Dirigente minero Gustavo Tapia a diez años del accidente de los 33: “Que Piñera cumpla su promesa”

Escrito por el agosto 14, 2020

Desde el accidente de la Mina San José han fallecido 229 trabajadores en faenas mineras. El presidente de la Federación Minera de Chile, Gustavo Tapia Campos, conversó con la JGM sobre las deudas en la seguridad de las minas y reiteró el llamado al presidente Piñera a ratificar el Convenio 176 de la OIT.

Presidente Piñera con famoso mensaje de los 33 mineros. Foto: Gobierno de Chile

La semana pasada se conmemoraron diez años del accidente de la Mina San José, que dejó a 33 mineros atrapados por más de dos meses bajo 750 metros de tierra. Emergencia que terminó con un rescate televisado y seguido por miles, gracias a las acciones Gobierno, y que con el tiempo se transformó en uno de los principales caballitos de batalla del presidente Sebastián Piñera.

En este contexto, el mandatario hizo una serie de reflexiones y anuncios: “Nunca más en nuestro país vamos a permitir que se trabaje en condiciones inseguras”, dijo en el Hospital de Copiapó tras el rescate.

Las semanas siguientes viajó a Europa, donde afirmó en una entrevista con la BBC que el Convenio 176 del Organización Internacional del Trabajo (OIT), sobre condiciones de seguridad y salud en la minería, es «uno de los que vamos a ratificar”.

Piñera regalándole una pierdra de la Mina San José a la Reina Isabel II. Foto: Licencia Creative Commons

Piñera regalándole una pierdra de la Mina San José a la Reina Isabel II. Foto: Licencia Creative Commons

229 trabajadores fallecidos en minas

A una década de este hecho, y ya en el segundo gobierno de Piñera, se han registrado oficialmente 229 trabajadores fallecidos en minas y el Convenio 167 de la OIT sigue sin ratificarse.

Sobre este tema la Radio JGM conversó con el presidente de la Federación Minera de Chile (FMC), Gustavo Tapia Campos:

¿Cuáles son los principales riesgos a la salud y a la seguridad lo que se exponen los trabajadores de la minería? 

Lo podemos separar en dos: primero están los accidentes en seguridad, que van de la mano con lo que es el trabajo del día a día; en minería todo es sobre dimensionado por lo tanto un accidente, lamentablemente, es con consecuencias bastante graves, uno tiende a quedarse con la impresión de que los accidentes son inmensos. En la faena también hay accidentes de maquinaria, impactos súper grandes con temas eléctricos, se trabaja con alto potencial de voltaje. Todos los accidentes de minería normalmente son de consecuencias trágicas, fatales.

Y el otro tipo de accidentes…

El otro problema que siempre denunciamos es lo que ocurre fuera de la faena, en el transporte, como el año pasado que tuvimos un par de accidentes fuera de faena en Collahuasi, donde hubo 10 trabajadores fallecidos.

¿Con qué frecuencia ocurren este tipo de incidentes fatales?

Tenemos cifras que son públicas, incluso del Sernageomin, que van desde el 2010, año del accidente de la mina San José: han fallecido 229 trabajadores. En eso no están considerados algunos accidentes, como estos diez trabajadores de los buses que acabo de comentar.

Fiscalización en las minas

Gustavo Tapia Campos. Foto: Twitter

¿Cómo es la fiscalización ante estos accidentes?

Las medidas son bastante profesionales, son de alto estándar. Estamos hablando de una industria de alto estándar tecnológico, la seguridad no tiene porqué ser menos. Pero los números son indesmentible. Cuando algo falla genera que tengamos esta cifra.

¿Y la fiscalización del Sernageomin?

En gran minería uno la ve bastante ausente, no hay una fiscalización exhaustiva en el tema. El control de todo esto lo toman más que nada las mismas empresas con los aporte del comité paritario y los sindicatos. Hay una cultura, que hay que reconocer, en cuanto a la seguridad. Pero sigo insistiendo: los números nos dicen que algo no se hace.

¿Pero qué rol cumple el organismo público fiscalizador ante este tema?

No encontramos que el Estado esté totalmente presente en seguridad ni en ninguno de los ámbitos que uno quisiera que estuviera. Esto ocurre en la estructura del Estado de Chile, no solo en el Serangeomin, y sobre todo con grandes empresas transnacionales. Podríamos decir incluso que el Estado se ve sobrepasado por la gran incidencia que tienen estas empresas por los altos aportes económicos que hacen al Producto Interno Bruto y pareciera que eso les da como una potestad por sobre el Estado para actuar en muchos casos como verdaderas repúblicas independientes.

Convenio 176 de la OIT

Como trabajadores de la minería han pedido constantemente que se ratifique el Convenio 176 para abordar las altas cifras de fallecidos en las minas.

Reclamamos que se cumpla una promesa que hizo el Presidente de la República producto del accidente de la mina San José, que es la ratificación del convenio 176 de la OIT. Este es el convenio que formula y define las directrices sobre salud y seguridad en la minería. Chile siendo un país minero por excelencia no tiene ratificado este convenio, entonces como organizaciones esta semana volvimos a ponerlo sobre la mesa.

¿De qué manera se modificaría el rol del Estado en este tema si se ratifica el Convenio 176 OIT?

Mira, todos tenemos claro que la ratificación de este convenio no va  a significar que dejen de ocurrir accidentes de un día para otro. Lo que el convenio haría sería hacer responsable, tal cual la palabra lo dice, al Estado de Chile de cualquier accidente, de cualquier fatalidad que ocurra en minería. Por lo tanto, el Estado se vería obligado a tener una mayor fiscalización sobre lo que ocurre en seguridad de las minas y salud, que es otro tema que no se toca mucho.

¿Cuáles son las problemáticas sin resolver respecto a la salud de los trabajadores y trabajadoras de la minería?

Con lo que significa trabajar en minería, estamos sujetos a la misma legislación de un trabajo que se hace al nivel del mar o en la ciudad en horarios diurnos; estamos con jubilación a los 65 años estando expuestos a una altura geográfica de hasta 5 mil metros, trabajo nocturno de 12 horas. Todos esos detalles, sin duda, y hasta ha sido reconocido y establecido, van afectando y generando un deterioro más acelerado de la salud de las personas.

¿Qué respuestas dan las autoridades para no ratificar el convenio?

La respuesta de verdad no son de los gobiernos o de los parlamentarios, la respuesta al final son las que van a entregar las empresas mineras. Por eso decía yo la alta incidencia que tienen en el Estado. La respuesta del Gobierno ha sido que la legislación chilena en cuanto a seguridad tiene estándares superiores a la que puede entregar el convenio. Entonces nosotros preguntamos cuál es el problema o por qué la negación de ratificarlo. Lo comparan, especialmente este Gobierno, con lo que ocurrió con el convenio 169 OIT de los pueblos originario. En el fondo les complica a las empresas lo que puede hacer este convenio una vez ratificado porque hace mucho énfasis en buscar responsabilidad ante un accidente o muertes.

Comentarios

Opiniones
  1. Enés Zepeda Vicencio   /   agosto 14, 2020, (8:39 pm)

    La autoridad teme aprobar el convenio 176 de la OIT, porque al hacerlo ocurren dos cosas:
    1). Se obliga a cambiar y elevar toda la estructura legal y normativa existente.
    2). Le inyecta un estado de presión legal, y alta exigencia normativa a la operación de minas (similar al nivel alcanzado en Exigencia ambiental)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Title

Artist