Europa y la crisis de los refugiados

Escrito por el junio 18, 2018

Después de dos días en medio del Mediterráneo, los cientos de refugiados del barco Aquarius fueron recibidos este domingo en el puerto de Valencia, luego de que el presidente español, Pedro Sanchéz, decidiera acoger a los refugiados y evaluar cada una de sus situaciones, ante el rechazo de Italia y Malta de recibirlos.

Esto se da en medio de la crisis migratoria que enfrenta Europa con el aumento de personas que escapan de la violencia de sus países, arriesgándose a cruzar el Mediterráneo, considerando que sólo entre enero y abril de este año han muerto 587 personas.

Entre los países que reciben mayor flujo de refugiados se encuentran España, Grecia, Francia e Italia. Este último ha recibido, desde 2013, cerca de 60.000 solicitantes de asilo, sin embargo las cifras han disminuido, ya que una de cada catorce personas muere intentando llegar a Europa, frente a una de veintinueve que fallecía el año pasado.

AQUARIUS Y LA NEGATIVA ITALIANA

El pasado fin de semana, Aquarius, un barco operado por las organizaciones humanitarias SOS Mediterranée y Médicos Sin Fronteras realizó seis operaciones frente a las costas de Libia, permitiendo el rescate de 629 refugiados que esperaban escapar a Europa a través del Mediterráneo.

El barco se mantuvo en altamar a treinta y cinco millas náuticas de Italia y a veintisiete de Malta a la espera de la autorización de desembarque. Sin embargo, el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, negó el acceso a los puertos de la península a los barcos de la ONG, decisión que volvió a ser ratificada este sábado con el rechazo a dos embarcaciones humanitarias de Lifeline y Seefuchs.

Ante la arbitrariedad de la medida italiana, surge la pregunta sobre la legitimidad de ésta. Si bien, Italia tiene derecho a decidir el cierre de puertos, también tiene la obligación de prestar auxilio a quienes están en peligro. Según la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, todos los estados ribereños deben proporcionar un servicio –zona– de búsqueda y salvamento para garantizar la seguridad cuando las circunstancias lo ameriten.

En el caso de Aquarius, éste se encontraba en la zona de Libia, país que se ha desentendido de ésta y de la cual Roma -bajo el antiguo gobierno- se hizo cargo de los rescates y la llegada de migrantes a sus puertos constituyéndolo como un destino habitual para las naves humanitarias. Sin embargo, con el nuevo gobierno, la crisis de los refugiados será enfrentada de forma contraria a la de sus predecesores, permitiendo el ingreso de quienes hayan sido rescatados únicamente por la Marina italiana.

DISCUSIÓN POR UNA POLÍTICA MIGRATORIA

Luego de una reunión entre presidente francés, Emmanuel Macron, y el Primer Ministro italiano, Giuseppe Conte, se mostraron de acuerdo con una política migratoria más restrictiva a través del aumento de control fronterizo de la Unión Europea (UE) y reformas a las leyes de asilo, recordando que esta considera que cualquier migrante que haya cruzado de forma ilegal y solicite refugio, deberá ser tramitado por el país al que haya ingresado por primera vez.

La reforma apuntaría a este último punto, pues se pretende asentar agencias europeas en los países de salida para la solicitud de asilo, de manera que el trámite se haga antes de que los migrantes crucen el Mediterráneo y así poder controlar el flujo de personas que ingresan a Europa.

El apoyo de Francia a esta reforma pone en una difícil posición a la canciller alemana, Ángela Merkel, quien mantiene una tensa relación con su ministro del interior, Horst Seehofer por el rechazo de éste a los migrantes que llegan a Alemania en busca de asilo cuando ya han presentado su solicitud en otro lugar. Sin embargo, para Merkel, esto implicaría la sobrecarga para los otros países.

El tema de la crisis migratoria será uno de los principales temas a tratar en la cumbre europea que se realizará el próximo 28 y 29 de junio en la cual se reunirán los líderes del bloque en Bruselas.

 

Comentarios

Canción actual

Title

Artist