Jonathan Ramírez, Lo Hermida: “La represión se ejerce de una manera que pareciera que los pobres somos los culpables”

Escrito por el 20 Noviembre 2019

Históricamente Lo Hermida ha sido una población marcada por la lucha social y la vulneración de sus derechos. Fue la noche del 12 de noviembre donde simultáneamente poblaciones en Cerro Navia, Colina, Villa Frei, San Miguel y Lo Hermida en Peñalolén sufrieron el ataque de parte de fuerzas policiales. Radio JGM conversó con Jonathan Ramirez, presidente de la Unidad Vecinal Nº18 de Lo Hermida quién nos comentó cómo se ha conformado el movimiento en la población y recuerda las demandas sociales por una vivienda digna que se arrastran desde los años 70.

 

 

Jonathan Ramírez, presidente Unidad Vecinal Nº 18, Lo Hermida.

La población Lo Hermida tiene una larga historia de lucha social, sobretodo en su demanda por viviendas sociales, ¿nos podrías contar cómo se ha dado esa data?

En Peñalolén, al igual que en varios sectores de Santiago, el hacinamiento en las poblaciones es altísimo. Algunos allegados lo terminan siendo toda la vida y hasta cuatro o cinco generaciones de familias viven en una misma casa, lo que genera un conflicto grande en cuanto a la dignidad y poder tener un desarrollo completo. El derecho a tener una casa propia, un espacio para poder desarrollarse. Ante eso, la única solución que tenemos los pobres, como siempre se ha sabido y como siempre lo hemos tenido que hacer, es la organización y la protesta para lograr la visibilización. Existen Comités de Viviendas en varias poblaciones que están luchando, peleando y haciéndose cargo de nuestra realidad. Buscando los terrenos para poder vivir y poder desarrollarnos como familia. Tal como esta población se levantó en tomas de terrenos, se levantó con lucha y organización dignamente. Los Comités también lo hacen así, porque los derechos se siguen vulnerando en Lo Hermida.

Nosotros tenemos una situación muy particular, acá, al lado de la población está el canal San Carlos, donde inmediatamente cruzándolo parte el barrio alto. Es  económicamente violento, que una población, como todas las poblaciones de Santiago, tenga al lado un barrio alto. Hacia el lado norte está la Villa Cousiño, por el sector de Los Presidentes, que tiene un muro que resguarda un terreno que está vacío. Las familias de Lo Hermida quieren ese terreno porque les corresponde, porque a los pobres siempre nos mandan a vivir a cualquier lado. Las familias de Peñalolén tienen derecho a quedarse en Peñalolén. Esta tierra la hemos levantado con lucha, nuestros abuelos y nuestras abuelas, nuestros padres y nuestras madres. Las familias de Peñalolén, los Comités de Vivienda, tienen el derecho de poder habitar la Villa Cousiño. La Municipalidad y el Ministerio de Vivienda tienen el deber de hacer todo lo posible y necesario para que se pueda cumplir la habitación de la Villa.

Aquello abre un punto muy importante, que con esta nueva Constitución debería quedar consagrado el derecho a la vivienda obligatorio. 

Justamente, uno de los derechos fundamentales que consideramos y consideran las uniones internacionales es el derecho a la vivienda. A nosotros como pobres en Chile legalmente se nos vulnera ese derecho. Por una Constitución que está escrita en dictadura, tiene que ser cambiada. Para que la nueva Constitución sea efectiva y proteja los derechos de todos, tiene que ser diseñada, complementada y revisaba por las bases organizacionales del pueblo y los territorios. Por todos los espectros sociales de Chile, porque no podemos dejar que el poder político sea quienes decidan la manera en que nosotros vamos a vivir nuestras vidas y las reglas con las que vamos a vivir para serles serviciales a ellos. Eso no puede volver a pasar.

Andrés Bravo, AFI.

Estos últimos días, hemos podido ver que en Lo Hermida se ha estado viviendo una violencia extrema, ¿Ustedes han podido llevar algún registro de la violaciones a los DD.HH que se han dado en la población? 

Sí, estamos en coordinación a través de la Asamblea Territorial de Lo Hermida, que es un ente formado por organizaciones sociales y está contacto con el INDH y está encargado de llevar un registro y velar por la responsabilidad de las personas detenidas y las personas que están en la calle. Ayer en un comunicado de prensa anunciamos que se está trabajando con el INDH y se hará un catastro con los heridos y los detenidos.

Como Junta de Vecinos de la Unidad Vecinal Nº18 ¿Cuál ha sido su rol social?

Desde que comenzó esto, el 18 de octubre, lo primero que nosotros sentimos que teníamos que hacer era empezar a hacer un trabajo de no criminalización a la protesta y la lucha. También hacer un trabajo de apoyo y acompañamiento a nuestros vecinos y vecinas para los que levantamos Comisiones de Salud, de Niños, de apoyo psicológico para adultos mayores que tienen algún estrés post-dictatorial y nos dimos cuentas que hay unas ganas muy importantes en los territorios. No solamente en Lo Hermida, sino en todas las poblaciones. Ganas de conversar; los vecinos, los adultos mayores, los niños y las niñas, que también tienen una opinión muy interesante de todo lo que está sucediendo, muy valorable. Todos tienen la intención de comunicar y conversar y más allá que para llegar a un acuerdo es por el ejercicio de comunicarnos, sacar lo que tenemos dentro es un ejercicio muy necesario. Hemos levantado asambleas callejeras y hemos llamado a cacerolazos.

Hay algo muy interesante que me gustaría dejar en claro, desde la perspectiva que puedo tener yo desde la Junta de Vecinos, nosotros tenemos claro que este estallido, levantamiento popular, nació desde las bases que no estaban organizadas. Los vecinos que no estaban en organizaciones y jóvenes que no estaban necesariamente en el Centro de Alumnos. Nosotros como organización social lo que podemos hacer es presentar las herramientas que hemos adquirido con los años de trabajo, con los contactos que hemos hecho, herramientas pedagógicas, herramientas técnicas, poner a disposición nuestro territorio y poder sacar una voz que realmente represente lo que dicen los vecinos de Lo Hermida, es por eso que todos saben que no se pueden seguir vulnerando nuestros derechos.

Tú me hablabas de niños, adolescentes, adultos mayores, mujeres embarazadas que también han visto vulnerados sus derechos y forman parte de este tejido social de Lo Hermida. Hay bastante criminalización, que va de mano con la difusión que han realizado medios de comunicación hegemónicos, pero tú que vives ahí ¿cómo ves que está conformada Lo Hermida?

En este preciso momento, en la manera que se está llevando y se ve fuerte en Lo Hermida, en la protesta y en los cacerolazos son los vecinos y vecinas trabajadores, obreros, ellos están dando el sustento y que difundieron esto. Las organizaciones sociales en Lo Hermida siempre han existido, en La Victoria, en La Bandera, varias poblaciones que se han destacado por su lucha y trabajo comunitario, pero nosotros no habíamos podido ver cuando era la base, desde los vecinos y las vecinas los que se alzan y ese es el sustento que se ha dado hoy y que puede extrapolarse a Chile. Es ahí cuando el gobierno no sabe responder a eso de una manera empática o sensata y lo que hacen es reprimir, provocando que nazca una escalada de la misma policía al momento de reprimir que genera esta imagen de Lo Hermida en un Estado de Sitio.

Rodrigo Segovia, AFI.

Lo Hermida no está en un Estado de Sitio, Lo Hermida está en un conflicto con represión, pero no estamos encerrados. Podemos entrar y salir y nosotros no queremos que se infunda el miedo en el territorio tampoco. No queremos que la gente de acá mismo, que vean los diarios en la mañana y digan “¿no puedo salir de mi casa?”. Eso es un poco parte del pánico. Ese mismo día, cuando comenzó todo esto, el 11 de noviembre, se comentó que se quemó la subcomisaría y no se quemó, ahí está, nunca se quemó. Yo también quiero hacer un llamado a los vecinos y vecinas de Lo Hermida y poblaciones a que no criminalicen a sus vecinos al momento de manifestarse, porque los balines, los perdigones y los gases nunca los disparamos los pobres, lo dispara la policía. Las armas que tenemos nosotros son pancartas, son cacerolas, somos nosotros mismos, pero que no se criminalice la protesta porque la represión se ejerce de una manera que parece que nosotros los pobres somos los culpables.

¿Por qué crees que respecto a algo tan puntual, como fue la demanda por viviendas sociales, la respuesta de Carabineros fue una represión tan desmedida?

Yo aludo un poco a la particularidad que tiene la Villa Cousiño en Peñalolén. La familia Cousiño que es poderosa en el sector oriente desde el punto de vista económico. La subcomisaría donde se está generando este conflicto y se dice que se quemó, está ubicada justo en la Villa Cousiño y esta Villa cede o vende el terreno, no lo tengo claro y cuando se hace la toma, yo asumo que siendo ese terreno de una propiedad privada, la policía se siente totalmente avalada para defender la propiedad privada de estas familias contra el derecho a vivienda de los pobres y los sin casa de Lo Hermida que más valor para ellos no tiene. Siento yo que la represión que los recibieron la gente de los Comités de Vivienda con esa toma simbólica del terreno no habitado fue absolutamente excesiva y terrible. Eso estaba al lado de una zona habitada, unos blocks de cuatro pisos con muchos departamentos por edificios, poco espacio, pocos metros cuadrados por lo que en muy poco terreno vive mucha gente. En defensa, entonces por defender la propiedad privada de la Villa Cousiño, también se ve afectado todo el territorio de acá.

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA