Vocera ACES: “Vamos a construir nuestra educación no sexista porque nadie lo hará por nosotros”

Escrito por el 24 Mayo 2018

La representante secundaria Amanda Luna Cea conversó con la Radio JGM sobre la movilización feminista actual y sus demandas en materia de género y educación. Además, se refirió a las expectativas que tiene del Gobierno y los cambios prometidos: “No les creemos nada”.

Por Equipo Copadas

“Ahora que estamos todas, ahora que sí nos ven, abajo el patriarcado que va a caer”, “Hermana yo sí te creo”, “No más violencia machista”, han sido algunos de los gritos y consignas del movimiento de mujeres que se está viviendo en más de 30 universidades y colegios de Chile, en demanda de educación no sexista, instalación y perfeccionamiento de protocolos en casos de acoso sexual, modificación de mallas curriculares y educación sexual.

En el sexto capítulo de Copadas, “Tsunami feminista”, conversamos sobre la actual movilización feminista estudiantil y entrevistamos a la vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), Amanda Luna Cea, estudiante de cuarto medio del Liceo Manuel de Salas.

¿Cuáles son las demandas particulares de los y las estudiantes secundarios?

Por parte de los secundarios queremos evidenciar las violencias, sexismos y desigualdades de género mediante la construcción de protocolos. Entendemos que este es un cambio que va con una re-educación de todas las comunidades en su totalidad, ya que sabemos que la educación, tanto la básica como la media, nos enseña estas lógicas, las fomenta y las reproduce. Al fin y al cabo, la educación es el principal factor que puede cambiar esta cultura de la violencia. Por lo tanto, el impulsar una educación no sexista debe ser una construcción de todos y todas.

¿Cómo se manifiesta el sexismo en la escuela?

La malla curricular y todo el sexismo que nos enseñan ahí. Ejemplo de esto es que en los libros no hay una familia de dos mamás o dos papás, naturalizando la familia heterosexual chilena; jamás se ha mostrado la historia de las mujeres; en educación física nosotras tenemos que hacer menos actividades que nuestros compañeros. Aparte, todo lo que está fuera de la malla y es lo que cotidianamente vivimos. Por ejemplo, el vocabulario que se utiliza tanto dentro como fuera de clases y que se le dé más opiniones a nuestros compañeros en la sala de clases que a nosotras.

Si bien estas son demandas que involucran a toda la sociedad, ¿cuáles son los actores que están interpelando con su movilización?

Está en una construcción que tenemos que hacer todos y todas. Estamos interpelando a todos los actores de la sociedad. No tan solo a los actores estudiantiles, sino también a hombres, estudiantes disidentes, nuestros profesores, directores, auxiliarles… Esta debe ser una construcción en conjunto.

Por ejemplo, al Ministerio de Educación, al Colegio de Profesores…

Claro, porque al fin y al cabo ellos nos han demostrado que no están de acuerdo con impulsar una educación no sexista, aunque nos digan lo contrario. Todo lo que han hecho desde que asumieron, todas las políticas públicas que han impulsado, nos han demostrado que no están de acuerdo con esto. Por lo tanto, nosotros no vamos a pedir diálogo ni mucho menos. Vamos a construir nuestra educación no sexista por nosotros mismos, ya que nadie lo hará por nosotros y nosotras.

¿Qué opinas de lo que dijo el ministro Varela y la ministra de la Mujer, Isabel Plá, sobre que la equidad del género era una prioridad del gobierno y que van a avanzar en esas peticiones?

Insisto en que ellos nos han demostrado, sobre todo Valera con sus dichos de que sus hijos eran campeones debido a que necesitan muchos condones, además de cuando dijo que la violencia que se está recibiendo dentro de las universidades era mínima y precaria en comparación con la realidad. Isabel Plá nos ha demostrado que está en contra del aborto, lo compara incluso con la esclavitud…Por lo tanto, estamos frente a un Gobierno que no está de acuerdo con la equidad de género. Evidentemente, no le creemos nada.

¿Qué tan ciertos son los protocolos que está impulsando la municipalidad de Santiago? ¿Qué les faltaría a estos protocolos?

Los protocolos son una construcción de la comunidad, no de los alcaldes, de los rectores de las universidades ni de los directores de los colegios. Debemos ser nosotros y nosotras quienes los hagamos, ya que somos nosotros quienes vivimos esa violencia cotidiana. Aparte, un protocolo no se tiene que quedar sólo en la sanción, no sirve de nada sancionar a un profesor si se va a ir a otro colegio y va a tener las mismas prácticas, tiene que existir re-educación y un cambio más allá que los protocolos. Éstos claramente son necesarios, pero el cambio cultural lo va a hacer la educación.

¿Es verdad que la municipalidad les dio la oportunidad de mandar sus propuestas?

No, no es verdad.

¿El protocolo que instalaron en el Manuel de Salas como comunidad estudiantil tuvo éxito?

Sí, ya que se creó la Secretaría de Género Multiestamental. Éramos estudiantes, profesores, auxiliares y apoderados participando para que se cumpliera el protocolo. Al fin y al cabo, es un deber de la comunidad. Lo sentíamos muy propio porque lo construimos nosotros. Está funcionando bien, ya que todo lo estamos fiscalizando nosotros.

¿Está dentro de las demandas que los colegios emblemáticos se hagan mixtos?

Completamente. De hecho, con todo esto que pasó con el Instituto Nacional (la toma de las alumnas del Carmela Carvajal) salió el rector diciendo que los colegios deben hacerse mixtos. Sin embargo, se omite todo un trabajo previo dentro de la comunidad educativa de los colegio. No tiene sentido que lleguen mujeres al Instituto Nacional y que los profesores sigan diciendo los mismos comentarios machistas. Sobre todo, si es un espacio peligroso.

¿Cuáles son tus críticas en materia de educación sexual?

Necesitamos una educación sexual efectiva, que no sea heteronormada, donde nos enseñen más que somos seres que nos reproducimos, sino que también tenemos placer y afectividad, y los cuidados que debemos tener sobre enfermedades de transmisión sexual. Su aumento en los jóvenes no es coincidencia, se debe a que tenemos una educación sexual precaria y hasta nula en ciertos liceos. La primera y última vez que recibí educación sexual fue en octavo básico, donde vimos anticonceptivos, enfermedades de transmisión sexual, pero muy por encima. Mis compañeras lesbianas nunca supieron cuidarse.

¿Qué están buscando, concretamente? ¿A qué quieren llegar?

Desde los secundarios, es a tomar las riendas de estas nuevas demandas, generar la re-educación y que todo este cambio cultural se haga en nuestros mismos espacios.

***

Escucha el capítulo 6 de Copadas, “Tsunami feminista”, y la entrevista completa a Amanda-Luna Cea a continuación:

Comentarios

Radio JGM

Señal En Vivo

Estás escuchando:
TITULO
ARTISTA