Hernán Caffiero, cineasta: “No creo que exista otro evento más importante que el plebiscito”

Escrito por el octubre 23, 2020

Franja por el Apruebo, rescate de la memoria, concientización sobre violencia machista. Hernán Caffiero se encuentra trabajando en cada uno de esos proyectos, en una época donde el oficialismo no ha hecho más que quitarle financiación excusándose en la pandemia. Su sentido humanitario y lucha contra la impunidad han sido el motor en una época en que el mundo de las artes se hunde y el Estado pareciera no estar interesado en salvarle.

Por Paula Reyes Pereira

Hernán Caffiero tiene mucho que entregar. Para su suerte, posee el don de hacerlo en cápsulas de cinco minutos. Artífice de Una Historia Necesaria, serie ganadora del Emmy Internacional, y merecedor de dos fondos del Consejo Nacional de Televisión (CNTV), su obra se enfoca en rescatar la memoria e invitar al análisis de hechos sociales que desembocan en políticos. La misión que lo mantiene realizando es clara. En sus palabras: “Lo audiovisual es una herramienta para aportar al mundo que queremos construir. No concebimos nuestra obra como arte por el arte”.

Es mediodía. Contrario al cigarro que sostiene Caffiero, agosto está por terminar. Las reuniones ya no parten con un “hola” o “buenas tardes”. El primer intercambio de palabras es en función de corroborar que el audio de Zoom funcione. Así golpea la nueva normalidad.

Hernán Caffiero tiene una barba de candado y el pelo largo. Los ojos rasgados, con círculos púrpuras de tanto trabajo. Está viviendo el prefacio del plebiscito constituyente, donde ha trabajado para lograr el triunfo del Apruebo.

“El desafío principal es aunar voluntades para concretar piezas que muestren una reivindicación. Cuando las desarrollas, tiene que ser en función de contenidos que estén mandatados por el sentir social. Estamos trabajando con 127 organizaciones, desde la Fundación Daya hasta facciones de la Garra Blanca. Ha sido complejo”, afirma.

Dice que vienen otras dificultades, como que es la primera vez que el Servel no dispone de recursos para las campañas, lo que desestabiliza el funcionamiento del equipo durante la pandemia.

“Juntamos gente para trabajar gratis, lo que es noble. Además, hemos visto cómo ha sido el festival de las lucas privadas desde el otro lado. Estamos en desigualdad de condiciones”, sentencia.

Sin embargo, el egresado de la Usach no pierde el optimismo. Eso explica, sin dejar de mover sus manos.

“Tenemos elementos que el resto no tiene; empatía. Vamos sin ninguna necesidad más que terminar con la Constitución de Pinochet, generar condiciones de equilibrio social y revertir la desigualdad. Queremos crear conciencia”, puntualiza.

Caffiero mira con decisión. Su análisis es cauteloso. Ambas son características que han resultado claves para determinar los ejes de su obra. Para el también publicista, tras el 18 de octubre de 2019 nace una oportunidad que se debe tomar con responsabilidad.

“Llegamos a un momento que probablemente sea la batalla más grande que vamos a dar como ciudadanía en nuestra generación. No creo que exista otro evento más importante que este. Las horas de sueño menos y el estrés se justifican en que tratamos de construir algo mejor. Hay que hacerla nomás”, comenta.

Por otro lado, recientemente se anunció que el director representará a una importante productora mexicana en Chile: BTF Media. Esto ocurre cuando aumenta la demanda de plataformas de streaming, y todas las oportunidades que significan las nuevas tecnologías.

Pese a que está convencido de que el público chileno ya no es fanático del televisor, Caffiero y el comando del Apruebo optaron por realizar la franja televisiva.

“La franja trasciende el sentido de la televisión abierta. Es un evento. Puedes no ver tele, pero el día que salga la franja se van a prender todos los televisores”, sentencia.

El director mantiene un ritmo de voz agitado. Mientras frota sus manos, afirma que con las piezas se debe ser estratégico, puesto que los primeros y últimos días son importantes. Hay más fervor, por lo que se debe crear un material que persuada en el sentido de salir a votar.

Contra la impunidad

“Se debe realizar un trabajo responsable”, afirma el cineasta respecto al desarrollo de proyectos relacionados con derechos humanos y temáticas sociales, lo que conforma la esencia de su arte.

“Para Una Historia Necesaria, vimos casos de familiares de detenidos desaparecidos que habían fallecido. Con ellos también estaban muriendo las historias. Ahí nos percatamos de que la utilización de los contenidos y de nuestras capacidades tienen que ponerse en función de la ciudadanía”, enfatiza.

Fiel a su estilo y directo en su discurso, Caffiero aboga por impactar a la audiencia y hacer frente a las instancias que históricamente han buscado generar una opinión infundada con respecto a la realidad social chilena.

Además de su trabajo constituyente, Hernán Caffiero está ejecutando tres proyectos en paralelo: Voces Anónimas, Raza Brava y la segunda parte de Una Historia Necesaria, que realizará un enlace entre las violaciones a los derechos humanos en la dictadura y post estallido social.

“Sabemos cómo funciona esta hueá en función de la impunidad y el negacionismo. Sabíamos que los casos del estallido social iban a pasar al olvido en seis meses, y justamente esa es nuestra lucha. Todas las atrocidades cometidas no pueden quedar impunes”, sostiene.

Es aquí donde dos de los proyectos de Caffiero –la franja electoral y la segunda temporada de Una Historia Necesaria– se relacionan. El director se encuentra trabajando con Fabiola Campillay y Gustavo Gatica, víctimas de la brutalidad de agentes del Estado durante la revuelta popular. Son dos conceptos con ellos en pantalla: en el primero, Gatica vuelve a la plaza de la Dignidad, mientras que en el de Campillay se plasma la necesidad de acabar con las prácticas de la dictadura y con la Constitución de Pinochet.

“El principal valor que puede transmitir el caso de Gustavo es el llamado a la lucha y a la generación de conciencia. Esto hay que ganarlo con propiedad. Si nosotros sacamos menos del 70%, se va a deslegitimar, porque después las votaciones son de los dos tercios. El tercio va a boicotear permanentemente el ejercicio. Y ese es el gran problema, porque se le suman los votos nulos y blancos. Entonces tenemos todo en contra”, afirma.

Para Caffiero, hincha de Colo-Colo y tan seguidor del fútbol que hizo un documental sobre el equipo de sus amores (Raza Brava), el plebiscito del 25 de octubre es como si la selección chilena estuviera jugando una final del mundo.

“Tienes la opción de ir al partido y tu entrada es el plebiscito. Lo principal es que vayan a votar, porque el Rechazo y la derecha siempre han votado en bloque, y no van a dejar de ir”, reflexiona.

Va a caer

En 2019, Hernán Caffiero se adjudicó un fondo del CNTV equivalente a alrededor de 107 millones de pesos para su proyecto Voces Anónimas, serie que relata casos de violencia machista. El cineasta contó a Palabra Pública que crearon protocolos para la elección de su equipo. Así pretende prever que nadie esté involucrado en situaciones de esta categoría.

 “Es difícil que alguien acceda a plantear que ha ejercido violencia o abuso, por lo que se requiere de una organización colectiva donde se pueda acceder para saber qué ocurre”, afirma.

Para Caffiero, lo que ocurrió con La Jauría, serie sobre violencia machista que fue criticada luego de que uno de sus actores fuera denunciado por abuso, es “lamentable”.

“El protocolo no solo debe apuntar a prevenir esas cosas. También a qué hacer en caso de que pasen. Se debe estar atentos”, expresa.

En cuanto a Voces Anónimas, es un proyecto donde el desarrollo de los guiones y la búsqueda de dirección serán definidos por mujeres. Para el cineasta, cuando se crean contenidos de concientización respecto de la violencia machista, no deben ser en función de retribuciones comerciales.

“Una cosa es generar plata y otra es ser masivo. Al momento de generar un proyecto, se debe pensar a qué ventana quiero llegar. Pero no ocupar a las mujeres y la violencia machista para lucrar aprovechando que la temática está de moda”, comenta.

“Chile está viviendo un proceso de transición y generación de conciencia con respecto a la violencia machista”, afirma Caffiero. Tras frotar sus manos, recuerda el caso de Nicolás López.

“Lo que ocurrió en el cine debe ser ejemplificador, porque es la única forma de que cuando quieras sacar provecho de tu género, la pienses dos veces. Eso aporta para ir estableciendo cánones de conducta”, asevera.

Desprotección, la pandemia cultural

La cultura ha sido azotada con brutalidad debido a la pandemia. Los aportes de Corfo fueron rebajados en un 80%, por lo que los artistas se encuentran a merced del voluntarismo. Para Hernán Caffiero, más allá de la necesidad de redistribuir los recursos del Estado, el recorte del presupuesto tiene que ver con una lógica del oficialismo.

“Siempre hemos sido enemigos de la derecha. No porque queramos, sino que la generación de conciencia respecto a la práctica que nosotros llevamos nace a partir de la empatía. Por eso la gente se pregunta “¿por qué siempre son de izquierda los artistas?”. Porque nuestra pega nace ahí. Tenemos que proyectarnos en el otro para generar emociones”, manifiesta.

Para el director, la empatía resulta fundamental. El sentido de humanidad, más allá de servirle como fuente para nutrir su relato y proyectar historias, es una cualidad que aflora de su ser, tal como la emoción en quienes son espectadores de su obra. Caffiero siente que tener una reputación que choca con lo que para él representa la derecha, le perjudica cuando necesita financiamiento.

“No somos bien vistos a la hora de ayudarnos. “¿A estos hueones?, ¿a los artistas? ¿Para qué? Si siempre se ponen en contra de nosotros””, dice emulando.

Actualmente, gran parte de los trabajadores de la industria audiovisual se encuentran desempleados. Para el director, la industria vive una de sus peores crisis.

“No sé cuántos tengan pega de planta. Deben ser cien personas, los demás son todos freelance. El apoyo ha sido nulo. Estamos asustados. Muchos tuvieron que cambiar de rubro”, expone.

Para subsanar los efectos de esta crisis, es menester generar conciencia sobre la cultura. Que es un bien al que la sociedad debiese acceder de manera no elitizada. Que es necesaria para poder evolucionar con respecto a la generación de una identidad colectiva.

“La cultura es a la sociedad como la educación es al individuo”, asegura Caffiero. Al finalizar esta frase, su cámara se apaga.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist