Desalojo en Campus oriente de la PUC revive el problema de los protocolos

Escrito por el marzo 28, 2019

Este jueves cerca de las 7.40 de la mañana Fuerzas Especiales de Carabineros llegó a las instalaciones del Campus oriente de la Universidad Católica con una sola misión: desalojar como fuese la toma feminista.

Cerca de 24 horas duró la toma feminista del Campus Oriente de la Universidad Católica, la que fue desalojada este jueves 28 de marzo en la mañana por Fuerzas Especiales de Carabineros, luego que el rector Ignacio Sánchez enviara una carta con la petición.

Las y los estudiantes se tomaron el lugar exigiendo que la casa de estudios adoptara medidas frente a tres casos de abuso, constatando que el más grave tendría alrededor de 30 denuncias. El hecho que detonó la indignación fue la renovación del contrato de este último.

A pesar de que existen denuncias por los canales formales establecidos, el organismo no tomó una medida de separación de espacios, lo que provocó que los abusadores siguieran conviviendo diariamente con las estudiantes.

Tras la acción de Carabineros y la detención de 57 estudiantes por la mañana, surgieron las reacciones desde la federación de estudiantes. Belén Larrondo, presidenta FEUC, rechazó el actuar de rectoría.

Según Larrondo «dijeron que iban a apoyar en resolver esto con diálogo, y nosotras no entendemos que esta represión lo sea. Así no resolvemos los problemas que han estado aquejando a nuestras compañeras durante casi un año dentro de Campus oriente. Nos parece una pésima decisión», concluyó.

 

Ir a descargar

En el contexto de la toma, fue que el rector Sánchez envió una carta abierta a la comunidad UC donde aseguró su compromiso a dialogar, no obstante, rechazó allí la acción de tomarse el edificio ubicado en la calle Jaime Guzmán. Allí mismo detalló siete procesos ya iniciados por denuncia, de los que dos corresponden a profesores y cinco a estudiantes.

Paro indefinido en Artes centro Uchile

Situación similar es la que vive la facultad de Artes centro de la Universidad de Chile, que se encuentra en paro indefinido desde el lunes pasado. Las estudiantes exigen la desvinculación o renuncia de tres docentes, de los cuales uno ya desertó de su cargo la noche del martes.

Tanto en este caso como en el de campus oriente, existe consenso respecto a que las instituciones de educación superior no han estado a la altura, ya que no han respondido a los problemas planteados por los movimientos feministas. Estos e observa en la aplicación de los protocolos de denuncia y la contratación de personal.

A raíz de ello, Mical Romero, secretaria de extensión del Centro de Estudiantes de la Facultad de Artes, puso énfasis en que «la universidad el año pasado se comprometió a crear una fiscalía universitaria, la que aún no está en funcionamiento. Eso nos frena las acciones que queremos tomar», señaló.

 

Ir a descargar

Romero puntualizó también que «existen medidas que se pueden tomar a nivel central, pero no hay cómo sacar a un funcionario público de manera fácil. Todo tiene que ser a través de algún sumario o algún protocolo establecido». Además, agregó que «ante estas situaciones es complejo, porque no existe un protocolo que nos de un amparo a las estudiantes en este caso», dijo.

 

Ir a descargar

Además, la secretaria de extensión del CEFA reveló al medio El Desconcierto que, de no mediar una respuesta clara y pronta de las autoridades universitarias, no dudarán en radicalizar sus acciones en pos de la movilización, de hecho este viernes han convocado a una Asamblea de Proyecciones, donde barajarán la información de las negociaciones de este jueves, y discutirán los pasos a seguir.

 

La UPLA sigue movilizada

En este contexto, no está de más recordar la situación que viven las estudiantes movilizadas de la Universidad de Playa Ancha, quienes -tras cerca de una semana y media- depusieron su huelga de hambre el pasado viernes 22 de marzo.

Esta acción surgió tras la decisión de la institución de iniciar sumario en contra de seis estudiantes mujeres de la carrera de Castellano. Quienes denunciaron públicamente a uno de sus compañeros por conductas machistas.

El proceso arrojó como sanción una amonestación leve a una de estas jóvenes, y la suspensión semestral de la matrícula de las otras cinco. Sanción que las hará perder el año, y a la que apelarán en un proceso que toma, por lo bajo, un mes.

Otro hecho a destacar es la demanda interpuesta por la asamblea feminista y disidente de la misma universidad, en conjunto con el Instituto de Derechos Humanos. Esto tras el actuar de Carabineros en el desalojo del establecimiento, ya que desnudaron a las participantes de la toma, obligándolas a realizar sentadillas en el mismo lugar. Por ahora Patricio Sanhueza, el rector, no se ha pronunciado respecto a esta demanda.

Toda esta información fue publicada en un comunicado emitido por la asamblea de mujeres y disidencias autónomas. Misma que puedes ver aquí:

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Comunicado (post-fallo) de Mujeres y Disidencias autónomas y autoconvocadas en resistencia, UPLA.

Una publicación compartida por Difusión UPLA (@difusionupla) el

Comentarios

[No hay estaciones de radio en la base de datos]