Doctor Mauricio Moraga: “Tenemos DNA mitocondrial indígena en casi toda la población chilena”

Escrito por el 9 Agosto 2018

El doctor en bioquímica, Mauricio Moraga, planea mediante el estudio del DNA mitocondrial encontrar las variantes indígenas desconocidas que podrían hallarse en la población mestiza de la actualidad. Un desafío que buscará obtener mayores antecedentes sobre los desplazamientos de las poblaciones originarias de Chile. 

A Mauricio Moraga (52) siempre le interesó el estudio del ser humano y sus poblaciones desde el punto de vista biológico. Sin embargo, en sus tiempos de estudiante en la carrera de antropología física no estaba asentada en Chile. Fue por ello que decidió estudiar bioquímica, y dedicarse de lleno a la “genética de poblaciones”.

En términos muy básicos, la genética de poblaciones, es “un campo de la biología que estudia la composición genética de las poblaciones y los cambios en éstas, que resultan de la intervención de factores evolutivos. Constituye un conjunto de teorías que permiten entender la variabilidad natural y explicar su presencia en las poblaciones”, según Ecured.

“Fui virando a genética y al estudio de poblaciones humanas nativas y mestizas. Empecé a trabajar con muestras antiguas, y a tratar de contestar las preguntas no solo con datos de población viva, sino que también con población extinta. Por eso mi vínculo con antropología”, explica.

Hoy el doctor en bioquímica trabaja en el Programa de Genética Humana del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile, y saltó a los diarios luego de que obtuviese el Fondecyt por su proyecto: “Del poblamiento inicial del continente a la diferenciación geográfica regional: un estudio diacrónico de linajes maternos en poblaciones humanas de Chile”.

El linaje materno

Hace cuatro meses, comenzó oficialmente el proyecto Fondecyt regular del doctor Mauricio Moraga, el cual tendrá una duración de tres años. “El eje es estudiar el DNA mitocondrial, un marcador que he estudiado por mucho tiempo, y que permite seguir a las poblaciones cuando se desplazan y se mezclan”.

El académico explica que el DNA humano encontrado en las mitocondrias (organelos o estructuras celulares) solo se hereda por línea materna, por lo que no se recombina y no se mezcla.

Además, el DNA mitocondrial, al igual que el nuclear (al que estamos más familiarizados), cambia con el tiempo, pero a una tasa lenta que se puede cuantificar: “Sabiendo cuánto tiempo o generaciones el DNA cambia, se le puede usar como reloj molecular, y concluir cuánto ha pasado”, afirma el doctor Moraga.

Cabe preguntarse, entonces, ¿cómo es y qué información puede aportar el linaje materno de la población chilena? Mauricio Moraga explica que la mayoría de los españoles que llegaron a América eran hombres, y que durante la época de la conquista, ocurrió una forzosa mezcla genética con la población indígena.

Desde el punto de vista genético, al tratarse de hombres, “el DNA mitocondrial español desapareció después de unas pocas generaciones. Debido a esto, queda DNA mitocondrial indígena en casi toda la población chilena, sin importar cuánto de europeo se tenga, explica el académico.

Ese es justamente el enfoque del proyecto. El bioquímico buscará comparar muestras de DNA mitocondrial de restos antiguos de población nativa de Chile, y los comparará con las de chilenos mestizos de la actualidad: “Esta es una alternativa para mirar a las poblaciones nativas originarias, pero a partir de mirar la población mestiza actual”.

El científico señala que los chilenos de hoy, pueden representar mucha de la variabilidad que había en América antes de la llegada de los españoles. Esta variabilidad en las poblaciones indígenas no está, debido al proceso de exterminio inicial, las pestes, entre otras causas”.

Sería posible, de esta forma, encontrar desconocida variabilidad genética, escondida en la población mestiza: “La idea aquí es comparar los linajes, y tratar de ver si encontramos nuevas variantes que nunca se habían visto en poblaciones originarias, y que están apareciendo en la población mestiza urbana. Variantes que sí estaban antes, pero que en las poblaciones nativas actuales, no están” .

Los desplazamientos de las poblaciones originarias

Por otro lado, el bioquímico analizará el DNA mitocondrial para conocer más acerca de los movimientos migratorios de las poblaciones originarias del territorio chileno. Para ello, se valdrá del ya mencionado “reloj molecular”: “Normalmente necesitas calibrar el reloj, y la verdad es que funciona. Hay una cierta coincidencia con los datos arqueológicos”, señala.

Al respecto, el doctor Moraga, planea posteriormente comparar resultados con su colaborador argentino, Claudio Bravi. “Él ha trabajado siempre con población mestiza al otro lado de la cordillera, más o menos con la misma estrategia. Vamos a tratar de comparar algunos resultados para contestar otras preguntas, al respecto, por ejemplo, de la movilidad a través de la cordillera a distintas alturas del continente”, asegura el investigador.

El académico comienza recién este proyecto que, a pesar de no contar todavía con ningún resultado, dispone ya de las 2700 secuencias de DNA de chilenos, obtenidas mediante el proyecto de la investigadora Lucía Cifuentes: Chilegenómico. Moraga buscará entonces, contribuir a conocer más sobre el ser humano y sus poblaciones desde el punto de vista biológico, tal como lo viene haciendo desde hace ya un tiempo.

 

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA