Feminismo bastardo: El análisis político de María Galindo en Chile

Escrito por el enero 15, 2022

La feminista boliviana, destacada por su rebeldía e irreverencia, viajó directamente desde La Paz para presentarse en el IX encuentro  de CTS-Chile «Políticas del abismo» en la Universidad de Santiago, reavivando los encuentros cara a cara y azuzando a los grupos marginales de la política a ser parte del proceso constituyente. Tiene varios encuentros para Santiago y Valparaíso presentando su última publicación: feminismo bastardo. 

Por: Javiera Barría G.

Gaston Brito

María Galindo

Es complejo definir a María Galindo, sería muy austero nombrarla como «una activista que lucha hace más de 30 años por la dignidad de las mujeres en Bolivia». Cagón. Galindo es grafitera, filósofa, cocinera, habla aymara, quechuca, de la misma manera que español, italiano, ingles, francés y alemán. Ha interrumpido con performance en iglesias de Bolivia en pos de aborto e interpelado al mismo Evo Morales señalándole que «no se puede descolonizar, sin despatriarcalizar».

Su trabajo junto al colectivo Mujeres Creando, ha conocido el hostigamiento político, lo que ha reafirmado el labor que lleva como sujeta crítica al proceso boliviano. Este grupo que nació en 1992, hoy a parte de tener un trabajo activo de arte callejero, apoyan a mujeres que viven violencia machista, hacen acompañamiento para interrupción del embarazos y procesos jurídicos.

Galindo conoce bien Chile y el momento político que se vive, «me siento acostada en la cama, espalda con espalda con ustedes», dice al momento de iniciar su charla, donde declara que hará un análisis de lo que está pasando en el país, desde el bastardísmo, su lugar.

Feminismo Bastardo

Sin decir palabra María comienza como se le espera: con performance. En bata que simula la bandera de Chile y con su característico maquillaje que ennegrece pronunciadamente sus ojos y boca negra, camina lentamente entre el público susurrando al oído a les participantes en una caminata encorvada un tanto afligida, como sigilosa.

Al llegar al centro, toma el micrófono, se quita la bata y con su voz firme declara que se tomará la atribución de presentar su análisis desde la enunciación bastarda, un lugar «ilegítimo, de lo no reconocido, ni aceptado», pero que es «el reconocimiento del origen ancestral de la violencia».

«Lo bastardo es ser hija del padre violador y de la madre violada, lo bastardo es ser nieta del abuelo violador y la abuela violada. No soy aymara, no soy quechua, no soy mapuche, no soy shipibo, no soy blanca, SOY BASTARDA, y el bastardímos es el lugar para impugnar el mestizaje y lo mestizo como proyecto de blanqueamiento para el estado-nación».

María sin bajar el ritmo ni el tono pide disculpas y permiso para comenzar a hablar sobre Chile.

Un animal de 4 patas

«De qué especie, no sé, de qué género, no sé, tiene cola, tiene lengua, no sé, tiene cuatro patas y aquí va la primera».

Con el filoso cuchillo comienza desmenuzar las 4 patas para decir lo qué ha pasado en Chile ; la primera es un cambio de mirada en un proceso de goce y sufrimiento que reubica política, afectiva e históricamente al país, teniendo repercusiones a nivel del Cono Sur (el cono que sostiene al helado, según Galindo).

En segundo lugar, se refiere a las elecciones presidenciales, a lo que señala que «no ha ganado Boric, han ganado los muertos y las muertas, los mutilados y mutiladas, los torturados y torturadas, los encarcelados y encarceladas», haciendo referencia a quienes han estado en las calles «poniendo el cuerpo»  y que el voto fue la señal del pueblo para dar «un veto colectivo compuesto de muchas voces y de muchos esfuerzos, polifónico, un HASTA AQUÍ a la derecha pinochetista-fascista«.

«Las elecciones las ha ganado la revuelta»

La tercera pata, se refiere una cualidad que tiene Chile que, según Galindo, «como pocas o  ninguna sociedad» he hecho el ejercicio de «traducir» muchas voluntades en forma de voto «algo que la democracia neolibreral-anti  representativa nunca logra ofrecer»,dice. Además, en esta pata interpela que ahora la tarea es de nuevo hacer otra traducción, «porque ahora es necesaria hacer la operación inversa» y convertir ese voto en propuesta desde «mi deseo».

Finalmente, la cuarta pata de este animal «con cuerno, en celos, hembra y macho al mismo tiempo» es la soberanía, la cual se ejerce para decir «ahora vamos a redactar la constituyente nosotros, nostras y nosotres». Esto acto, para Galindo, representa filosófica y políticamente «algo tan increíble y bonito, como es reclamar la autoría, reclamar el proceso de creación», de manera que abandona el lugar de «ser ciudadanos y  convertirnos en autores y autoras, y eso no es poca cosa».

Vivir el conflicto 

María señala que este animal que es Chile, ha abierto un lugar de lo insaciable, difícil de satisfacer y que es en este espacio que se abren tres tipos de escenarios: el lugar institucional con la constituyente; la calle con lo movimientos sociales y las diversas formas de hacer colectivo; y lo propio, donde se refiere a la cama, la casa, la comida, la ropa y el imaginario social.

Como era de esperar, desde su postura anarco feminista y anticolonial,  Galindo apuntando al Estado como parte de la estructura dominante, y que este conflicto no se resuelve con la constituyente. Sin embargo, propone «ponerse al centro de esa contradicción irresoluble» sin pretender resolverla, ya que el no colocarse en esa posición sería «ceder el espacio para liberales y progres que se disputen y despedacen nuestros cuerpos una vez más».

De esta forma, reitera su posición de ser parte de este proceso constituyente, sin el abandono de los otros lugares marginados de la macro política institucional, desde donde se debe escribir este «cuaderno vacío».

Por último, en referencia con la plurinacionalidad, proceso que vivió su país el año 2009 tras el cambio de constitución, se mostró crítica  ya que no ello no acaba con el Estado colonial, mientras que respecto a paridad de género, dijo que esto no garantizaría escribir una constitución feminista.

María Galindo aún tiene un par de fechas confirmadas en Santiago, la mañana del sábado 15 estará en el Museo de la Educación y por la tarde (18.30 hrs.) en el Barrio Frankli, hh¿asta el momento su última fecha es en Galpón Tainer  el domingo 16 en Valparaíso, pero siempre está por verse con esta birlocha.

Comentarios

Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



[No hay estaciones de radio en la base de datos]