 palabras. Al principio fue con personas conocidas y de ahí orgánicamente algunas me fueron recomendando a otros y así hay notas de Vicente Larrea -grafista- y de Miguel Lawner -Premio Nacional de Arquitectura 2019-, por ejemplo. 

 Al final este ejercicio me permitió comprobar la hipótesis que tenía, de que este registro permite las investigaciones desde todo tipo de ámbitos además de activar el diálogo y la memoria.

A casi un año del 18 de octubre

¿Cómo viviste la revuelta social? ¿cómo proyectas un próximo estallido?

Creo que algo que me maravilla y me sigue emocionando fue esta idea de encuentro que se activó en el estallido. La gente empezó a salir a la calle y se encontró con otros, que tenían otras demandas, pero al final en ese espacio todo era solidaridad y compartir. La cantidad de organizaciones que se hicieron en torno al estallido es increíble, creo que nunca había visto esta necesidad de hablar y de comunicarse con el otro. 

En el proyecto trato de hablar de despertar social porque el estallido es un momento, que fue el 18, el 19 de octubre. Pero todo lo que viene después es un proceso que estamos viviendo, en el que podemos cambiar nuestra historia y me parece que ahora todo es devenir. En ese sentido, yo creo que este es un proceso que seguimos viviendo, incluso el confinamiento y este virus lo único que ha hecho es darle mucha más visibilidad a todas las demandas y desigualdades que estaban latentes y que ahora se evidenciaron. 

¿Cuáles son tus expectativas del plebiscito? 

El hashtag del proyecto es #lamemorianoseborra porque creo que ella nos permite recordar, nos permite traer al presente el pasado y en estos tiempos, justamente, ojalá que nos ilumine lo que viene a futuro. Por supuesto que para mí tiene que ganar el Apruebo y tiene que haber una Convención Constitucional que nos permita refundar todo esto, volver hacerlo de otra manera mucho más inclusiva.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist