[#FECH2018] Juan Carlos Bustos: “El financiamiento (en la educación) es una cuestión secundaria”

Escrito por el 10 Noviembre 2017

A pesar de sentirse identificado con un grupo político minoritario en la Universidad de Chile, este estudiante de Derecho ha decidido defender sus ideas y liderar la lista C, “La Chile primero”, de la Centro Derecha Universitaria.

Por Camila Magnet Morales

Es martes 31 de octubre y los estudiantes del Campus Juan Gómez Millas están reunidos en el Instituto de la Comunicación e Imagen para ver el debate de los aspirantes a la presidencia de la FECh. Son siete candidatos, hay siete sillas, pero una está vacía.

El panel de discusión es completamente de izquierda, pues en la silla vacía debería estar sentado un hombre de 23 años, moreno, con barba oscura de tres o más días. La silla le corresponde a Juan Carlos Bustos, el candidato de la lista de la Centro Derecha Universitaria (CDU), “La Chile primero”.

¿Por qué no asististe al debate en JGM?

Esos días tuve muchas cosas que hacer y no me supe organizar. Fue un error no haberse presentado, porque debemos estar y discutir en todos los espacios.

Juan Carlos Alberto Bustos Martínez ha intentado hacer esto desde que entró a Derecho a la Universidad de Chile, su primera opción al postular. “Siempre he valorado las características de esta universidad, como el pluralismo, la tolerancia, un espacio donde se puede discutir con respeto y donde todas las ideas se tocan. Por eso defiendo las ideas que me mueven, a pesar de que muchas veces son minoritarias, a pesar de que muchas veces hay violencia política”, sentencia.

Aunque ahora le encanta su carrera y asegura que quiere ejercer su profesión, antes pensaba ser técnico en construcción. Cuenta que de adolescente construía sus propias tablas de longboard: compraba la madera, las pegaba y las lijaba. Además de éste, ha realizado otros deportes: skate, surf y mountain bike. De todos modos, “lo que practicaba lo hacía comprándome cosas usadas y trabajando para eso. No era como que para la navidad pedía la bicicleta o la tabla de surf”, destaca.

Este estilo de vida no es el que más les gustaba a sus padres, principalmente, porque se ha lesionado mucho en su vida. “Me sacaba la cresta, andaba con la ropa rota, pero fue una etapa muy divertida. He tenido muchas caídas. La última vez me caí andando en longboard en San Carlos y me disloqué la mandíbula”, cuenta indicando la cicatriz en el mentón oculta por su barba.  

Además de caídas deportivas, este maipucino también ha tenido caídas políticas: “Fui candidato a concejero de derecho público y perdí por paliza”. También fue candidato a delegado de Bienestar en la lista de la CDU el año pasado y actualmente es delegado de generación.

Creo que estamos en un buen escenario, no solamente por el contexto político nacional, sino que también porque como proyecto vamos con otros movimientos como Elegir y el Frente Universitario. Esta sinergia de juntar más movimientos en una lista hace que podamos abarcar más espacios y que podamos hacer un trabajo más completo”, dice con esperanzas de integrar la mesa FECh.

¿Qué opinas de la movilización nacional?

Sirvió para levantar un tema que estaba dejado de lado que es la educación superior, pero creo que no es la preocupación fundamental que hay que tener en temas educativos. Para mí lo ideal es que la discusión se centre en atacar la base del problema, que sería la educación parvularia, primaria y secundaria, que es ahí donde se generan las brechas.

Para Juan Carlos, el país ha ido en picada en los últimos años. “El último gobierno de Michelle Bachelet fue un fiasco. Para mí el financiamiento es una cuestión secundaria, lo más importante es que los colegios tengan una buena educación. El tema fue hacer reformas y hacerlas mal. La reforma tributaria está mal hecha, la reforma educacional tampoco me gusta, la de atacar a los colegios particular subvencionados…”, dice convencido el votante de Sebastián Piñera.

¿Qué opinas de la gratuidad y de la condonación de la deuda?

Estoy a favor de un sistema donde tú estudias y vas pagando de acuerdo a tus capacidades. Porque a mí no me parece correcto que la gratuidad la tenga que pagar la generalidad de la gente porque no tiene la posibilidad de entrar a la universidad.

Pero para que eso no pase debería haber un ajuste tributario…

Es que, en la práctica, la sociedad completa te va a terminar pagando y están los más vulnerables hasta las personas más ricas. En el futuro, cuando ya estés trabajando, pagar una cantidad proporcional a lo que ganas por un par de años a mí me parece razonable para mantener un sistema de educación.

¿Pero no es como el CAE?

No. Sería una especie de impuesto específico o un seguro social universitario. Que no es lo mismo que el CAE porque es un instrumento bancario y es muy distinto cuando se te cobra una especie de impuesto específico y focalizado a tu capacidad contributiva a cobrarte el total de una carrera con un interés.

Juan Carlos dice ser “un católico medio flojo”. No reza, no va a misa, pero asegura tener sus creencias claras. De todas maneras, dice que le gusta distinguir entre la religión y la política. Eso sí, para él, una de las medidas que han hecho de este gobierno un “fiasco” fue la despenalización del aborto en tres causales.

“Para mí hay una vida en juego y es realmente muy complejo. Para la discusión de aborto se pusieron casos que evidentemente a uno le duelen, el caso de una niña violada, que todos lo consideramos algo nefasto…”, dice sin terminar la idea, como si esta situación fuera un caso aislado.  “Ahora tenemos que enfocarnos en si el aborto tiene que ser libre o no. No creo que una mujer pueda abortar a los ocho meses, a los siete meses, al momento en que se le ocurra”.

¿De dónde sacaste eso? El aborto libre en otros países es hasta las 12 semanas.

Pero esas son posturas, porque, finalmente, el aborto puede ser en cualquier momento, o sea, desde el día uno hasta el día anterior. Más allá de la idea y de lo que se propone, todo eso es aborto.

Pero eso es un mito. No es como que se vaya a matar a una guagua un día antes de nacer, porque además se corre un riesgo.

Siempre se va a correr un riesgo. Para mí el tema es que hay un cabro chico ahí, independiente de si está totalmente formado o no. Entiendo que muchas veces las mujeres, por su situación social, pueden no querer tener a su hijo o feto, como le quieras decir. Pero hay que hacer una ponderación de bienes ahí. Hay una vida en juego y está el interés de la madre. Hay más formas de compatibilizarlo. El acompañamiento de la madre tiene que ser una política fundamental. El Estado debe entregar esas herramientas.

En las discusiones, a Juan Carlos le gusta tener la razón. De hecho, se reconoce como un poco testarudo, “a pesar de que soy abierto y reconozco cuando tienen mejores argumentos que yo”.

Durante el periodo de campaña ha dejado de lado alguno de sus hobbies, como la lectura de literatura rusa y ver series de Netflix, porque demanda tiempo presentarse en debates en Beauchef, Antumapu, Odontología y Derecho. Sin embargo, para el debate organizado por la Radio JGM el miércoles 8 de noviembre, por un problema familiar, su silla nuevamente se encontraba vacía.

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA